Si vas a Roma, Italia, no dejes de visitar Villa d’Este

Las Cien Fuentes hablan entre el verdor virgen,
hablan suave y llano como bocas femeninas, mientras
en su cima, donde resplandece el sol púrpura, brillan las águilas.”
Gabriele D’Annunzio (1863-1938, novelista, poeta,
periodista y político italiano)

Uno de los lugares más bellos que uno puede visitar en las afueras de Roma es la llamada Villa del Este (Villa D’Este), la que posee jardines todos con fuentes de agua, todas diversas tanto en arquitectura como significado.

Llegar allí no es difícil desde en Roma, basta con tomar la circunvalación romana, el llamado raccordo anulare y tomar la salida 13 en dirección a Tivoli. En el trayecto, por su derecha, le pasará a la famosa Villa Adriana, que no debe confundirse con Villa D’Este. La primera está a 23 km de Roma, mientras que Villa d´Este está a 34. También puede uno ir en tren, supongo que desde Stazione Termini, pero las veces que he ido, siempre ha sido en auto.  

La familia del autor en las Cien Fuentes en 1991

La Villa fue idea del cardenal Ippolito d’Este, hijo del matrimonio de Lucrecia Borgia con Alfonso I de Este, Duque de Ferrara, Modena y de Reggio. En el pasado pensaba que era promoción del hijo de Lucrecia por incesto con su hermano César, aunque hay otras versiones que dicen que fue con su padre el Papa Alejandro VI. Sea como sea, el cardenal Ippolito d’Este fue nombrado gobernador de Tivoli por el papa Julio III.

La obra se comenzó en 1550 bajo la guía del arquitecto Pirro Ligori. Esta villa atesora jardines sobre terrazas, los cuales están rodeados de distintas fuentes de agua, proporcionada por el río Aniene.

Visitar el lugar le llevará un buen rato, ya que deberá subir y bajar escaleras que lo llevan a cada fuente. El paseo se hace agradable y es como si uno no quiera despegarse de esta belleza.

La entrada de la villa es el llamado Appartamento Vecchio, o Apartamento Viejo, donde residiera Ippolito d´Este. Al descender uno encontrará las fuentes existentes, entre las principales están la Fontana del Bicchierone o Fuente de la gran taza, la fuente Rometta o pequeña Roma, la Fontana dell’Ovato o Fuente Oval, le Cento Fontane o las cien fuentes, la Fuente de Neptuno y la Fuente de Diana.

En este lugar el compositor Ferenc Liszt tocó uno de sus últimos conciertos, lo que sucedió en 1879. A la entrada de la Villa hay una tarja que así lo recuerda. La pieza compuesta con Liszt alegórica a la Villa es “Juegos de agua de Villa d’Este.

En 2001 esta belleza fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Escrito por Ricardo Labrada, 2 febrero de 2021, con información histórica tomada en línea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .