Una visita a la ciudad comercialmente más importante de la India, Mumbai o Bombay

Más sueños se hacen realidad y se extinguen en
Bombay que en cualquier otro lugar de la India.
Gregory David Roberts (1952, novelista británico con
pasado de ladrón armado, fugitivo y traficante de armas)

Muchedumbre en las calles de Mumbai

Hace más de 30 años de esta visita, la que trato de recordar en lo mejor de ella, tarea nada fácil. Le llaman Mumbai en lengua local, la maratí, pero hasta 1995 fue conocida como Bombay, capital del Estado de Maharastra, ciudad portuaria enclavada en el Mar Arábigo en el oeste del país, la urbe más poblada de la India y la cuarta a nivel mundial, como para erizarse, pero más aun estando uno allí. Su población está cerca de los 14.5 millones de habitantes y si le añade los suburbios, entonces será más de 21 millones.

El nombre de Mumbai se le ha dado en honor a la diosa local de los pescadores, Mumba Deví, mientras que el de Bombay unos dicen que viene de portugués Bom bahía, por lo que bay del inglés se le añadió al significar lo mismo en sustitución de bahía. Esa teoría no es muy aceptada, ya que en portugués Buena Bahía sería Boa Baía. En español se acepta Bombay como nombre de la ciudad en lugar de Mumbai, pero en este artículo le llamaremos tal y cual le llaman actualmente en el mundo entero.

Por razones de trabajo fuimos a esta ciudad. Los anfitriones estaban algo indecisos si llevarnos a Mumbai o en su lugar a Calcuta, al final se decidieron por Mumbai, la que en sus alrededores tiene varias plantas productoras de agroquímicos. Nos albergaron en un hotel muy confortable ubicado a orillas de la playa, diría que está en la parte oriental de la costa, algo alejado del centro de la ciudad. Todo muy cómodo, buena comida, incluso occidental, ninguna queja, pero eso era en los ratos de ocio en la noche y a la hora del desayuno en la mañana.

La Puerta de la India, Mumbai

Nos llevaría a la ciudad un auto con su chofer, un hombre que no se detenía ni delante de un elefante, lo de él era echar a andar el motor y dale hacia delante. Aquello era espeluznante, la muchedumbre delante del auto y este no paraba, no sé qué arte existía para que el coche no tocara ni un pelo de aquellos seres. Si parabas era todo un hormiguero arriba de uno, vendedores ambulantes, limosneros, personalmente mis nervios no daban para tanto. Un suplicio de más de hora y media para llegar a nuestro destino laboral.

En Delhi, sobre todo en la parte vieja de la ciudad, la muchedumbre y las vacas en las calles hacían imposible el movimiento de los autos, pero nada comparable a lo de Mumbai, donde eran miles de personas en espacios muy escasos de superficie, increíble. Esto hacía que el viaje diario al centro de la ciudad fuera todo un suplicio mental y que uno no tuviera cabeza para apreciar lo bello que pudiera haber por el camino. Resultaron más refrescantes las salidas fuera de la ciudad para visitar algunas de las plantas ya mencionadas.  

Haji Ali, Mumbai

Así que fue muy poco lo que vimos en una estancia de cuatro días en Mumbai, muy poco que apreciar. Ni una palabra que allí estaba la famosa industria del cine, Bollywood, ni mencionaron la existencia de las Grutas de los Elefantes, lugar muy interesante y en las afueras de Mumbai.

A lo largo del trayecto diario pudimos apreciar la Puerta de la India, que está en el en el paseo marítimo y fuera construida durante la ocupación británica del país. El otro lugar que nos llamó la atención fue el Haji Ali, mezquita ubicada en un cayito de la Costa Worli, que fuera construida en el siglo XV durante el Sultanato de Gujarat. Desde el paseo marítimo veíamos como transitaban turistas y creyentes musulmanes a ese templo, tal parecía que caminaban por encima del mar, no era así, ya que hay una pasarela que los lleva al lugar.  

Mezquita Jama, Mumbai

En Mumbai un poco más del 25% de la población es musulmana, es por esa razón que haya 89 mezquitas dispersas en varias partes de la ciudad. Otra que le pasamos cerca fue la Mezquita Jama, la más grande y antigua del lugar. Se afirma que su construcción comenzó a finales del siglo XVIII.

También le pasamos cerca al edificio de la Municipalidad de Mumbai, pero nada de bajarse, el hormigueo había que evitarlo a toda costa. No íbamos de turismo, por lo que el chofer tampoco estaba para evitar a los suyos en la calle. Todas las tardes terminaba riendo con las andanzas del chofer, supongo que su única consigna era pa´lante y pa´lante, ni que hubiera estado en Cuba.

Edificio del Municipio de Mumbai

En un lugar donde hay tanta población con diferentes religiones han ocurrido choques, , pero el peor tuvo lugar en noviembre de 2008. Entonces Mumbai sufrió 12 ataques terroristas en varios hoteles céntricos, en algunos de los cuales tuvimos la oportunidad de almorzar.

Así y todo, creo que no es para que la gente siempre tema. Mumbai tiene mucho más interesante que ver, que no vio el que suscribe, tiempo no hubo, por lo que una visita a un lugar de tanta historia, con ocupaciones portuguesa, islámicas y luego británica es algo muy sugerente y atractivo a la vez.

Escrito por Ricardo Labrada, 25 marzo de 2021, con información consultada en Wikipedia.org.

El cambio climático ha reducido el crecimiento de la productividad agrícola en un 21% desde 1961

“Hay una clara evidencia que la explotación 
humana del planeta está llegando a límites críticos.”
Stephen Hawking (1942-2018, físico y astrofísico)

Las Universidades Cornell, la de Maryland (UMD) y la Stanford University colaboraron a fin de cuantificar los efectos del cambio climático provocados por el hombre en la productividad global de la agricultura, resultados inéditos y que revisten enorme importancia en la actualidad.

Los científicos utilizaron un modelo de efectos del tiempo sobre la productividad, método muy usado en el campo de la industria para medir su crecimiento. El estudio aplicado a la agricultura concluyó que existe una reducción de un 21% de la productividad global agrícola, lo que equivale a perder la productividad en los últimos siete años del presente milenio.

De hecho, estos resultados demuestran la vulnerabilidad de la agricultura global a los efectos del cambio climático. Las regiones más afectadas son África, América Latina y el Caribe, áreas donde la productividad se ha reducido en 26-34%. El país menos afectado es EE.UU., donde la productividad se ha reducido en 5-15% aproximadamente.

El profesor Robert Chambers del área de Agricultura y Recursos Económicos de la Universidad Cornell aseguró que cuando un agricultor toma la decisión de plantar en junio, nadie sabe cuál será el resultado hasta pasado 6 meses, por lo que hay una diferencia clara entre los gastos y los resultados, los que pueden ser afectados por el clima. La productividad es esencialmente un cálculo de insumos en comparación con las producciones obtenidas, y en la mayoría de las industrias, la única forma de obtener crecimiento es con nuevos insumos. La medición de la productividad agrícola no ha incorporado históricamente datos meteorológicos, pero es deseable ver las tendencias de estos insumos que están fuera del control del agricultor.

El profesor asociado Charles H. Dyson de la Escuela de Economía Aplicada y Manejo subrayó que la desaceleración equivale a pausar el crecimiento de la productividad en 2013 sin haber mejoras desde entonces. De hecho, el cambio climático antropogénico ya frena este crecimiento.

El profesor Ariel Ortiz-Bobea comenta que algunas personas piensan que el cambio climático es un problema distante, algo que debería ser preocupación de futuras generaciones, pero este enfoque pasa por alto que los humanos ya han cambiado el clima. Este estudio demuestra el impacto desproporcionado en la agricultura de los países pobres, que son a fin de cuentas los que dependen económicamente de su agricultura. También se demuestra que el progreso tecnológico no se ha traducido en una mayor resiliencia al clima. 

Para mayor información: Ortiz-Bobea A., Toby R. Ault, Carrillo C.M., Chambers R.G. & Lobell D.B. 2021.  Anthropogenic climate change has slowed global agricultural productivity growth. Nature Climate Change, 1 April.  DOI: 10.1038/s41558-021-01000-1

“El sendero de la traición (1988)”, película con mucha realidad

No son nuestras diferencias las que nos dividen. Es nuestra
incapacidad de reconocer, aceptar y celebrar esas diferencias.”
Audre Lorde (1934-1992, escritora afro-estadounidense)

Hay filmes que merecen ser vistos detenidamente y este es uno de ellos. Es un drama del director de origen griego Konstantinos Gavras, más conocido como Costa-Gavras, el cual se ha hecho famoso por sus películas de carácter político, con severas críticas para todos los bandos. Basta ver pelis como “Z (1967)”, “Estado de sitio (1972)”, “Desaparecido (1982)” y “La caja de música (1989)”, para darse cuenta que este director reparte parejo para todas las ideologías, las que adolecen de defectos así las quieran exaltar algunos ideólogos por pura conveniencia.

“El sendero de la traición” o su título original, “Betrayed”, tiene trama escrita por el guionista de origen húngaro Joe Eszterhas, el que ha colaborado varias veces con Costa-Gavras en otros filmes. El tema de la peli nos adentra en el mundo de las familias rurales norteamericanas, cuyas ideas, en buena parte de ellas, son de mantener un supremacismo de la raza blanca, tal y como lo concibieran los primeros pobladores de la metrópolis colonial. Su doctrina se basa en 0 judío, 0 negro y 0 incluso indígena del país que colonizaron. Ellos son los escogidos de Dios y así se les hace ver en las misas a las que asisten asiduamente todos los domingos. También educan a sus hijos en el principio que la raza superior son los blancos, mientras que el resto caen en la categoría de los piojosos, por lo tanto, deben ser exterminados.

Los servicios de inteligencia de EE.UU. conocen bien quienes son esos grupos y sus líderes, algo que se ve claramente a lo largo del filme. A veces se buscan pruebas que son casi evidentes y para ello utilizan personas que se infiltran riesgosamente en esos medios hostiles.

A medida que avanza el filme el espectador va sintiendo cómo la adrenalina va incrementando la frecuencia cardiaca. La persona infiltrada se arriesga en exceso a fin de conocer los líderes nacionales y locales de estos movimientos ultrareaccionarios. Esos entes no son tontos y pueden percibir la presencia de cualquier sospechoso.

El apoyo del órgano de inteligencia existe, pero es como la teoría que no se lleva completamente a la práctica. Surge una delación, ¿quién la hizo? Nadie sabe, solo que cualquiera supondrá que fue alguien dentro del mismo sistema de inteligencia.

Es todo un enredo de políticos ambiciosos, sedientos de poder, los que detrás del telón ponen sus medios para que los sediciosos hagan y deshagan. Ver este filme es como entender los tristes sucesos del 6 de enero de 2021 en el Capitolio, es entender que existe una telaraña complicada, que resulta difícil de desenmarañar y eliminar.

Los protagonistas principales del filme fueron Debra Winger, la actriz de pocas películas, pero con interpretaciones siempre muy convincentes. Debra es judía-americana y no es de dudar que haya gustado el papel que encarnó. Tom Berenger es el amado racista, cuyo papel se desenvuelve en su natal Chicago y zona rural adyacente. Su actuación fue igualmente de calidad, al menos le causa a uno la debida revoltura estomacal con su actitud agresiva, fría y machista. Otros dos veteranos tuvieron actuaciones aceptables, John Heard, el jefe de la inteligencia ambicioso y poco cuidadoso con su subalterna, y John Mahoney, el que nos adentra hasta cierto punto en la forma de pensar de un agricultor viejo y con una filosofía propia, que nada tiene que ver con lo que se habla a diario por los medios de radiodifusión.

Ud. dirá que es una película vieja, pero no es así, todo lo que esté vigente solo envejece cuando las condiciones entonces existentes hayan desaparecido, lamentablemente las mismas están ahí y muy vivas en este siglo XXI.  Antes era el KKK, ahora tienen nuevos nombres, con objetivos idénticos.

Escrito por Esteban Hernández, 10 marzo de 2021, con información consultada en IMDB.com  

El primer juego de béisbol en la historia de este deporte

No existe mejor diversión que el béisbol.”
Mickey Mantle (estrella de los Yankees de NY)

Cuando uno visita Cooperstown se lleva la impresión, falsa al final, que aquello fue la cuna del béisbol. Es cierto que el Salón de la Fama está allí y a poca distancia está el parque Doubleday, donde se juega pelota por muchos aficionados.

Estadio Doubleday en Cooperstown. Foto del autor

La historia de Cooperstown está muy vinculada a la figura de Abner Doubleday, oficial del ejército, nacido el 26 de junio de 1819 en Ballston Spa, Estado de Nueva York. Doubleday fue cadete desde 1838 y en 1842 se hizo oficial de artillería, participó en la Guerra contra México y luego contra los Seminolas en Florida (1856-58). También estuvo en la guerra civil, con participación en las batallas de Fredericksburg y Gettysburg. Llegó a ser mayor general de voluntarios en 1862-63, con retiro final de la actividad militar en 1873.

Una comisión investigadora liderada por Albert G. Spalding, ex-pelotero profesional y fabricante de artículos deportivos, llegó a la conclusión que Doubleday fue quien formuló las reglas básicas del béisbol en el verano de 1839 en Cooperstown. Ese hallazgo fue más tarde desmentido, sencillamente Doubleday no estuvo en 1839 en esa pequeña y tranquila ciudad del Estado de Nueva York. La equivocación fue corregida mucho después que se escogiera a Cooperstown como lugar para que se estableciera el Salón de la Fama.

La conclusión actual es que investigaciones posteriores confirmaron la conexión evidente del béisbol con el juego inglés más antiguo llamado rounders, feeder o base ball. Una variante primitiva del rounder en el siglo XVII se jugaba por niños, los que bateaban y corrían entre dos bases, nada de almohadillas como bases, puro estiércol duro vacuno. En EE.UU. se jugó una nueva versión, donde cada jugador a la ofensiva empuñaba una porra de 18 pulgadas con una mano para batear y corría las cuatro bases para anotar un rounder. El out se realizaba fildeando los elevados o las pelotas que picaban de bounce o tirando la pelota al cuerpo del bateador para alcanzarlo antes que llegara a la base. Esta última forma de sacar out se le llamaba enchufe o remojo. No era tan dolorosa como se puede pensar, ya que la pelota estaba rellena de trapos.

Este deporte evolucionó y se le llamó rounder, town ball, round ball o base ball indistintamente. Se jugaba mucho en 1840 en Massachusetts, cada equipo podía tener entre 10 o 14 jugadores al campo, la distancia entre bases era de 60 pies, no había territorio de foul, los lanzadores tiraban a una distancia de 30 pies y por encima del brazo, se eliminaron los outs realizados por bounce, tres strikes era igual a un out como hoy día y un número determinado de carreras para lograr la victoria. En este lugar la pelota era suave.

No obstante, los neoyorquinos jugaban otra versión, donde la pelota sí era dura. Se sabe que en el mismo lugar donde está el Madison Square Garden (entre las avenidas Séptima y Octava de las calles 31 a 33) se jugaba pelota, así como en la calle 34 y la Cuarta (Madison) avenida, el líder de este deporte en la Gran Manzana fue Alexander Cartwright, oficinista y bombero voluntario, el que formuló las reglas del béisbol y creó el club Knickerbocker baseball el 23 de setiembre de 1845. Aquello era como una especie de fraternidad, donde venían a jugar jóvenes de clase media. Se jugaba a partir de las 3 de la tarde los lunes y los jueves. Cada joven pagaba 5 dólares anuales de membresía en el club, dinero con el cual se pudo alquilar un campo para jugar béisbol más amplio y los uniformes requeridos.

Como las áreas de Nueva York tenían mucha congestión para jugar diversos deportes, era menester buscar otro sitio. Vaya sorpresa, el lugar fue los Campos Eliseos (Elysian Fields), pero no de París, Francia, sino en Hoboken. Para algunos les puede sonar este nombre a nada, pero se trata de una pequeña ciudad del Estado de Nueva Jersey, muy chula, que se encuentra a orillas del río Hudson frente a la isla de Manhattan, Nueva York, con la que actualmente está conectada por tren, ferry, autopista, túnel y metro. Allí nació el famoso actor-cantante Frank Sinatra, desde finales del siglo XIX hay obviamente una colonia de residentes italianos, y en sus muelles se rodó la famosa película “Nido de ratas (1954)” del director Elia Kazan y con actuación magistral de Marlon Brando. Hoboken es un lugar agradable por su vista privilegiada de Nueva York, sus muelles y luego el centro de la ciudad.  

Campos de Eliseo de Hoboken en 1859

Ese campo de Hoboken fue alquilado a un costo de 75 dólares anuales. Entonces los peloteros cruzaban el Hudson en ferry y pagaban 13 centavos por el boleto de ida-vuelta. En ese período Cartwright preparó su manual de juego con 20 nuevas regulaciones.

Campos Eliseos de Hoboken en 2021. Foto Laura Budiño

¿Cuándo fue el primer juego oficial? Agogella (1998) habla de un juego efectuado el 6 de octubre de 1845, partido que terminó 11-8, cada equipo alineó con siete hombres al campo. Hubo un juego previo a este, pero no se tienen estadísticas del mismo. Sin embargo, como juego oficial como tal se recoge el efectuado el 19 de junio de 1846, donde se enfrentaron los Knickerbockers y los New Yorks, donde los últimos vencieron 23-1 a los Knickerbockers. Cartwright sirvió de árbitro y le puso una multa de seis centavos a James Whyte Davis del New York por conducta incorrecta en el partido. Los resultados de este juego están documentados por el New York Morning News. Fue precisamente Cartwright quien estableció la necesidad del árbitro, el cual todo lo que cantaba era justo y sin derecho a apelación. El árbitro era a su vez el anotador oficial del partido.

Tarja de recuerdo del primer juego de béisbol

En otra contribución se hablará sobre las regulaciones establecidas entonces por Cartwright en su manual de béisbol.

Agradecimientos. A mi nieta Laura, la que gentilmente realizó las fotos de los Campos de Eliseos en Hoboken, NJ.

Fuentes

Agogella N. 1998. Hoboken & the Beginnings of Baseball. Hoboken history No. 22, pp 23.

Anon. 2015. Doubleday, Abner. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago.

Anon. 2021. Abner Doubleday. https://www.britannica.com/biography/Abner-Doubleday.

Anon. 2015. Baseball.Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago.

Escrito por Esteban Romero, 12 marzo de 2021

Edward Colston, comerciante de esclavos y con título de filántropo, toda una paradoja

La esclavitud es robo, robo de la vida, robo del trabajo,
robo de toda propiedad o producto de ese trabajo,
robo de niños que el esclavo procree.”
Kevin Bales (1952, profesor Universidad de Nottingham)

Monumento a Edward Colston en Bristol, Inglaterra, ya derribado

A raíz del asesinato del afro-estadounidense George Floyd en Minnesota en 2020, se destapó con fuerza el movimiento de Black Lives Matter en los EE.UU. y en buena parte de Europa. Fue entonces que, en el Reino Unido, país con una larga tradición racista, las protestas tomaron fuerza y llegaron hasta la ciudad de Bristol en la parte meridional de Inglaterra, donde aún se le rinde honores a una persona de nombre Edward Colston.

El autor estuvo en Bristol en una ocasión y no vio la estatua erigida a este personaje allí. Es de suponer que las personas, con las que el autor interactuó, que habían residido antes en Londres y Oxford no era asunto que les interesase, o quizás ignoraban la existencia de ese monumento. Así que no hay a quien culpar por esa omisión, mejor así. Tampoco uno fue allí a saber de historia, era otro el objetivo de la visita.

Las protestas provocaron la caída de la estatura de Colston, algo que regocijó a los manifestantes en la ciudad ya indicada. Ahora veamos el historial de este personaje, el hijo mayor del mercader William Colston nació el 2 de noviembre de 1636 en Bristol. Edward Colston, políticamente fue miembro del Partido Conservador Británico, los conocidos como Tory, en su juventud comenzó a trabajar en el mundo del comercio, sobre todo en la compra-venta de telas, vino y azúcar. Pasó luego, en 1680, a trabajar en la Royal African Company, donde el comercio era oro, marfil y esclavos negros.

Plazas (2020) relata que entre 1672 y 1689 Colston compró, vendió y transportó a unos 80.000 hombres, mujeres y niños. En cada barco de su propiedad viajaban cientos de africanos apilados, con poco aire para respirar, casi sin comida ni agua y sin ningún lugar donde hacer sus necesidades más que sobre sus propios cuerpos. Entre 10 y 20 de cada 100 de ellos morían durante la travesía. Llegado al destino final, se le sometía a trabajo forzado sin ninguna remuneración.

Colston se enriqueció e invirtió su fortuna, salida del sacrificio de los esclavos negros, en el financiamiento de varias obras de caridad en Bristol, entre ellas la construcción de hospitales, iglesias, escuelas y residencias para personas sin hogar y ancianos.

Paradójico que un hombre de buenos sentimientos con su raza, sea un criminal con la otra opuesta, a la que, no es de dudar, debe haber considerado como animales y no seres dotados de lo mismo que cualquier humano.

Era tan “bondadoso” Colston que en Bristol se le erigió una torre en su honor, existe la sala Colston, la avenida Colston, la calle Colston, la escuela para niñas de nombre Colston y la escuela primaria Colston, además de un monumento, erigido en 1895, que ya fue derribado y sacado en 2020, pero no destruido. Cuando murió pidió que le hicieran un funeral modesto, sus deseos fueron incumplidos, luego enterrado en la iglesia de Todos los Santos de Bristol.

Los turistas que visitan a Bristol y conocen la historia, se preguntan la razón por la que existen tantos lugares que rinden honor a este personaje (Parkes 2020).

Es verdaderamente toda una burla llamarle a este hombre filántropo. La filantropía se considera la tendencia a procurar el bien de las personas de manera desinteresada, incluso a costa del interés propio, pero cuando se habla del beneficio se incluyen las personas de todas las razas. No se puede ser filántropo de blancos y torturador de negros, ambas cosas son incompatibles, de ahí el título de este artículo, toda una burla a la verdadera historia de este personaje.

Fuentes

Plazas Natalia. 2020. La historia detrás del esclavista británico Edward Costón. France24.com, 10 junio. https://www.france24.com/es/20200609-protestas-racismo-bristol-edward-colston.

Parkes Pamela. 2020. Who was Edward Colston and why is Bristol divided by his legacy? BBC News, June 8. https://www.bbc.com/news/uk-england-bristol-42404825

Escrito por Ricardo Labrada, 10 marzo de 2021

 

“Bella Germania (2019)”, una trama sugerente

El amor es demasiado precioso para avergonzarse de él.”
Laurell K. Hamilton (1963, escritora estadounidense)

Esta vez se trata de un serial de tres largos capítulos, los que se desarrollan en varios lugares de Italia y Alemania, cuyos protagonistas son ciudadanos sicilianos residentes en Milán, un movimiento muy normal, ya que los del sur emigran al norte en la búsqueda de empleos mejor pagados. También aparece un ente alemán, nada pobre, el que se enamora perdidamente de la joven siciliana de la familia antes mencionada.

La película repite algo de lo ya visto en otras producciones, siempre se recuerda esa joya del cine que fue “Rocco y sus hermanos (1960)” de Luchino Visconti, o sea el carácter conservador de las familias del llamado Meridione italiano, las que chocan con las más liberales de las poblaciones norteñas. La joven no debe ser con nadie fuera de su casa, quien desee verla está obligado a presentarse e ir a casa, los compromisos deben formalizarse, los jóvenes no deben tener sexo hasta que no se casen, en fin, toda una serie de premisas, que resultan inviolables.

El “pecado” se puede cometer en cualquier lugar, pero el mundo liberal ofrece más posibilidades para que Adán se coma la manzana prohibida. El filme presenta como la tentación termina en saciar el hambre sexual que surge de la relación de dos jóvenes, una siciliana, la intocable en teoría, y otro alemán, liberal y dispuesto a una relación seria pero exenta de chaperonas o vigilantes.

A partir del segundo capítulo comienza la tragedia, si así se lo pudiera llamar, ya que lo que se muestra claramente es la vida de esos seres, unos trabados en tradiciones casi feudales, el alemán en un polo totalmente opuesto. Los malos entendidos llueven, pero el efímero contacto sexual da origen a una vida, cuya función de padre, se asigna a alguien, otro siciliano enamorado de la “doncella”, que no fue procreador de la nueva criatura.

El amor verdadero no desaparece con tanta facilidad, las mujeres son casi siempre las más afectadas y las más fieles a sus sentimientos. La joven (Julia) da a luz un niño, el que claramente no es hijo del siciliano. Ella trata de olvidar al verdadero padre (Alexander), lo cual se malogra cuando el joven alemán reaparece. Es el momento que ella decide romper con todo y arriesgarse con el amado alemán, el que ya estaba en ese momento casado con una compatriota en Múnich. De aquí surge la verdadera tragedia, la cual no contaré a fin de evitar los spoilers.

Solo se les puede decir que la vida del niño (Vincenzo) no es nada feliz, ya que su inteligencia le da para entender muchas cosas tempranamente, sea de su padre biológico como de su padre de crianza (Enzo), sea de su tío (Giovanni), hermano de su madre, como de su abuela siciliana.

El film muestra cómo Alemania abrió sus puertas a la mano de obra barata italiana en los años de la segunda mitad del siglo XX, lo cual benefició económicamente a muchas familias italianas, los que cambiaron sus vidas y en parte sus costumbres al comenzar a residir en un nuevo país, más liberal que Italia. Las diferencias entre los niveles de bienestar entre uno y otro país se reflejan solapadamente.

A partir de la mitad del segundo capítulo, el filme gira alrededor de la verdad de la tragedia ocurrida, demorará bastante para llegar a ella, donde un papel juega la nieta de la pareja enamorada siciliana-alemana, la que ignoraba casi todo sobre sus ascendentes.

Otro aspecto presentado fue el de las protestas de grupos de jóvenes de izquierda en Europa occidental a finales de la década de los 60. Se vivía un momento de manifestaciones, cuyos objetivos no estaban muy claros. Algunos grupos terminaron realizando actividades evidentes de terrorismo. Los menos violentos finalmente fueron cambiando su manera de pensar, optaban por reivindicaciones pacíficas y renunciaron a la violencia. Algunos de sus líderes llegaron a ser miembros del parlamento europeo y no muy dados a entrevistas sobre su pasado.

El serial tiene la virtud de describir la trama a través de los momentos que se vivieron en Italia y Alemania en la segunda mitad del siglo XX. Si bien muchos italianos emigraron a Alemania para trabajar, no es menos cierto que décadas después había comenzado un malestar en el país germánico por la presencia de tantos inmigrantes.

Las vistas de las ciudades en el serial no son todas atractivas, pero se puede ver algo de Palermo, Milán, Turín y Múnich. La parte alpina alemana aparece en varias escenas.

“Bella Germania” es una sugerencia, sobre todo, para aquellos que no desean ver seriales de larga duración con un número interminables de capítulos. La dirección corrió a cargo del berlinés Gregor Schnitzler, mientras que los protagonistas fueron la rusa Natalia Belitski en el papel de Julia Jr., la nieta de la pareja enamorada siciliana-alemana; la moldava Silvia Busuioc como la siciliana del serial; los alemanes Christoph Letkowski en el papel de Alexander; Kostja Ullmann como el joven Vincenzo; Denis Moschitto como Giovanni, y Deniz Arora como Enzo.  

Escrito por Esteban Hernández, 7 marzo de 2021, con información consultada en IMDB.com

Peloteros destacados del equipo Artemisa en la Unión Atlética Amateur de Cuba

Hay tres cosas que pueden pasar en un juego de béisbol, su equipo
puede ganar, su equipo puede perder o también puede llover.”
Casey Stengel (ex-director de los Yankees de Nueva York)

Campeón 1959

La famosa Villa Roja, Artemisa, ha sido, como gran parte de Cuba, una plaza beisbolera desde hace décadas, de donde surgieron peloteros que le han dado colorido a las lides amateurs antes de 1961 y que integraron selecciones cubanas victoriosas en eventos regionales e internacionales.

Durante de las décadas de los 40 y 50, el equipo Artemisa fue casi siempre integrante de la primera división en la Unión Atlética Amateur (UAAC). La figura legendaria de este conjunto fue Francisco Quicutis Mandín, más conocido como Chito, nacido el 10 de octubre de 1918 y fallecido el 22 de febrero de 1970, siempre en Artemisa. Era bateador y lanzador derecho, de buena estatura, 180 cm., quien se desempeñó como jardinero y lanzador, y a su retiro se dedicó a las funciones de entrenador y director de equipos. Chito fue amateur en el período de 1938-1943, se inició jugando en el Central Pilar, luego integró el conjunto de su pueblo hasta que se convirtió en profesional. Quicutis integró el equipo Cuba al mundial de 1942 en la Habana, evento en el que logró el liderato de jonrones (2). En la VI Serie Mundial (1943) volvió a integrar la selección nacional. Luego jugó con equipos profesionales de la Liga profesional y de la Federación Nacional hasta 1949, donde tuvo modesto promedio de .205 en 5 temporadas, a la vez jugó en 7 temporadas de ligas menores, hasta 1952, con mejores resultados, promedio de .285 y slugging de .445. En esos circuitos de las menores también lanzó 387 entradas, ganó 12 y perdió 25 juegos, PCL de 5.42.

A su retiro, Chito se dedicó a labores de entrenador y de dirección. En 1957 compartió la dirección del conjunto Artemisa con Alejandro “Gago” Gómez, campeón de la UACC, el que terminó con 20 victorias y 5 derrotas. Luego volvió a repetir ese triunfo en 1959. En Series Nacionales fue varias veces auxiliar en el equipo Occidentales, al que dirigió finalmente en la VI Serie Nacional (1965-66), el que quedó tercero con registro de 34-31 (.523). Con la participación de 12 equipos en la VII Serie, Quicutis se hizo cargo de la dirección de Vegueros por dos temporadas, en las que sumó 65 victorias con 132 derrotas, promedio de .330.

Entre las figuras destacadas del pasado anterior a la década de los 50 en los conjuntos artemiseños aparecen los receptores “Guelo” Martínez y Macho Villalón, los inicialistas Belisario Pérez y Ramón “Mongo” Collazo, así como otros jugadores de cuadro y los jardines, entre ellos, el toletero Nicolás “Patapalo” Pagés, “Goyo” Ortega, “Guango” Paeza, Cuco Cordero, Mario Costa, “Yeyo” Trápaga, “Colorado” Pérez y Mario Page, y los lanzadores “Lile” Azcuy y Silvio Romero. Lamentablemente, la información disponible es limitada en detalles sobre estos peloteros.

A partir de finales de la década de los 40, otra figura destacada fue la de Ángel “Patón” Acosta Ramírez, pelotero que se desenvolvió en los jardines, pero que llegado el caso de necesitarse un brazo para lanzar lo hacía también. El estelar nació el 2 de agosto de 1929 y falleció el 12 de marzo de 1988, siempre en Artemisa. Le llamaban Patón al iniciarse jugando béisbol descalzo, según él mismo contó en una entrevista. Acosta fue un bateador zurdo de poder y siempre ocupó turnos de responsabilidad en la alineación artemiseña, pero no piense que era un ponchón, nada de eso. En la temporada de 1956 logró promedio de .417 para así llevarse el título de bateo de la liga y ser seleccionado para integrar un equipo Cuba, que al final no fue a ningún lado por falta de recursos. Al año siguiente el famoso Pedro Chávez le hizo la gracia cuando promedió .396 y Acosta se fue con .393 para así perder el liderato final de bateo en la UACC. No obstante, su bateo fue esencial en esa temporada para que su equipo se llevara su primer banderín en la UACC. En 1959 su bateo se hizo sentir nuevamente, promedió .333 incluido 3 jonrones, mientras que a la defensiva no cometió errores. Su brazo era tan respetable que era usado igualmente como lanzador, como ya se indicó. Acosta jugó activamente en las Ligas Pedro Betancourt y Quivicán. Igualmente jugó en la Liga Tabacalera en 1962 y con Vegueros en la regional de 1963.

La siguiente figura es Ismael Salgado Vidal, más conocido como El Gallego, mote que le vino por su padre, gallego y vendedor de carbón en Artemisa. Salgado nació el 12 de febrero de 1934 y falleció el 26 de agosto de 2018. Jugó a la pelota desde los 13 años. En la Unión Atlética Amateur jugó desde 1955, se estrenó como receptor con el Círculo de Artesanos de San Antonio de los Baños dirigidos por Mario Morera, entonces compartía la posición con otro pelotero de apellido Alonso. Al año siguiente volvió a jugar con el mismo equipo, esta vez dirigido por el jardinero José Mir. Fue precisamente el año del debut de Pedro Chávez en este conjunto, lo hizo como antesalista. Entre los lanzadores de este conjunto a los que tenía que recibir Salgado asiduamente estaba el zurdo Rolando Pastor. A partir de 1957 Salgado jugó para el equipo de su tierra natal, el que logró alzarse con el banderín de este circuito. Realmente el Artemisa Club logró redondear su equipo al campo al incluir a Salgado como su receptor regular. Fue una temporada muy reñida la de 1957, los segundos (Hershey y Círculo de Artesanos) y terceros lugares (Rifleros de Regla y Cubaneleco) no estuvieron muy lejos del ocupante de la cima del torneo. El Artemisa estuvo en la pelea en la siguiente temporada, pero finalmente cedió terreno a los campeones, Rifleros de Regla, y al Hershey. No obstante, 1959 fue el resurgir del Artemisa, equipo que se coronó campeón a finales de setiembre de ese año, donde igualmente Salgado fue figura esencial en la defensiva de este conjunto. El Gallego también jugó en la pelota invernal de la Liga Pedro Betancourt, así como con el Siquiátrico de la Habana en la regional occidental después de 1962. A su retiro se dedicó a labores de entrenador y director de equipos de Pinar del Río y de la antigua provincia Habana, cuyos resultados aparecen en la tabla a continuación. También condujo al equipo de Artemisa a la victoria en 1978, en la antigua provincia Habana. Sin lugar a dudas, fue pelotero muy dinámico al campo, le recuerdo en el juego de las Estrellas (Artemisa contra una selección de la UAAC) del 24 de agosto de 1958, que se efectuó en el viejo estadio de Artemisa, el que está frente al cementerio. Salgado le salía a los foul fly como todo un felino, aparte que conducía a lanzadores del calibre de Miguel “Pico” Navarro, Rodolfo Núñez y el zurdo Tomás Martín. Aquel emotivo encuentro concluyó 6-5 a favor del Artemisa por sencillo del torpedero Valdés para dejar a la selección de Estrellas al campo. La labor de Salgado como mentor fue buena, casi siempre le tocó dirigir conjuntos con peloteros jóvenes y en pleno proceso de formación.  

Una figura importante desde el punto de vista histórico lo fue el infielder Francisco Baldaji Izaguirre, hombre nacido el 20 de enero de 1933 en Artemisa. Este pelotero fue el primer afrocubano en integrar el equipo Artemisa, lo hizo jugando el campo corto, aunque también se desempeñaba con eficiencia en la antesala y la intermedia. El autor ha logrado compilar las nóminas de los equipos de la UAAC desde 1948 hasta 1959, y se puede afirmar que entre Panchito Baldaji y el entonces lanzador Antonio “Kinko” Rodríguez está el primer pelotero afrocubano de este circuito. Ambos debutaron en 1956, habría que ver cuál de ellos dos fue el primero en jugar en esa temporada. Panchito aún vive y es uno de los contribuyentes con información para este artículo.  Baldaji también jugó en la liga Quivicán en varios equipos como el deportivo de Guira y los Cardenales de Alquizar.

Un factor ofensivo en el conjunto de Artemisa en sus años de éxito fue el jardinero Rigoberto Miranda, bateador derecho y defensor del jardín izquierdo desde 1953. Miranda es o era oriundo de Mariel (se desconoce si vive aún). En la temporada de 1957 fue líder jonronero (9) y bateó sobre .400, pero no tuvo las veces al bate requeridas para alzarse con el liderato de bateo. Miranda y Ángel Acosta lograron conformar uno de los mejores one-two en la historia de la UAAC.

También importado y eficiente fue la inclusión de Raúl “Cunagua” González González como jardinero central del Artemisa a partir de 1955. Este pelotero nació el 17 de julio de 1936 en el Central Hormiguero, luego Espartaco (totalmente demolido en 2004), San Fernando de Camarones, provincia de Cienfuegos, y murió el 8 de marzo de 2005 en Perico, Matanzas. Nunca he entendido el origen del mote Cunagua. RGG se desbordó al bate en la temporada de 1957, cuando promedió .376, con 13 extrabases, entre ellos 6 cuadrangulares, y empujó 27 carreras. También fue integrante del Artemisa campeón de 1959, aunque su promedio de bateo solo llegó a .269. Con la llegada de las Series Nacionales se estableció en Matanzas, por lo que jugó desde 1962 a 1965 con los Occidentales e integró el conjunto campeón de la I Serie Nacional, mientras que en la siguiente temporada se alzó con el liderato de bateo (.348). Aunque no llegó a ser parte del seleccionado a los Panamericanos de Sao Paolo (1963), pudo viajar a esta cita como invitado. A partir de 1965 jugó con Henequeneros (1965-66), Centrales (1966-67) y Henequeneros (1967-69). En ocho series nacionales promedió .231, OBP .408 y slugging .291.

 Al campo el equipo tenía a algunas figuras casi permanentes, como eran los casos del torpedero José Armas SS; el utility Sergio Godínez, un hombre que se inició como receptor;  el versátil Juan Suárez, capaz de jugar la intermedia y los jardines; el antesalista  Armando Pérez Pino; el también infielder Juan J. Oviedo. El hijo de Chito Quicutis, Rolando, tuvo una buena temporada ofensiva en 1959 cuando bateó para promedio de .307 incluido 7 extrabases. Este inicialista-jardinero llegó a integrar la selección Occidentales en la III Serie Nacional (1963-64).

En cuanto al cuerpo de lanzadores, siempre hubo figuras destacadas en este renglón. Los Núñez, Rodolfo y Rigoberto se desenvolvían como lanzadores e igualmente podían jugar la inicial. Rodolfo fue uno de los lanzadores de cabecera del equipo en las temporadas de 1957 y 1959 cuando el conjunto se alzó con la victoria, pero a su vez, en 1959, fue el mejor bateador del equipo al conectar 28 imparables en 82 vb (.341). Era muy normal que los lanzadores fueron buenos bateadores en la liga y que también jugaran otras posiciones.

En la temporada de 1957 los pilares del pitcheo fueron Miguel Alfredo “Pico” Navarro, el que lanzó 85 entradas, ponchó a 87 bateadores y logró 8 victorias con 3 derrotas, mientras que el zurdo Rolando Morales archivó 7 victorias y una sola derrota en 73 entradas lanzadas, con 73 ponches.

“Pico” Navarro y el zurdo Tomás Martín acompañaron a Rodolfo Núñez en el cuerpo de lanzadores victoriosos de la temporada de 1959. Navarro era otro pelotero importado de Camagüey, el que ya en 1952 se destacaba en las ligas azucareras existentes. La TV cubana presentó a algunos juegos de la liga amateur de 1959 y se recuerda los duelos de Núñez contra Alfredo “Chino” Pedraga del Cubaneleco en juegos en el Estadio del Cerro.

Una figura que ayudó a este equipo en sus empeños de victoria fue el derecho Vicente Llano, pelotero nacido el 2 de diciembre de 1933 en Candelaria, luego su familia se trasladó al Central Francia en los Palacios (desaparecido), donde transcurrió parte de su niñez. Llano lanzó para el Artemisa desde mediados de los años 50 y luego jugó en Series Nacionales a partir de 1962-63 con Occidentales hasta 1965-66, con una serie intercalada, la de 1963-64, como refuerzo del equipo Industriales.  

No mencionar a Cirín García sería un verdadero pecado, pelotero versátil, capaz de lanzar y jugar otras posiciones, quien además ayudó con su experiencia a construir el conjunto de éxito que resultó ser el Artemisa Club en los finales de la década de los 50.

Agradecimientos: este artículo ha sido posible gracias a la información brindada por Frank Acosta, hijo de Ángel “Patón” Acosta y destacado tenista cubano en décadas anteriores, al pelotero Francisco “Panchito” Baldaji, a mi cuñado Juan Carlos Montesino y a mi primo Rafael Lorenzo.

Escrito por Esteban Romero, 21 febrero de 2021

La distopía de George Orwell en su obra “1984”

La más refinada sutileza del sistema: inducir
conscientemente a la inconsciencia, y luego
hacerse inconsciente para no reconocer que se
había realizado un acto de autosugestión.”
Afirmación de George Orwell en “1984”

Con anterioridad se ha reseñado en el blog la novela satírica “Rebelión en la Granja” del autor George Orwell, quien en realidad se llamaba Eric Arthur Blair, hombre nacido el 25 de junio de 1903 en Motihari, India, entonces ocupada por Gran Bretaña, y que de siempre tuvo una actitud opuesta al totalitarismo y al falso socialismo, lo que no fue óbice para que participara en la guerra civil de España en el bando de los republicanos.

La obra “1984” de Orwell, escrita entre 1947 y 1948, o sea un año antes del fallecimiento del autor, es una novela que revela con bastante acierto el mal que afectan a todas las tiranías o regímenes totalitarios.  

Lo primero es describir a esos monstruos de la megalomanía en la figura del Gran Hermano, ese ente omnipotente, el que jamás se equivoca, el que lo sabe todo, el hombre de la clarividencia, así someta a su pueblo a pasar hambre y necesidades.

Lo segundo, un pueblo, al que Orwell llama proles, al que se le da una buena dosis de información tergiversada, que hace oídos sordos, poco le importa lo que digan los de arriba, ya que su problema es sobrevivir, entiéndase comer, vestir y dormir.  

Al hablar de la información, esta viene con un nuevo lenguaje, la neolengua, algo que hace recordar cuando decir Señor o Señora es como un pecado, ya que todos son compañeros. Distintas palabras vienen a ser usadas con otros sinónimos o nuevos términos inventados. Lo anterior es antiguo, por lo que hay necesidad de cambiar el léxico e igualmente la forma de pensar de la población.

Los Ministerios mueven a risa, el de la Paz es de la Defensa, aunque de defensa tiene poco, ya que su objetivo es hacer la guerra. El Ministerio del Amor se encarga del amor eterno al partido, si para ello es necesario la tortura, bienvenida sea. Este organismo mantiene una férrea vigilancia sobre toda la población por distintos medios y todo aquel que se salte las reglas deberá ser castigado. El Ministerio de la Verdad se encarga de la información, la que puede venir tergiversada, quien controla el pasado controla el futuro, quien controla el presente controla el pasado. De esa manera el pasado desaparece o se tergiversa a conveniencia. El pasado real es peligroso, por lo que hay que borrarlo de una vez y por todas. Por último, el Ministerio de la Abundancia, una especie de organismo de planificación de producción, el que a diario proporciona cifras increíbles de niveles alcanzados de producción, los que lógicamente son falsos por lo general.

Orwell describe al mundo en tres áreas dominadas por las superpotencias, estas son Oceanía, Eurasia y Asia Oriental. La idea es demostrar que la geopolítica define el dominio de los territorios. Algunos analistas, con acierto, plantean que Orwell llegó a esa conclusión cuando se vieron los acuerdos del Tratado de Teherán de noviembre de 1943. Stalin, Churchill y Roosevelt allí reunidos decidieron como se ocuparía y desmembraría Alemania, quien ocuparía Polonia, como se repartirían el resto de los territorios una vez concluida la guerra. No estaba lejos de la realidad, ya que terminada la llamada Guerra Fría, todas las superpotencias tienen iguales sistemas políticos en el orden económico y luchan por ocupar territorios aquí y allá, a veces solapadamente, otras veces sin esconderse para hacerlo. Todas buscan la manera de apropiarse de los recursos existentes en el Planeta.  

La trama de “1984” tiene a un personaje principal, Winston Smith, funcionario del Ministerio de la Verdad o el encargado de tergiversar la información, quien comienza a disentir del sistema silenciosamente. Se agrega un componente amoroso cuando aparece Julia, linotipista en el mismo Ministerio, enamorada de Winston, los que inician una relación prohibida. Como dijera otro analista, la represión del Gran Hermano, el hombre de los bigotes tupidos, era tal que podría suponer la prohibición futura del orgasmo.

La pareja logró tener acceso a información del enemigo, un tal Emmanuel Goldstein, nombre muy judío, que muchos lo identifican con la figura de Trotsky, el político ruso-judío asesinado en México por orden de Stalin. Pecado casi mortal, el resto de las angustias y penas tendrán que leerlo en el libro, donde el antihéroe se llama O´Brien, hombre de conocimientos y con una mentalidad sádica en extremo, el que ejecuta toda su crueldad en la llamada habitación 101. El Gran Hermano y su maquinaria eran capaces de destruir a sus enemigos potenciales corporalmente y también cualquier amor, que no fuera la idolatría al megalómano de referencia.   

Escrito por Ricardo Labrada, 9 febrero de 2021

Visita a las pirámides de Teotihuacán, México

La habilidad de los artesanos de Teotihuacán
fue superada solo por el inigualable genio
arquitectónico de sus planificadores.”
Anon. en Search of Life

En la primera visita a México del autor, producto de una invitación a asistir a un evento latinoamericano en el campo de las malezas, los anfitriones amablemente nos llevaron a las pirámides de Teotihuacán al siguiente día de la llegada al país.

Las pirámides se hallan a 48,6 km de Ciudad México o D.F., lo cual lleva unos 52 minutos en coche para llegar al lugar, que se halla 2300 metros sobre el nivel del mar, a 15 km del Lago Texcoco y sobre el río San Juan en el Estado de México.

La palabra Teotihuacán, según Wikipedia, viene del náhuatl y significa “lugar donde los hombres se convierten en dioses” o “ciudad de los dioses”. Sin embargo, existe otra afirmación, la que asevera que Teotihuacán viene del vocablo náhuatl Teo uacan (Ciudad del sol).

La historia de este lugar es algo confusa, por lo que el que suscribe no quiere caer en especulaciones de un tema que desconoce. Lo que sí está claro que esas pirámides fueron construidas por los pobladores indígenas del lugar, probablemente algo antes que surgiera el cristianismo. Existe el mito que su construcción fue obra de los quinametzin, unos gigantes que poblaron el mundo en el pasado. Eso hace recordar algunos mitos sobre el Machu Picchu peruano, del que dicen que fue construido por extraterrestres. Un poco de leyenda no viene mal, así se alimenta la imaginación y la realización de películas fantásticas.  

Los principales elementos del lugar son:

  • La pirámide del Sol mide 63 metros de altura y 225 de lado, segunda edificación más alta de Mesoamérica, superada por la Pirámide de Cholula en el vecino Estado de Puebla. En la primera visita el autor la pudo escalar, aunque era más difícil descenderla que subirla por el ángulo casi recto de su pendiente. En una segunda visita con la familia no se consideró una segunda escalada.
El autor con sus hijas en la Pirámide del Sol
  • La pirámide de la Luna tiene 43 metros de altura, la que se halla en la parte norte del lugar. El cansancio y emoción en la del Sol no dieron ánimo para una nueva escalada.
Pirámide de la Luna
  • La otra pirámide fue descubierta en 1920, apenas llega a 6 metros de altura, se llama pirámide de la Serpiente Emplumada, de la cual este autor guarda un vago recuerdo, es posible por no tener las dimensiones de las anteriores.
  • El palacio de Quetzalpapálotl o “Mariposa-quetzal”, complejo de ruinas de viviendas de la élite de los pobladores anteriores o de los sacerdotes. Tampoco existe algún recuerdo personal sobre esta parte de Teotihuacán, posiblemente por la impresión que dejan las dos primeras pirámides mencionadas.

Para añadir folclor a la visita, Teotihuacán estaba lleno de vendedores ambulantes de figuras y otras artesanías. Esos vendedores en su empeño por obtener algo de dinero son capaces de escalar las pirámides detrás de los posibles compradores. A lo largo de la escalada entran en el juego del regateo hasta que logran un precio “cómodo” para ambas partes. Es algo gracioso dentro de ese largo ascenso.

El autor y esposa en las faldas de la Pirámide de la Luna

Escrito por Ricardo Labrada, 10 febrero de 2021, con información consultada en Wikipedia.org.  y Teotihuacan-city of the gods, http://searchoflife.com/teotihuacan-city-of-the-gods-2013-12-13

“Caza de brujas (1950)”, hechos reales con personajes ficticios

Si se priva la libertad de expresión, entonces seremos mudos,
silenciosos y conducidos como ovejas al matadero:”
Jorge Washington (1er presidente de EE.UU.)

Cuando se conoce algo de la historia de la famosa caza de brujas implementada por el senador republicano Joseph Raymond McCarthy en el período de 1950-56, no se hace muy difícil identificar los personajes ficticios que puedan aparecer en las películas relacionadas con el tema, que bien pueden ser híbridos de varios inculpados en ese proceso o de un personaje específico.

Un poco de historia, McCarthy, un furibundo político ultraconservador, se dio a la tarea de acusar a unos 205 actores/actrices/directores/guionistas/productores de cine por su supuesta militancia comunista o por tener ideas de izquierda. De hecho, el proceso era contrario plenamente a la I enmienda de la Constitución de los EE.UU., la que protege los derechos a la libertad de religión y a la libertad de expresión sin interferencia del gobierno.

Si los estalinistas perseguían a todo aquel que no pensara acorde con el marxismo-leninismo, ninguna diferencia tiene este invento macarthista, bastante macabro en todos los órdenes. Si Ud. pensaba a la izquierda, una sanción se merecía, incluida la prisión. Este proceso es típico de tiranías de cualquier tipo, pero anormal en cualquier democracia. Hitler, Mussolini y Franco tampoco dejaban espacio para pensamientos o ideas contrarias a las suyas.  

La presente película no es la única que aborda estos hechos de persecución política macarthista, pero esta se aproxima más a las consecuencias económicas y morales que esta triste cruzada ocasionó.

“Caza de brujas (1950)” o su título original Guilt by suspicion (Culpable por sospecha), que me gusta más, es un drama con dirección y guion de Irwin Winkler, con el protagonismo de Robert De Niro y de Annette Bening.

En el film De Niro (David Merrill) es un cineasta destacado, incluso logra laborar en Francia y sus éxitos en el séptimo arte eran indudables. A la cuenta del que suscribe, Winkler quiso mostrar una especie de Jules Dassin, director de origen ruso-judío. El nombre de David no fue por casualidad. Dassin había sido militante del Partido Comunista de EE.UU. hasta el día que se firmó el tratado de no agresión entre Stalin y Hitler en 1939. La única diferencia es que De Niro es juzgado y encarcelado, al igual que su esposa, maestra escolar. Dassin no perdió tiempo y emigró a Europa, donde hizo una bella carrera en cine junto a su nueva esposa, la actriz griega Melissa Mercouri.

En el film De Niro-Merrill declara su anterior militancia y aclara que fue expulsado de las filas de ese partido. Ah, pero eso no bastaba, había que colaborar, entiéndase chivatear en cubano. Con dar unos cuantos nombres de militantes reales o supuestos, ya Ud. estaría libre y podría continuar su labor fílmica. La mayoría de los que fueron a declarar al principio se negaban a dar nombres, al final se veían limitados y terminaban delatando.

Dassin nunca asistió al juicio y se marchó del país, por el contrario, su similar Merrill (De Niro) si asistió y terminó detenido y encarcelado conjuntamente con su esposa.  

Otro personaje huyendo fue encarnado por el famoso director Martin Scorsese, quien aparece con el nombre de Joe Lesser, el que tampoco asistió a juicio y se marchó a Londres. En realidad, Lesser no es más que el director Joseph Losey, quien al igual que Dassin tuvo una exitosa carrera como director fuera de su país, al que jamás regresó.

El mérito de la película está en mostrar el daño infligido no solo a los actores y actrices, sino también a sus familias. La vigilancia establecida sobre cada uno de ellos, además de una legión de delatores, entre los que se encontraban algunos actores muy gustados en pantalla y cuyos nombres no merece la pena mencionar. En ese grupo de delatores/simpatizantes se incluía el tristemente célebre ex-presidente de EE.UU., Richard Nixon.

El macartismo sirvió para arruinarle la vida a cientos de artistas de éxito en el mundo del cine, por lo que esta película tiene un valor al recordar una triste historia, la que no deberá repetirse.

Escrito por Esteban Hernández, 4 febrero de 2021, con información consultada en IMDB.com

Una despedida a un eficiente lanzador, Gregorio Américo Pérez Valdés

El pitcheo es el arte de atemorizar al bateador.”
Sandy Koufax (ex–lanzador de los Dodgers,
ganador de tres premios Cy Young por unanimidad)

Cuando se habla de control de un lanzador en Series Nacionales, una referencia obligatoria es Gregorio Pérez, al que se le apodó como “Mano Negra”, pero también “la Calma”. Este último mote era el que más le pegaba por su ecuanimidad en el montículo. Lejos de llamarlo Mano Negra, le podríamos haber llamado Manos Largas por la longitud de las mismas. Gregorio tenía buena estatura, superior a la media de los lanzadores cubanos.  

Gregorio nació el 28 de noviembre de 1941 en Amancio Rodríguez, antiguo central Francisco, entonces era parte de la provincia de Camagüey. Si no me equivoco, el jardinero-lanzador Asterio Zaldívar era de allí también.

Su debut en Series Nacionales fue algo tardío, con 23 años, integró el primer conjunto Granjeros en Series Nacionales, lo que ocurrió en la IV edición (1964-65). El pitcheo de Granjeros era en esa justa encabezado por el ya experimentado Florentino Alfonso, además de otras figuras como el relevista zurdo Ronel Sardiñas, Reinaldo Alsia Puig y Ernesto Verdecia. La misión de Gregorio era de ser otro abridor, el segundo de este equipo, dirigido por Orlando Marín, donde la ofensiva no era escasa: Daniel Hernández, Felipe Sarduy, Miguel Cuevas, Rolando “Gallego” Valdés, Juan “Canillita” Díaz, Ángel Galiano, Abilio Amargo y hasta el mismo Eduardo “Tiburón” Morales. Finalmente terminaron en tercer lugar con registro de 18-21 (.462) y aventajando por 4 juegos a los Orientales, ocupantes del sótano. 

Con sus altas y bajas, Gregorio se mantuvo lanzando con los equipos camagüeyanos hasta 1971. Logró su mejor desempeño en la IX serie (1969-70), temporada en la que Granjeros logró ubicarse en la primera división con registro de 33-32 (.507). Su labor le valió integrar el equipo Cuba por primera y única vez a un evento oficial, XI Juegos Centroamericanos y del Caribe en Panamá (1970), donde no le fue tan bien como él hubiera deseado. La realidad es que ni él ni Braudilio Vinent tuvieron exitosas presentaciones en ese certamen. Vinent volvió al equipo en 1972 para hacerse dueño de un puesto que mantuvo hasta 1984, mientras que a Gregorio no se le dio más oportunidad que giras con selecciones a partidos de exhibición fuera de Cuba, algo injusto realmente.

En la Serie Especial de 1970, Gregorio lanzó bastante para la selección de Camagüey y quedó de co-líder en derrotas (11) conjuntamente con el pinareño Emilio Salgado. Así y todo, Camagüey quedó en tercera posición en esa lid, pero muy distante de los punteros, a 9 juegos del Habana y a 11 de las Villas, el campeón de la serie.

Entre finales de 1970 e inicios de 1971, no preciso el momento exacto, Amancio Rodríguez pasó a formar parte de la provincia de Oriente. Gregorio no tenía ninguna intención de irse, por lo que solicitó vivienda en la ciudad de Camagüey. Si hubo promesa o no, no puedo afirmar ni una cosa ni la otra. La realidad es que Asterio Zaldívar jugó para Mineros en la X Serie Nacional (1970-71), incluso quedó como líder en golpeados, pero Gregorio permaneció lanzando para Granjeros, ocupante del tercer lugar (47-19 con promedio de .712), equipo que trajo un cuerpo de lanzadores de calibre, entre ellos Lázaro Santana, Oscar Romero, Juan Pérez Pérez y Pedro González Medina, todo eso además de Gregorio.

Para la siguiente temporada, ya Gregorio era historia en Camagüey. Si hubo promesa, parece que no se cumplió. La realidad es que La Calma predijo que los camagüeyanos no le ganarían juego que les lanzara. Para la XI Serie Nacional pasó a jugar con los Mineros de Roberto Ledo Noa, el mismo equipo que implantara record de más victorias consecutivas (27) en aquella justa y que discutiera el título con Azucareros en serie extra de 3 juegos a ganar 2. Realmente el aporte de Gregorio fue al final de esa serie, ya que los caballos de batalla de aquel conjunto fueron Roberto Valdés, Braudilio Vinent y Orlando Figueredo, además del zurdo Eliécer Velázquez.

En tierras orientales continuó lanzando para el equipo Oriente por dos temporadas (1972–74), luego con los Cafetaleros (1974–77). En la XIV Serie Nacional (1974-75) co-lideró, con Omar Carrero, el departamento de juegos completos con 8, por lo que su inclusión en la selección Orientales para la I Selectiva (1975) era inminente. Aquella selección venía con un cuerpo de lanzadores integrado por Braudilio Vinent, Orlando Figueredo, Rafael Castillo y el zurdo Mario Fernández. Sin dudas, Vinent era la pieza principal.

Gregorio vio su oportunidad de mostrar toda su experiencia y habilidad, por lo que pasadas las primeras semanas ya estaba instalado como lanzador principal del equipo con una eficiencia superior a la de Vinent. El autor tuvo la oportunidad de presenciar el primer juego de la segunda vuelta de la serie particular entre Orientales y Camagüey en el mismo Cándido González, el parque preferido de Gregorio, según declarase años después. Los rivales ese día eran Gregorio por los Orientales y el veloz Juan Pérez Pérez por el Camagüey. Fue un juego de mucho pitcheo, Pérez Pérez se presentó imbateable, con una recta endemoniada y buen control. Gregorio no se quedó atrás, su recta puesta donde le duele a cada bateador, le batearon algún que otro hit, pero sin consecuencias. A la altura de la séptima entrada Pérez Pérez cometió el error de conceder boleto a Mancebo, un hombre con una vista perfecta, y ahí se le complicó el asunto. Pillín avanzó a segunda y anotó con tremendo enredo en home con el receptor Pedro Cruz después de un incogible a zona corta del izquierdo. Una carrera, no hubo más, Gregorio siguió pintando a sus rivales y en el noveno Vicente Marín roleteó a Gregorio con 2 outs, recibió la pelota mansamente, no tiró a la inicial, Marín se había quedado casi inmóvil, pero arrancó, Gregorio hizo lo mismo y lo retó a llegar a primera antes, el nuevo domador de camagüeyanos llegó antes y con una amplia sonrisa.

Omar Carrero ganó 10 juegos en esa serie, Gregorio se quedó atrás por una, pero lanzó para un impresionante PCL de 1,04. Orientales se llevó el banderín y mucho tuvo que ver en esa victoria el pitcheo de Gregorio. Esa labor no resultó suficiente para que hiciera el equipo Cuba a los juegos Panamericanos de México (1975). Es cierto que el cuerpo cubano de lanzadores a ese torneo fue eficiente, de las 8 victorias, 4 fueron lechadas, encabezado por Juan Pérez Pérez y Omar Carrero, pero un esfuerzo podría haber sido posible para que Gregorio integrara el conjunto nacional.

Para la segunda serie selectiva (1976), nuevamente Gregorio y Vinent como el dúo de la victoria de los Orientales. Sin embargo, ambos tuvieron que lanzar en exceso, Figueredo resultó efectivo solo en el primer tercio de temporada, Rafael Castillo estaba ausente por lesión y Mario Fernández no estuvo a la altura requerida. Alivió algo la situación el desempeño del novel Heriberto Benítez. Trabajaron tanto Gregorio y Vinent, que se puede decir que el director Francisco Escaurido entonces les arrancó los brazos. Orientales jugó al mismo nivel que en la serie anterior, pero el Habana de Roberto Ledo Noa, antes director destacado de equipos orientales, fue superior por un juego de ventaja para llevarse el banderín.

En lo sucesivo y con la llegada de la nueva división territorial, Gregorio pasó a lanzar con el conjunto las Tunas hasta su retiro en 1981. En 15 temporadas ganó 110 y perdió 107, 112 juegos completos, 26 lechadas, 976 ponches, PCL 2,18 (noveno de todos los tiempos en SN) y WHIP de 1,13.

Gregorio Pérez tenía una recta sobre los 90, la que bien colocada y administrada causaba estragos en la ofensiva rival. Sus rompimientos no eran de otra galaxia, pero le servían para poder alternar sus lanzamientos. Su control fue su mejor habilidad, nada de bases por bolas, lanzar en zona o en la de duda. No era ese ponchador, más bien lanzaba difícil y los batazos salían mansamente por el cuadro. Era fuerte y capaz de lanzar nueve entradas con pocos días de descanso. Siempre será recordado por su pitcheo y su calma en el montículo.

El estelar lanzador falleció de cáncer de próstata el 15 de febrero de 2021 en las Tunas, pero su carrera no debe caer en el olvido. Su labor como lanzador debería servir de lección a los nuevos peloteros que se encaminen a desarrollarse como serpentineros.

Escrito por Esteban Romero, 25 febrero de 2021, con información de la base de datos del autor. 

Orestes Pedroso vs Leon Spinks, la pelea que no se puede olvidar

Tienes que saber que puedes ganar.
Tienes que creer que puedes ganar.
Tienes que sentir que puedes ganar.”
Ray “Sugar” Leonard (famoso campeón
mundial de boxeo)

Leon Spinks falleció el 5 de febrero de 2021 en Henderson, Nevada, a la edad de 67 años. Inmediatamente las agencias noticiosas daban a conocer el triste hecho y rememoraban victorias y derrotas del gran boxeador.

Una de las primeras victorias de las que se habló fue la conseguida a costa del cubano Sixto Soria en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 en la división de los semipesados. Se habló de su victoria sobre Muhammad Ali por el título de los completos en el boxeo profesional en 15 asaltos, lo que ocurrió en las Vegas el 15 de febrero de 1978. Spinks entonces se hizo del título mundial, pero Ali fue por la revancha y ganó su combate por decisión unánime en Nuevo Orleans el 15 de setiembre de 1978.

Despojado de su título, el cual retuvo brevemente, Spinks continuó su carrera profesional con victorias y derrotas intermitentemente. Así, perdió por KO con el sudafricano Gerrie Coetze, entabló con el californiano Eddie López hasta que tropezó con una piedra de nombre Larry Holmes, quien puso a Spinks horizontal en el tercer asalto de una pelea a 15 por el título de los pesos completos.

En su carrera profesional obtuvo 26 victorias, 14 de ellas por la vía rápida, y 17 derrotas, de ellas en 8 lo pusieron a dormir. No se puede hablar que haya sido un boxeador realmente de éxito. Es probable que pelear en los pesos completos no le haya ayudado en sus empeños, luego trató de regresar a la división inmediata inferior sin grandes éxitos.

Como amateur Spinks siempre peleó en los semicompletos. En 1974 participó en el I campeonato mundial de boxeo amateur en la Habana, donde logró medalla de bronce. Las de oro y plata correspondieron al yugoslavo Mate Parlov y al soviético Oleg Korotayev, respectivamente.

Al año siguiente Spinks volvió a representar a su país en los Juegos Panamericanos en México (1975) en los pesos semicompletos. El 19 de octubre debutaba venciendo a Terrence Bristol de Guyana en el segundo asalto. Ese mismo día el matancero Orestes Pedroso vencía por puntos al mexicano Bernardo Barron. Ambos boxeadores pasaron a la semifinal, Spinks derrotaba por puntos al brasileño Joao Batista y Pedroso ponía horizontal en el mismo primer asalto al argentino Juan Domingo Suárez, por lo que la final sería entre Spinks y Pedroso.

El clásico favorito era Spinks, boxeador de rápidas manos, figura atlética, un boxeo técnicamente acorde con los estándares norteamericanos, mientras que Pedroso venía como un hombre fuerte como un tonel, pero de menos alcance que Spinks, e incluso boxeo técnicamente más modesto que el del norteamericano.

La pelea se efectuó el 25 de octubre, era la penúltima de la gran final. Como era de esperar Spinks salió a comerse al cubano y logró pegarle no sin recibir algunos golpes del cubano. De todas formas, Pedroso no fue ganador de ese primer asalto, así es que como lo vi y lo recuerdo.  En el segundo round el rock & roll continuó, Spinks llevó la iniciativa todo el tiempo y logró tirar a Pedroso, pero no calculó la fortaleza física del cubano, no lo remató y por ahí vino su desgracia. Ya en los finales del segundo asalto hubo como un receso por cansancio de Spinks. Vino el asalto final, Pedroso sabía que tenía la pelea perdida y salió a comerse a Spinks esta vez. Sus golpes no llevaban mucho, pero marcaban en el cuerpo del estadounidense, no se detuvo en ningún momento y todo el público mexicano disfrutó de esos tres minutos. A Pedroso le conectaron, pero por uno que recibía, él lograba marcar 3 a su rival. Terminada la pelea, como era de esperar, decisión dividida de los juegos, 3-2 a favor de Pedroso.

Orestes Pedroso terminó aquella pelea con fractura en una de sus manos, pero no creo que le haya dolido tanto al saber que era el vencedor de esta pelea. El matancero sabía bien que a Spinks no le ganaría en la distancia, ya que el estadounidense tenía mucho más alcance que él, por lo que el combate en la corta distancia era la única forma de enfrentar a Spinks.

Un año después se escenificaron los Juegos Olímpicos de Montreal (1976). Esta vez Spinks no dejó espacio para dudas o arremetidas de sus contrarios. Su rival en la final del 31 de julio fue otro cubano, Sixto Soria, quien poseía pegada e incluso su boxeo era técnicamente superior al de Pedroso. Así y todo, a entender del que suscribe, Soria hizo la pelea equivocada al entrar en la corta distancia, lo que Spinks aprovechó para llevarlo a la lona. Soria, a diferencia de Pedroso, si tenía buen alcance para pelear en la media distancia al menos. Para satisfacción de Leon Spinks, su hermano Michael también se había coronado previamente campeón de los 75 kg.

Fuentes

Anon. 2020. Campeonato Mundial de Boxeo Aficionado 1974. Wikipedia.org. https://es.wikipedia.org/wiki/Campeonato_Mundial_de_Boxeo_Aficionado_de_1974

Anon. Panamerican Games – Ciudad Mexico, Mexico – October 12-26 1975. http://amateur-boxing.strefa.pl/Championships/PanamericanGames1975.html

Anon. Juegos Olímpicos Montrwal, Wikiwand. https://www.wikiwand.com/es/Anexo:Boxeo_en_los_Juegos_Ol%C3%ADmpicos_de_Montreal_1976

Anon (s/a). Leon Spinks. Boxrec. https://boxrec.com/en/proboxer/262

Escrito por Esteban Romero, 7 febrero de 2021 

“Hombres (1950)”, el debut protagónico de Marlon Brando en el cine

Entiendo que las consecuencias de una guerra son tan
duras, por lo que debe ser siempre el último recurso.”
Asne Seierstad (1970, periodista noruega)

Con anterioridad se publicó una biografía del gran actor Marlon Brando (Hernández 2017). No obstante, algo de lo allí escrito vale la pena recordar. Brando nació el 3 de abril de 1924 en Omaha, Nebraska, en el seno de una familia de tres hermanos (dos hermanas y Marlon como único hermano), de padre comerciante y madre muy inclinada también a la interpretación, era impulsora de un grupo teatral. Con 16 años Brando ingresó en una escuela militar, de la cual fue expulsado por rebeldía. Fue entonces que tuvo que hacer de todo un poco. Finalmente se fue a vivir con una de sus hermanas en Nueva York, se enroló en un curso de interpretación, donde Stella Adler impartía clases y fue así que se fue introduciendo en el estudio del método de actuación basado en las teorías de Stanislavski que le valieron de mucho para su futuro desempeño como actor.

Como actor se estrenó en teatro de Broadway, fue en la obra “Nunca la olvidaré (1944)”. A continuación, el director Elia Kazan le llevó a protagonizar la obra “Un tranvía llamado deseo” basado en la obra homónima del escritor Tennessee Williams. En las tablas se mantuvo hasta 1949 y fue entonces que hizo algunas cosas pequeñas en la TV hasta debutar en cine.

Precisamente su debut en cine fue en el drama “Hombres (1950)” del director Fred Zinneman, con trama escrita por Carl Foreman. El co-protagonismo en esta película correspondió a la entonces experimentada Teresa Wright y a Everett Sloane en el papel del Dr Brock.

El film toca un tema difícil, la unión de mujeres con hombres parapléjicos productos de heridas en la guerra. Difícil hasta para los mismos telespectadores. La opinión siempre va del lado contrario adonde la trama del film se mueve. Perder la fe en la vida es algo muy difícil de llevar.

Casarse con un hombre casi o totalmente impotente es como dedicarse al oficio de monja en un convento, cualquiera diría. Tiene que haber mucho amor e ilusión de parte de la mujer prometida. Los discapacitados son más realistas, no ven más futuro que vivir de la pensión que les otorga el estado, beber y jugar a todo, pero nada de matrimonio. 

A lo largo de la trayectoria del filme, uno va viendo las opiniones que vierten lo mismo afectados que otros entes desde fuera. Realmente el tema lo hace a uno razonar, pero no como quisiera la película.

Hay un aspecto al inicio de la cinta que sí uno puede una vez más corroborar, lo negativo de las guerras y las secuelas que dejan en miles de soldados en combate. Solo a gobernantes dementes les puede gustar una guerra, solo a aquellos que realmente no la han sufrido ni saben lo que eso genera en daños económicos, sociales y psíquicos. Evitar guerras es procurar felicidad para los pueblos.

Brando como debutante demostró que ya era todo un gigante en la pantalla. En la interpretación del papel de Kenneth Wilcott por Brando uno ve rasgos del Stanley Kowalsky en “Un tranvía llamado deseo (1951)”, de Johnny Strabler en “¡Salvaje! (1953)” y de Terry Malloy en “Nido de ratas (1954)”. Sencillamente convincente desde su primera película.

Teresa Wright le acompaña bien en su papel de la novia abnegada, pero mejor aún fue la actuación de Everett Sloane como el Dr Brock, el hombre que cuida de decenas de hombres discapacitados, el que trata de mejorar la salud de sus enfermos, los estimula a hacer más cada día y no siempre logra la debida comprensión de sus pacientes y de sus superiores en hospital.

“Hombres (1950)” es un film viejo, pero real, cuyo contenido tiene importancia para las actuales generaciones, ya que lamentablemente, en este mundo, las guerras no han terminado y sus consecuencias están vigentes.  

Fuentes

Brando, M. y Lindsey, R. 2004. La Mia Vita. 2nda edizione, Frasinelli, 468 p.

Hernández Esteban. 2017. Marlon Brando. Deportescineyotros.com, 24 marzo. https://deportescineyotros.com/2017/03/24/marlon-brando/

Escrito por Esteban Hernández, 3 febrero de 2021

La carrera y la desgracia de Pedro José Rodríguez Jiménez, superestelar pelotero en Series Nacionales

Recoge que esto se acabó.”
Palabras de Cheito al cargabate Misifú en su
turno al bate en las postrimerías del juego final
Las Villas- Pinar del Río, Selectiva (1978), seguro
estaba de conectar el jonrón decisivo como así fue.

Lamentable que un pelotero con años aún por vivir como Pedro José Rodríguez, más conocido como Cheito (tenía solo 65 años), haya fallecido el pasado 13 de febrero de 2021. Se supone que atención médica no le haya faltado para poder aminorar los problemas renales que padecía, es lo menos que se podía hacer por un hombre que puso el nombre de Cuba muy en alto y que un buen día lo suspendieran por una ley que, años después se demostrara innecesaria e injusta.

Cheito bateador derecho y con una estatura de 178 cm, se dio a conocer nacionalmente cuando integró el equipo Cuba al campeonato mundial juvenil de México (1973). En ese conjunto Cheito era el eje de un trío de bateadores de poder, donde además estaban Ricardo Bent Williams y Heriberto Corbea. En el ámbito juvenil a Cheito se le comparó con el slugger venezolano Antonio Rafael Armas, más conocido en las Grandes Ligas como Tony Armas, el que jugó 14 temporadas en el circuito grande, donde disparó 251 cuadrangulares. Se afirmaba que Cheito estaba a la par de Tony Armas, pero el cienfueguero no jugó en las Mayores. En realidad, la mayoría de los peloteros cubanos de su época pensaban más en jugar para sus provincias y luego integrar la selección Cuba. Cheito era uno de ellos, pero si le hubiera dado por llegar al mundo profesional, no hay porque tener duda que habría triunfado.  

El gran pelotero nació el 26 de noviembre de 1955 en Cienfuegos, jugó pelota desde temprana edad, se destacó en los juveniles y ayudó a su selección nacional a coronarse campeona en el evento de México ya referido. Su debut en Series Nacionales fue en la temporada de 1973-74 con los Azucareros dirigidos por Pedro Pérez Delgado. Cheito venía como antesalista, pero los Azucareros tenían al espirituano Osvaldo Oliva en esa posición y en pleno apogeo, por lo que se le buscó un hueco en los jardines. Los caibarienenses Enrique Oduardo y Silvio Montejo defendían el jardín izquierdo y el central, respectivamente, por lo que Cheito ocupó el jardín derecho. Su ofensiva de largometraje fue evidente y desde entonces conformó con Antonio Muñoz uno de los one-two más peligrosos del béisbol de Series Nacionales. Su juego destacado le valió el premio de Novato del Año de la XIII Serie Nacional. En la temporada de 1974-75 volvió a mostrar fuerza en su bateo, cuya labor le permitió ser escogido para la pre-selección nacional a los Juegos Panamericanos en México (1975).

Me comentaban algunos colegas de trabajo, asistentes a algunos entrenamientos de la pre-selección nacional a México que, el jardinero Armando Capiró le decía continuamente a Cheito que jugara la tercera, que esa era su posición. Los colegas se reían, Cheito podría también jugar los jardines y seguramente abriría como regular. La realidad fue que sea Cheito como Antonio Muñoz abrieron como regulares en el primer juego de esos Panamericanos, donde no les fue nada bien y terminaron alternando en sus posiciones (Muñoz en el jardín derecho) con otros peloteros. Cheito conectó 3 imparables en 5 veces al bate en esa justa, su compañero Osvaldo Oliva se apropió de la antesala desde el segundo partido.

En las siguientes series nacionales continuó demostrando su extraordinario poder al bate. Sus conexiones eran largas y con velocidades, a entender del que suscribe, por encima de los 105 MPH, aunque entonces no existían esas mediciones. No obstante, Cheito se vio superado en jonrones y carreras impulsadas por Antonio Muñoz en la I Selectiva (1975) y en la XV Serie Nacional (1975-76). En la II Selectiva Muñoz lo aventajó en jonrones (12), pero no en impulsadas (43). Ya en la XVI Serie la historia cambió, Cheito se llevó los lideratos, con 9 jonrones y 45 impulsadas, y se reafirmó en la III Selectiva cuando disparó 16 jonrones e impulsó 56 carreras. Cheito se convertía en el jonronero número uno a nivel nacional por encima de otros destacados como Armando Capiró, Antonio Muñoz y Agustín Marquetti entre otros.

En la XVII (1976-77) Serie fue líder en jonrones (13), pero dejó guardada una sorpresa para todos los aficionados en la IV Serie Selectiva (1978) cuando conectó 28 cuadrangulares e impulsaba 75 carreras. Uno de esos jonrones fue el que le dio al veloz pinareño Rogelio García en el juego por el desempate, escenificado en el Estadio Latinoamericano, para darle el triunfo al equipo Las Villas en esa justa.

A nivel internacional siempre tuvo un buen desempeño, pero lo máximo logrado sucedió en los Juegos Centroamericanos en Medellín (1978) cuando disparó 15 jonrones e impulsó 37 carreras impulsadas en 10 juegos. Cheito conectó 3 jonrones en juego contra la selección de Colombia y en el siguiente juego repitió la gracia contra el conjunto boricua.  

La Copa Intercontinental de 1979 se efectuó en Cuba en el mes de octubre. El conjunto cubano venía con un one-two muy consolidado a base del jardinero Luis Giraldo Casanova como tercero en la alineación y Cheito como cuarto. La ofensiva del cienfueguero se hizo sentir, disparó 3 jonrones frente al equipo de Panamá, luego se volvió el villano perfecto de los estadounidenses en los dos juegos que escenificaron. Fueron partidos muy reñidos, Vinent abrió el primero, pero se topó con Joe Carter, suelto al bate, por lo que el pinareño Jesús Guerra salió como relevista y dominó la ofensiva norteña. En el siguiente jugado el sábado 20 de octubre, Guerra abrió, pero no le fue bien tampoco, Vinent vino al rescate, juego en el que se le vio lanzar por debajo del brazo a Carter. Antes no le había visto lanzar así. Lo importante fue que dominó, pero en el orden ofensivo estuvo Cheito a la cabeza en ambos juegos con jonrones. El que le conectó al lanzador norteño en el segundo juego fue como un balde de agua fría, el mismo serpentinero estadounidense se llevó las manos a la cabeza de asombro. Cheito era un tremendo toletero y capaz de dar el batazo a la hora buena. Una de sus habilidades al bate era su capacidad de conectar los lanzamientos en la zona baja y golfearlos con fuerza.

El juego de Cheito se vio interrumpido por una lesión en la temporada de 1979-80, que lo alejó por un año de los terrenos. Por iguales razones tampoco integró la selección nacional a la V Copa Intercontinental (Edmonton, 1981). En esa lid Cuba quedó segunda, derrota que tuvo mucho que ver con la decisión de llevar a Pedro Jova para defender la antesala y tener en el banco a un hombre de la reserva de la selección las Villas como Francisco Javier Carbonell. Serbio Borges dejó a Ramón Otamendi en casa y luego escogió a Agustín Arias, quien finalmente no viajó a Canadá.

Cheito volvió a integrar el equipo nacional a los XIV Juegos Centroamericanos en la Habana (1982), donde fue co-líder en jonrones (2) e impulsas (6). Igualmente fue parte de la selección a la VI Copa Intercontinental, Amberes, Bélgica (1983), donde regresó lesionado, lo que le impidió jugar en los Juegos Panamericanos en Caracas (1983). Al año siguiente jugó con la selección en la XXVIII Serie Mundial efectuada en Cuba, donde co-lideró el departamento de jonrones (6) con su compañero Luis Giraldo Casanova. No sabía Cheito que nunca más integraría la selección nacional.

El equipo nacional se preparaba para la VII Copa Intercontinental, Edmonton, Canadá (1985), Cheito estaba entre los pre-seleccionados cuando en la mañana del 15 de julio el Granma daba la noticia de su suspensión conjuntamente con el receptor Alberto Martínez. Los detalles fueron los de siempre, indisciplina, nada se dijo que era por tenencia de unos dólares (ver declaración adjunta). Se los detectaron mediante registro de las pertenencias completas de todos los peloteros seleccionados, como así hizo saber en entrevista reciente Víctor Mesa.

La comisión de béisbol de Villa Clara se movió cuando vio que el equipo de la provincia en la XXV Serie Nacional (1985-86) se arriesgaba a perder su título en la zona oriental, por lo que en las postrimerías se levantó la sanción a Alberto Martínez. Lamentablemente en Cienfuegos parece que les daba igual. Cheito estuvo cuatro temporadas suspendido, como él mismo declaró en una entrevista, esa sanción no le interesó ni al comisionado provincial ni al director del INDER de Cienfuegos.. No faltaron aquellos que lo criticaban, decían que estaba vendiendo carne de cerdo en Cienfuegos, si fuera cierto, no se sabe aquí donde está el pecado, de algo tiene que vivir el hombre. La Comisión Nacional tampoco movió un dedo.

A su regreso en la XXIX Serie Nacional (1989-90) ya Cheito no era el mismo, a ratos mostraba su extraordinario poder, pero esa sanción injusta y prolongada acabó con la carrera de uno de los más brillantes, por no decir el mejor, slugger de la pelota de Series Nacionales. Jugó hasta 1992-93 y entonces colgó bate y guante.

En resumen, en 15 Series Nacionales y 10 Selectivas conectó 1196 hits en 4171 veces al bate (.287), incluido 188 dobles, 16 triples y 286 jonrones, con 969 impulsadas, OBP de .391 y slugging de .545.  De no haber sido sancionado, Cheito podría haber llegado a los 500 jonrones. Sus lideratos en esas series fueron:

  • Líder en impulsadas (43) en la II Serie Selectiva (1976)
  • Líder en jonrones (9) e impulsadas (45) en la XVI Serie Nacional (1976-77)
  • Líder en jonrones (16) e impulsadas (56) en la III Serie Selectiva (1977) 
  • Líder en jonrones (13) en la XVII Serie Nacional (1977-78)
  • Líder en jonrones (28) e impulsadas (75) en la IV Serie Selectiva (1978)
  • Líder en carreras anotadas (42), jonrones (19), impulsadas (53), pelotazos recibidos (10), slugging (.743) y OPS (1.252) en la XVIII Serie Nacional (1978-79)
  • Líder en jonrones (18), impulsadas (55) y jugador más valioso en la XIX Serie Nacional (1979-80)
  • Co-líder en bases por bolas recibidas (51) (empatado con Pedro Medina) en la XXIII Serie Nacional (1983-84), y líder (29) en la XI Serie Selectiva
  • Líder en dobles (12) e impulsadas /38) en la X Serie Selectiva (1984) 

Integró la selección nacional a los siguientes eventos de mayores:

  • Juegos Centroamericanos- Medellín, Colombia (1978), Habana, Cuba (1982)
  • Juegos Panamericanos – México (1975), San Juan, Puerto Rico (1979)
  • Series Mundiales Amateur – Colombia (1976), Italia (1978), Japón (1980) y Habana (1984)
  • Copas Intercontinentales – Habana (1979), Bélgica (1983)

Estadísticas de su ofensiva en algunos de esos eventos:

  • Juegos Centroamericanos y del Caribe (1978)- promedio ofensivo .556, con record de 15 jonrones y 37 empujadas en 10 desafíos. 
  • Serie Mundial Amateur (1978)- 12 impulsadas en 10 desafíos
  • Juegos Panamericanos (1979)- promedio de .500, 7 jonrones y 17 impulsadas.
  • Copa Intercontinental (1979)- por su bateo se llevó el MVP del torneo
  • Serie Mundial Amateur (1980)- promedio .263
  • Copa Intercontinental Bélgica (1983)- promedio de .387
  • Serie Mundial Amateur (1984)- promedio de .229, con 6 jonrones, 12 anotadas y 11 empujadas en 13 juegos.

Cheito dirigió sin mucho éxito el equipo de su provincia en las temporadas del 2000 al 2002. Logró 61 victorias con 119 derrotas (.339). Luego Víctor Mesa lo llevó a servir de auxiliar en la tercera del equipo Matanzas, del cual se retiró nada feliz, sobre todo por un incidente con el corrido de bases de Ariel Sánchez. También fue auxiliar del equipo Cuba en el Clásico Mundial de 2013.

Quiso la vida que 27 años después del debut de Cheito en Series Nacionales, su hijo, Pedro José Rodríguez Román debutara en la XL Serie Nacional (2000-01) y se llevara el premio de novato del año al igual que su padre. El Cheito Jr. había integrado los equipos Cuba a los campeonatos juveniles en Taipei (1999) y Canadá (2000). De siempre mostró fuerza al bate, prueba de ello fue que co-lideró el departamento de cuadrangulares (17) con Reinier Yero en la en la XLIII Serie Nacional (2003-04).

Falleció el gran slugger cienfueguero, pero ni una palabra de autocrítica sobre lo acontecido con su carrera. La autocrítica habría servido para hacer justicia con un hombre que brilló en Cuba como en la arena internacional y que pudo haber optado por otros rumbos de victoria, a lo cual jamás decidió. De todas formas, el gran atleta puede descansar seguro que millones de aficionados cubanos lo recordarán como un grande del deporte nacional cubano.

Escrito por Esteban Romero, 23 febrero de 2021, con información consultada en la base de datos del autor.

Si vas a Roma, Italia, no dejes de visitar Villa d’Este

Las Cien Fuentes hablan entre el verdor virgen,
hablan suave y llano como bocas femeninas, mientras
en su cima, donde resplandece el sol púrpura, brillan las águilas.”
Gabriele D’Annunzio (1863-1938, novelista, poeta,
periodista y político italiano)

Uno de los lugares más bellos que uno puede visitar en las afueras de Roma es la llamada Villa del Este (Villa D’Este), la que posee jardines todos con fuentes de agua, todas diversas tanto en arquitectura como significado.

Llegar allí no es difícil desde en Roma, basta con tomar la circunvalación romana, el llamado raccordo anulare y tomar la salida 13 en dirección a Tivoli. En el trayecto, por su derecha, le pasará a la famosa Villa Adriana, que no debe confundirse con Villa D’Este. La primera está a 23 km de Roma, mientras que Villa d´Este está a 34. También puede uno ir en tren, supongo que desde Stazione Termini, pero las veces que he ido, siempre ha sido en auto.  

La familia del autor en las Cien Fuentes en 1991

La Villa fue idea del cardenal Ippolito d’Este, hijo del matrimonio de Lucrecia Borgia con Alfonso I de Este, Duque de Ferrara, Modena y de Reggio. En el pasado pensaba que era promoción del hijo de Lucrecia por incesto con su hermano César, aunque hay otras versiones que dicen que fue con su padre el Papa Alejandro VI. Sea como sea, el cardenal Ippolito d’Este fue nombrado gobernador de Tivoli por el papa Julio III.

La obra se comenzó en 1550 bajo la guía del arquitecto Pirro Ligori. Esta villa atesora jardines sobre terrazas, los cuales están rodeados de distintas fuentes de agua, proporcionada por el río Aniene.

Visitar el lugar le llevará un buen rato, ya que deberá subir y bajar escaleras que lo llevan a cada fuente. El paseo se hace agradable y es como si uno no quiera despegarse de esta belleza.

La entrada de la villa es el llamado Appartamento Vecchio, o Apartamento Viejo, donde residiera Ippolito d´Este. Al descender uno encontrará las fuentes existentes, entre las principales están la Fontana del Bicchierone o Fuente de la gran taza, la fuente Rometta o pequeña Roma, la Fontana dell’Ovato o Fuente Oval, le Cento Fontane o las cien fuentes, la Fuente de Neptuno y la Fuente de Diana.

En este lugar el compositor Ferenc Liszt tocó uno de sus últimos conciertos, lo que sucedió en 1879. A la entrada de la Villa hay una tarja que así lo recuerda. La pieza compuesta con Liszt alegórica a la Villa es “Juegos de agua de Villa d’Este.

En 2001 esta belleza fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Escrito por Ricardo Labrada, 2 febrero de 2021, con información histórica tomada en línea.

“Almirante Yamamoto Isoroku (2011)”, una biografía llevada al cine

Espero dictar la paz a los Estados Unidos
en la Casa Blanca de Washington.”
Almirante Yamamoto Isoroku

De siempre se ha hablado de la pericia militar del Almirante Yamamoto, comandante en jefe de la Flota Combinada de la Armada Imperial Japonesa durante la Segunda Guerra Mundial. Como estratega militar era considerado de los mejores en el mundo. Conocía bien las debilidades propias como las del enemigo, era muy cuidadoso a la hora de evaluar las capacidades enemigas, subestimarlas nunca fue parte de su pensamiento.

Este hombre había nacido el 4 de abril de 1884 en Nagaoka, bajo el nombre de Isoroku Takano, hijo de un samurái menor de Nagaoka-han. Isoroku significa 56, que era la edad de su padre cuando él nació. En 1913 su padre falleció e Isoroku fue adoptado por la familia Yamamoto en 1916, lo que le obligó a cambiar de apellido.

Isoroku desde 1901 venía sirviendo en las fuerzas armadas de su país y desde 1907 en la flota naval japonesa. Tuvo suerte que lo mandaron a estudiar a la Universidad de Harvard en 1921, donde aprendió no poco incluido el inglés. A su regreso fue ascendido y continuó como oficial de la fuerza naval de su país. En su carrera militar se vio al frente de sus fuerzas en varios enfrentamientos, pero el más recordado fue a partir del ataque traicionero de Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941.

Esta información previa es necesaria para discutir algo del film de referencia y como presenta al famoso estratega. La percepción que uno se lleva es que Yamamoto no era ningún santo, pero sí un hombre astuto e inteligente, con mucha cultura militar y económica. De sobras sabía que enfrentarse a EE.UU. era una locura, Japón jamás contó con la flota naval y aérea que tenían los EE.UU. Un ataque debería ser por sorpresa para que el enemigo no tuviera tiempo de recuperación inmediata. Así lo pensó y así lo ejecutó, ese ataque a Pearl Harbor fue plan de su cabeza, con la única salvedad, que estuvo en desacuerdo que la declaración de guerra al adversario se realizara una hora después de iniciado el ataque.

Él deseaba una paz con sus términos, con los de Japón, no con los del enemigo. Su idea era golpear para no dejar margen alguno a una confrontación sucesiva y así obligar al adversario a negociar una paz al antojo nipón. El film lo ilustra bien, un hombre medido, con buenos modales, muy preocupado por la respuesta de EE.UU., a sabiendas del poderío del adversario.

En Pearl Harbor ganó, pero sabía lo que vendría después, no sería ninguna paz para su país. Como sabemos, el presidente Roosevelt poco después del ataque declaró la guerra a Japón, país al que prometió que pagaría bien caro su ataque traicionero. Aunque el film no muestra nada de la declaración del presidente norteamericano, Yamamoto sabía que en lo sucesivo su país no lo tendría fácil contra los EE.UU. 

La batalla de Midway fue un ejemplo de la tormenta, algo que la prensa y autoridades japonesas presentaron como victoria ante su pueblo, cuando en realidad fue una sonada derrota.

Este film se debe ver analíticamente, como se dice, tratar de leer en entrelíneas. El director Izuru Narushima, y los guionistas Yasuo Hasegawa y Kenzaburô Iida tratan de presentar una imagen edulcorada de Yamamoto como un hombre de paz, algo que no se corresponde con los hechos. En cuanta confrontación militar hubo en la II Guerra Mundial con intervención japonesa, la mano de Yamamoto estuvo presente. El final de su vida se correspondió con su obra, “El que a hierro mata, a hierro muere”.

Como mérito de esta cinta es de destacar las actuaciones de casi todo el reparto, donde sobresale la de Kôji Yakusho, hombre que supo encarnar la figura de Yamamoto y presentarse en la forma que los realizadores quisieron darles.  

Existe una versión fílmica de 1968 sobre la vida del Almirante Yamamoto, película dirigida por Seiji Maruyama, donde el famoso Toshiro Mifune interpreta el papel del Almirante. Como el que suscribe no ha visto esta versión, no puede afirmar que la del 2011 sea un remake de la anterior.

Escrito por Esteban Hernández, 29 enero de 2021, con información consultada en IMDB.com

Las exigencias para exaltar a un pelotero al Salón de la Fama del Béisbol

No me preocupa que le guste o no….Todo lo que le pido
es que me respete como ser humano que soy.”
Jackie Robinson
Salón de los exaltados en Cooperstown (foto del autor)

El resultado de la votación de 2021 para exaltar peloteros con méritos al Salón de la Fama del Béisbol concluyó con ningún jugador electo. Esto no es primera vez que ocurre, pero la de este caso tiene sus connotaciones.

A los votantes con derecho a elegir a los nuevos miembros del Salón se les ha instruido seguir los siguientes principios a la hora de la elección: resultados del pelotero, habilidad deportiva, integridad, deportividad, carácter y contribuciones a los equipos en que militó.  

Nada extraño, pero hay otros aspectos que salen a relucir en el acápite de integridad. Cada pelotero puede tener constitucionalmente su forma de pensar, pero no le da eso derecho a denigrar personas por el color de su piel o la religión que profese. Tampoco ofender groseramente a la prensa.

No menos importante es la actitud del pelotero con respecto a las sustancias prohibidas, esas que suelen mejorar el rendimiento del jugador. Si las consumió por largo tiempo y en qué medida contribuyó a estirar la vida profesional del atleta y a lograr récords inéditos.  

La violencia de género o doméstica tampoco puede escapar de la visión de los votantes. Si se habla de integridad, un ogro en casa o con su familia no tiene ningún derecho a mérito, así haya bateado y fildeado mejor que nadie.

Todos estos elementos se tienen ahora en cuenta para la elección. Peloteros como Curt Schilling, Roger Clemens y Barry Bonds no alcanzaron los votos necesarios para su exaltación. Los dos últimos por los problemas que confrontan con el uso de sustancias prohibidas, algo que ellos niegan, pero que la realidad no les da la razón.

Schilling es un caso de pelotero politizado, con posiciones ultraconservadoras. Este fue un destacado lanzador, participante en 4 series mundiales con tres equipos distintos, en 3 de ellas campeones de la serie, donde su pitcheo puso su granito de arena en pro de la victoria. En 2021 Schilling se quedó corto de llegar al Salón por 16 votos, que podrían haber sido más si la votación se hubiera cerrado el 7 de enero de 2021.

Las declaraciones de Schilling han sido de odio, unas contra los musulmanes, otras contra los periodistas y los transgéneros, comentarios que siguen una filosofía muy clara y que no ayuda en lo absoluto al entendimiento entre los pueblos. El mismo 6 de enero de 2021 cuando el Capitolio de la capital norteamericana era asaltado por turbas de rebeldes, Schilling no tardó en comentar: “que importan los derechos y la democracia, se trata del fin de la corrupción gubernamental.” Muchos periodistas pidieron revocar su voto por Schilling, algo imposible ya que la votación se había cerrado el 31 de diciembre de 2020.

No le bastó eso para que el 19 de enero declarara otro disparate más: “El verdadero diablo y la corrupción entran en la Casa Blanca mañana.” Ya en ese momento muchos periodistas, votantes del Salón, declararon no volver a votar por Schilling, a lo que el pelotero ni corto ni perezoso solicitó su baja de la votación del Salón. En el pasado Schilling ha hecho críticas a otros candidatos al Salón de la Fama, como si él fuera la mismísima ley.

De los otros candidatos hay también elementos adversos para su exaltación. Por ejemplo, Omar Vizquel, un ganador de Guante de Oro once veces, ha visto cómo sus votos descienden debido a los repetidos abusos domésticos cometidos y denunciados por su esposa. El curazoleño Andruw Jones fue detenido en 2012 con cargos de violencia doméstica, mientras que Todd Helton estuvo detenido dos días por conducir ebrio. Por lo tanto, el principio de integridad tendrá mucho que ver con las votaciones en el futuro de estos candidatos al Salón de la Fama.  

Schilling retirada o no su candidatura, la tendría muy difícil para entrar en el Salón en lo sucesivo. Sin embargo, es oportuno detenerse en este caso no tanto para hablar de él sino de otros que fueron muy buenos peloteros, pero con un comportamiento muy parecido al de Schilling.

Se trata de Ty Cobb, estrella indudable del béisbol, exaltado al Salón en 1936; el jardinero central Tris Speaker, miembro del Salón desde 1937; el defensor de la intermedia Eddie Collins y el ex-inicialista-antesalista-receptor Cap Anson, ambos exaltados en 1939. Todos ellos fueron furibundos racistas. Anson tuvo mucho que ver con la prohibición de los peloteros negros en las Grandes Ligas, se negaba a jugar contra equipo que tuviera pelotero negro en sus filas.

Así que la regla que se aplique desde ahora debe ser para todos aquellos que han tenido una sombra grande en eso que se llama integridad. Esos cuatro peloteros pudieran ser objeto de revisión, lo cual, no es de dudar, tendrá mucha oposición.

Lo expuesto aquí no superpone el criterio del que suscribe, de que en el Salón de la Fama no están todos lo que tienen que estar. Hay mucho pelotero negro aún olvidado, incluso con carrera meritoria en las Grandes Ligas como es el caso del cubano Orestes Miñoso.

Fuentes

Anon. 2021. No candidates elected to Baseball’s Hall of Fame in 2021. CBS News, Jan. 26. https://www.cbsnews.com/news/baseball-hall-of-fame-voting-no-new-members-class-of-2021/

Baseball-reference.com

Cohen David. 2021. Baseball Hall of Fame rejects politically outspoken star Curt Schilling. Politico.com, Jan. 26. https://www.politico.com/news/2021/01/26/curt-schilling-baseball-hall-fame-462801

Escrito por Esteban Romero, 30 enero de 2021

“Matrimonio a la italiana (1964)”, un filme que bordea la perfección

La prostitución no es el oficio más antiguo del mundo,
sino la esclavitud más antigua y grande de la historia.”
Carmen Calvo, 1ra. Vice-presidenta, Gobierno España (2020-21)

Hace tantos años que el autor vio esta película por primera vez. Para que se tenga una idea, fue en la URSS en 1965, así que el film pudo sobrepasar la fuerte censura del Estado Soviético. Aparte de ese mérito indudable, este drama-comedia es una representación de muchos aspectos de la vida de Nápoles, ciudad italiana y capital de la región de Campania, la que tiene sus diferencias con otras urbes del país.

Vittorio De Sica es, a criterio del que suscribe, uno de los grandes monstruos de la pantalla, sea como actor o como director, como es el de este caso. A De Sica como director no se le escapa nada del entorno napolitano, cuya trama comienza en el período de guerra cuando los aliados iban reconquistando el país.

La pobreza era más que evidente y la gente se veía obligada a sobrevivir como les fuera posible. La prostitución era una labor muy normal para las mujeres, los prostíbulos no faltaban en ningún pueblo de la Campania. A eso hay que sumar eso que los italianos llaman furbizia, lo que traducido al español significa picardía, habilidad para hacerse de algo de igual manera como el cuervo engañaba la zorra en los cartones de los años 50. Las prostitutas lo fueron por necesidad, por la pobreza y la miseria existente, no era por deportes o por afición sexual, algo que se debe recalcar cuando hay regímenes que no quieren admitir este fenómeno como pobreza material de las sociedades que mal gobiernan.

De Sica logró presentar ese momento triste de la vida napolitana con mucho acierto, a la vez que mostraba imágenes de la parte vieja de la ciudad o barrio español, la Plaza del Plebiscito en varias ocasiones, la calle Spaccanapoli, una de las tres principales de Nápoles ciudad y otros lugares de interés, incluido el entorno del Vesubio.  Después que uno conoce Nápoles va reconociendo todos esos lugares a lo largo del film, algo imposible cuando vi la peli por primera vez.

Regresando a la trama escrita por el napolitano Eduardo de Filippo, todo gira alrededor de una prostituta, de nombre Filomena Marturano, y de un hombre rico, de esos que se piensan que la gente tiene que arrodillarse a su paso, habilidoso, tramposo, muy dado a fornicar con mujeres de cualquier edad, de nombre Domenico Soriano.

El rollo entre ambos fue tal que sacó a flote el coraje y furbizia de Filomena y sus amistades colaboradoras para enfrentarse a la negación de una realidad de parte de Don Domenico. Filomena tenía un secreto, el que utilizó como arma para vencer a su amado Domenico. Lo sabrán cuando vean la película, no es costumbre de este blog relatar spoilers.

Lo que sí les puedo adelantar es que se trata de un film protagonizado por dos gigantes del cine italiano, Sophia Loren y Marcello Mastroianni, los que actuaron juntos en unas quince películas, aunque esta se puede ubicar entre las tres mejores de su colaboración. En el reparto también aparece Aldo Puglisi, un actor con un número limitado de películas, pero con actuaciones de calidad.

Si uno ve el filme en idioma original, se dará cuenta que parte del mismo corre hablado en dialecto napolitano. Sophia Loren, nacida en Roma y criada en Nápoles, gusta de hablarlo, algo que lo hace más veces que Mastroianni, quien es oriundo de la región Lazio.

Amigos lectores, si no lo han visto, no dejen de hacerlo, al final del mismo sentirán la satisfacción de conocer ese mundo y parte de su historia.

Escrito por Esteban Hernández, con información consultada en IMDB.com

Thaddeus Stevens, un político a favor de la justicia social y la igualdad racial





Nuestro objetivo no debería ser solo poner fin a esta terrible guerra ahora,
sino evitar que se repita. Todos deben admitir que la esclavitud es la causa
de ello. Sin esclavitud, este día deberíamos ser un pueblo unido y feliz.
Thaddeus Stevens

La figura de referencia no es muy ampliamente conocida, me atrevo a afirmar que ni los actuales senadores republicanos en EE.UU. le conocen o le recuerdan. De eso da cuenta un reciente artículo publicado por la MSNBC.com.

Thaddeus Stevens nació el 4 de abril de 1792 en Danville, Vermont, quien en su juventud estudió leyes, lo que comenzó a practicar en el Estado de Pensilvania en 1816. Stevens conoció de cerca el sistema opresivo de esclavitud imperante en su país, por lo que tan pronto le fue posible se opuso firmemente a la servidumbre y defendió a un gran número de fugitivos sin honorarios.

Este ilustre político demostró ser amigo de los bancos, las mejoras internas y las escuelas públicas y enemigo de los masones, los demócratas jacksonianos y los esclavistas. Fue miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos (1849-1853), abogó por aumentos de tarifas y se opuso a la disposición de esclavos fugitivos incluida dentro del Compromiso de 1850. Como afirma MSBNC.com, Stevens fue un ícono de los derechos civiles y un exacto aliado que los negros estadounidenses necesitarían nuevamente hoy.

Fue presidente del Comité de Medios y Arbitrios y más tarde del Comité de Apropiaciones, donde con su elocuencia característica y sus dotes de parlamentario pudo ejercer el rol de liderazgo entonces necesitado.

Stevens y otros miembros del congreso encontraron mucha oposición a sus ideas de alejar a los EE.UU. de su pasado racista durante la guerra civil, lo cual desafiaba la opinión del presidente Andrew Johnson, sucesor de Abraham Lincoln.

Lo interesante de Stevens, algo que tiene vida aún en EE.UU., es que se dio cuenta que los estados sureños vencidos durante la Guerra se comportaban como provincias conquistadas, donde no se aplicaban las limitaciones de la Constitución.

Tampoco aceptaba la noción que “una raza de hombres debe tener el derecho exclusivo de gobernar esta nación para siempre” sobre todas las demás: “¿En qué se diferencia esto de la esclavitud?” A su vez abogó por no darle asiento en el parlamento a los estados secesionistas hasta que no otorgaran derechos a los residentes negros antes esclavizados.

Para Stevens lo justo no era necesariamente lo popular, por lo que siempre luchó por la justicia y afirmaba: “La concesión mutua, por lo tanto, es nuestro único recurso, o las hostilidades mutuas.”

Le tocó a Stevens comenzar el juicio político del presidente Johnson, una especie entonces de Donald Trump. El proceso se inició en el Senado el 25 de febrero de 1868. Stevens estaba terriblemente enfermo cuando comenzó el juicio, hasta el punto de que solo pudo leer la mitad de sus alegatos finales antes de pasarlos a uno de sus compañeros fiscales. La justicia no prevaleció, ya que por un voto en contra Johnson no llegó a ser condenado.

El 11 de agosto de 1868, fallecía Stevens en Washington, D.C. Su figura fue algo olvidada, excepto en los estados secesionistas, donde ha sido vilipendiado como todo un tirano, mientras los historiadores del lugar se han encargado de enterrar cuanto vestigio exista del ideario de este ilustre y excepcional político.

Sus ideas se mantuvieron hasta el final de sus días. Se cuenta que supo que su entierro se haría en lugar que no permitía el entierro de los negros, por lo que inmediatamente compró una parcela en un cementerio integrado.

Fuentes  

Brown Hayes. 2021. Social justice and impeachment: Thaddeus Stevens was a trailblazer for both. MSBNC.com, Jan. 18. https://www.msnbc.com/opinion/social-justice-impeachment-thaddeus-stevens-was-trailblazer-both-n1254561?icid=msd_topgrid.

Anon. 2015. Stevens, Thaddeus. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago.

Escrito por Ricardo Labrada, 22 enero de 2021

 

Emocionante y real, “El duodécimo hombre (2017)”

El patriotismo no consiste en ondear la bandera,
sino en luchar para que el país sea justo y fuerte.
James Bryce (1838-1922, historiador, político y escritor británico)

Hay muchas películas bélicas, no todas con el debido brillo o rigor histórico, algunas bastante cursi o más dadas a mostrar masacres de ambas partes sin entrar en sus causas.

“El duodécimo hombre (2017)” es una peli de producción noruega, dirigida por el director neerlandés Harald Zwart. El film refleja la realidad de un grupo de doce saboteadores de ese país nórdico, entonces ocupado por la Alemania nazi, entrenados y enviados desde Gran Bretaña a Noruega. Se trata de un hecho real.

El grupo de rebeldes fue interceptado a su llegada a costas noruegas. Los nazis no tardaron en matar y apresar a algunos de ellos. La cuenta daba once, ¿dónde estaba el duodécimo? Por ahí se va la trama que, en síntesis, refleja el valor y coraje de Jean Baalsrud, además de la colaboración y sentido de patriotismo de la dispersa población local, muy deseosa de la salida de las tropas nazis.

Los nazis pusieron todo su empeño en la captura del saboteador faltante, incluso apelaron a métodos salvajes para poder justificar la hipótesis de que el duodécimo no había muerto. Dice un refrán que un pueblo unido jamás será vencido y eso es lo que se ve a lo largo de este film. El objetivo estaba claro, Baalsrud debía llegar a la vecina y neutral Suecia. Era mucha información archivada en su cabeza, la que jamás sería dada al enemigo.

Las vistas de los lugares montañosos y nevados, ríos y fiordos le dan un valor añadido a la cinta. Los nervios se ponen de punta cuando uno ve a los locales lanzarse a aguas que rozan temperaturas cercanas a 0. También pasar la noche en exteriores con temperaturas de -30 grados.

Este film no es uno más de carácter bélico, es muy original y aporta cultura a quien lo vea, además de toda la acción que se muestra en el mismo. Tampoco se puede ignorar el estupendo papel interpretado por Thomas Gullestad como el perseguido Jan Baalsrud. Gullestad se vio en la necesidad de perder 15 kg en ocho semanas para poder interpretar este papel. Lo mismo se puede decir del irlandés Jonathan Rhys Meyer, quien no hablaba nada de alemán y tuvo que aprender su guion en este idioma para poder interpretar el papel del sádico oficial alemán Kurt Stage.  

 Escrito por Esteban Hernández, el 21 enero de 2021, con información consultada en IMDB.com

La trama de “Adivina quién viene esta noche (1967)” es muy actual

Nunca se me ocurrió que me iba a enamorar de
un negro, pero ha ocurrido y nada cambiará.
Frase de Joanna, la novia del médico afro en la película

La historia de la humanidad es en parte, la historia de la discriminación racial. Los blancos siempre se han considerado la raza suprema del Universo y de aquellos que tengan otra pigmentación, sea negra, bronceada o amarilla, a quienes se les ha considerado como entes similares a gorilas, chimpancés y orangutanes. Así de sencillo.

Con anterioridad, en el siglo XIX habían surgido hombres que se oponían a la esclavitud. De hecho, los regímenes feudales desaparecían ante el auge del capitalismo como formación más productiva, por lo que el esclavismo era un fenómeno primitivo, que no favorecía precisamente al capitalismo y la creación de masas asalariadas. Había que explotarlas con más eficiencia, el esclavo o el siervo ya no eran de utilidad. La negación de la esclavitud no era signo de integración, no nos confundamos. Se aceptaba al negro o al chino en otras condiciones, pero nada de mezcla con blancos, eso no era parte del menú de desarrollo previsto.

La evolución es parte de la dialéctica, aquella que niega muchas creencias con sus dogmas embrutecedores. Llegado al siglo XX muchas cosas comenzaron a cambiar y los negros importados de África en el hemisferio occidental comenzaron a abrirse paso, a la vez que muchos blancos adquirían opiniones distintas a las prevalecientes y tomaban a los negros y chinos como seres humanos con sus capacidades.

Una blanca casada con un negro o viceversa, no, eso no. El negro con su negra y el blanco con su blanca, aunque de siempre los colonizadores blancos gustaban de tener sus familias aristocráticas y se iban por los establos en las madrugadas para copular con alguna negrita esclava. Tengo un ascendente muy importante que dejó un reguero de hijos mestizos en la finca de su propiedad, que conste. Las cosas fueron cambiando, quien se lea el libro de la autobiografía de Malcolm X se dará cuenta que su primer oficio era de gigolo, se dedicaba a satisfacer con su largo musculo primo a las blancas insatisfechas en la sociedad americana. Se hacía a escondidas, la blanca que se viera en ese enredo iría a prisión y completamente desprestigiada.

La película “Adivina quién viene esta noche (1967)” del director Stanley Kramer expone bien la problemática cuando un negro y una blanca se enamoran. Lo que se expone no es el racismo de parte de los progenitores de ambas partes, sino de su preocupación por lo que les espera en el futuro una vez se casen y tengan hijos. En el momento de estreno del film las leyes segregacionistas eran abolidas en los EE.UU. y estaba el proceso de apelación de los condenados Mildred Loving, una mujer negra, y Richard Loving, un hombre blanco, los que se habían casado en Virginia y fueron condenados a un año de cárcel por haber violado la ley de Integridad Racial de 1924. En el film se hace saber que solo se admitía el matrimonio interracial en 18 estados de la Unión.

Lo interesante es ver la actitud y mentalidad de la sirvienta negra de la casa. Ella no concebía que un negro pudiera llegar a ser médico y muy destacado, por lo que trataba al novio como si fuera un golfo e intruso en esa familia blanca. La costumbre e ignorancia en la que vivió no le daba lugar a pensar de otra manera.

Esta película es un adelanto y previsión de lo que vendría décadas después. Lo lamentable es que aún existen supremacistas blancos y el racismo le queda algún rato de existencia. El fenómeno discriminatorio no es solo en la sociedad americana, sino también en varios países europeos e incluso del llamado Tercer Mundo. No obstante, en Europa se aprecia un avance sustancial en la unión, sea incluso informal, de parejas de razas distintas.

Este fue el último film en la carrera del actor Spencer Tracy, quién fue nominado para OSCAR como mejor actor. Katharine Hepburn, se llevó el Oscar como mejor actriz.  Cecil Kellaway, en el papel del cura católico amigo de la familia, con posiciones muy positivas respecto a la unión de la pareja, recibió nominación para Oscar como mejor actor de reparto. Beath Richards, la madre del médico negro, se adjudicó la otra nominación como mejor actriz de reparto. El destacado director Stanley Kramer, muy dado a abordar estos temas raciales, fue nominado como mejor director. Todos esos actores, actrices y director recibieron otras nominaciones de Globo de Oro y premios BAFTA. Las actuaciones de los enamorados en el film Sidney Poitier y Katharine Houghton, aunque no premiados o nominados, estuvieron al nivel requerido.

Sin lugar a dudas, el tema de la película es actual y lo será mientras exista esos males llamados racismo y segregación, por lo que su valor permanece y es una cinta que debería ser vistas en todos aquellos países que aún confrontan estos problemas.   

Escrito por Esteban Hernández, 23 diciembre de 2020, con información consultada en IMDB.com y Wikipedia.com  

Recuerdos de la carrera de Tom Lasorda

Mi sangre es azul como la de los Dodgers y
cuando muera iré como un gran Dodger al cielo.”
Tom Lasorda

Repasando las noticias de AP News el 8 de enero de 2020 me encontré con el triste anuncio del fallecimiento del lanzador zurdo Tom Lasorda, quien años después de retirado del juego activo fungió con mucho éxito como mánager de los Dodgers de los Ángeles.

Lasorda fue una figura muy popular en Cuba en la década de los 50, país en el que jugó sea en la Liga profesional cubana y como visitante con los Reales de Montreal de la Liga Internacional (AAA). Los cubanos de aquellas generaciones le recuerdan con respeto y simpatía.  

El lanzador zurdo Thomas Charles Lasorda nació el 22 de setiembre de 1927 en Norristown, Pensilvania, medía 178 cm, en el seno de una familia católica de cinco hermanos y debutó en ligas menores con los Weavers de Concord, liga Estado de Carolina del Norte (clase D), sucursal de los Filies. Luego fue reclutado por el servicio militar de su país y una vez desmovilizado los Dodgers vía waivers se hicieron de los servicios de lanzador, el que también defendía bien la inicial y era un bateador de tacto.

En 1948 lanzó para los azulejos de Schenectady, Liga Canadiense-Americana, donde logró la hazaña de ponchar a 25 adversarios en juego de 15 entradas. Desde 1950 se desempeñó con los Reales de Montreal, sucursal de los Dodgers en la Liga Internacional (AAA).

Con el equipo grande debutó el 5 de agosto de 1954, donde realmente no hizo nada del otro mundo, por lo que dos temporadas después pasó a los Atléticos de Kansas City, con los que lanzó en la temporada de 1956.

Sin llegar a ser una estrella en la Liga Internacional, Lasorda era muy laborioso y capaz de lanzar juegos prolongados de extra-innings.

En Cuba jugó en la temporada de 1951-52, para los Alacranes del Almendares, nuevamente nada del otro mundo, 3 ganados y 7 perdidos más una famosa tangana, que ocurrió en la primera entrada del juego del sábado 5 de enero de 1952 entre los Tigres del Marianao y los Alacranes.

Lasorda años después rememoró como fue aquella bronca con el gigante de 185 cm de altura, el inicialista cubano Chiquitín Cabrera. Lasorda le había arrimado dos lanzamientos a Cabrera, al segundo el cubano le fue arriba bate en mano. Lasorda relató: “Justo cuando estaba a punto de golpearme con su bate, le arrojé mi guante en la cara y lo tacleé. No sé cómo lo hice, pero lo levanté en el aire y lo giré.” En otra conversación, años después, dijo jocosamente: “Chiquitín no sabía que yo era el maestro de Bruce Lee.”

La tangana costó caro al árbitro principal, el norteamericano, Pat Padden de la Asociación Americana, quién en su afán por separar a los dos peloteros, cayó y quedó inconsciente. En realidad, Padden no estaba bien de salud y la fuerza realizada lo desplomó completamente. Finalmente fue hospitalizado y no volvió a ejercer por el resto de la temporada en la liga profesional cubana.

Lasorda y Cabrera fueron llevados a juicio al siguiente día, el juez le preguntó a Lasorda si quería presentar cargos contra el cubano, a lo que él respondió que quería volver a lanzarle. Si contó después otra cosa que no era cierto. Dijo haber sido invitado al Palacio Presidencial por Batista, quien le preguntó si había algo en que pudiera ayudarlo. Batista logró su golpe de estado el 10 de marzo de 1952, o sea más de 2 meses después de la bronca y cuando la temporada de la liga cubana había terminado en febrero. Pudiera ser que se haya equivocado de presidente y haya llamado a Prío Socarrás como Batista, o tal vez lo soñó.

Con los Azules volvió a lanzar en la temporada de 1958-59 cuando ganó 8 juegos y perdió 3, PCL de 1.89, trabajo que contribuyó a que el Almendares se alzara con la victoria del campeonato por última vez en su historia. En la Serie del Caribe en Caracas (1959), no ganó ni perdió, solo lanzó 3.1 entradas, justa que el Almendares también bien ganó.

Personalmente le recuerdo más lanzando para los Reales de Montreal frente a los Cubans en 1959. A partir del 18 de abril de 1959 se inició una serie de cuatro juegos entre los Reales y los Cubans en el estadio del Cerro. Los de Montreal venía con tres guerrilleros en sus filas, dos de ellos como primero y segundo bates, Ángel Scull (CF) y Edmundo Amorós (LF). El primer juego fue ganado por los anfitriones gracias a bateo de Carlos Paula sobre el abridor, amigo y rival al campo, el “guerrillero” guanabacoense René Valdés, más conocido como Látigo Gutiérrez en Cuba. El Látigo solo duró un tercio de juego. Al siguiente día, doble juego, aleluya, al estadio fuimos en grupo familiar. El primer juego dominical fue de nueva ofensiva de los Cubans, encabezada por Leo Cárdenas y el Haitiano González. Revisando en la prensa de entonces, el abridor de los Reales fue el derecho Ted “Babe” Birrer. Para el segundo desafío, hubo receta de zurdo, el boricua Roberto Vargas, al que los Cubans batearon y la altura de la mitad de juego llenaron las bases y con el Haitiano al bate. Otro zurdo vino de relevo, era Lasorda, guapo como siempre, pero eso no siempre funciona en el béisbol. Puso una bola alta en home y el Haitiano la rechazó con fuerza. La bola se iba abriendo, no podía creer que no cayera dentro, a mis ojos fue un foul, picó al fondo, en el espacio que había entre la grada del sol y la grada de la línea de primera, donde nos hallábamos, qué pena fue nuestra reacción. Equivocados estábamos, el árbitro de primera, internado, había decretado el fair, por lo que se convirtió en jonrón, un grand slam. Esas cuatro carreras sacaban a los Reales de juego prácticamente, pero Lasorda tiró su guante en el montículo y la emprendió con el árbitro, al final fue sustituido inmediatamente. Ese hecho se me quedó grabado.

Al siguiente día, lunes 20 de abril de 1959, Lasorda lanzó 14 entradas a los Cubans para vencerlos 2-1 finalmente. Era un lanzador muy laborioso y empeñado. Nuevamente en junio se enfrentaron Montreal y Cubans, esta vez en Montreal, y Lasorda dominó al Cuba 3-2 en juego del 8 de junio 1959.

Así y todo, se puede considerar que no fue ninguna estrella del pitcheo. En las mayores jamás ganó y perdió 4, con un WHIP de espanto, 1.87 y PCL de 6.48. En las Menores, en 14 temporadas, 11 de ellas en AAA, le fue mejor, 110-63.  Eso sí, era un lanzador muy perseverante.

En 1960 se retiró del juego activo y pasó a ser cazatalento para los Dodgers hasta 1965. Un año después debutó como director en Ligas Menores. Primero lo hizo con el Pocatello y Ooden en la Liga Pioneer, en 1969 dirigió a los Indios de Spokane en la Liga de la Costa del Pacífico (AAA), donde se mantuvo hasta 1971, y en 1972 dirigió los Dukes de Albuquerque en igual liga. En las Menores ganó 941 juegos ganados y 524 derrotas, para promedio de 1465 (.642).

En 1973 se convirtió en coach de tercera base de los Dodgers, dirigidos entonces por el legendario Walter Alston, quien se retiró en 1976 y cedió su puesto a Lasorda.

También desde 1972 hasta 1976, Lasorda dirigió a los Tigres de Licey en la invernal dominicana, donde triunfó en dos temporadas y se llevó el cetro de una Serie del Caribe. Previamente a esta dirección, fue timonel del Escogido en la temporada de 1970-71.  

En 1977 se llevó el triunfo en la Liga Nacional, pero tropezaron con los Yankees dirigidos por el ex-segunda base Billy Martin, que derrotaron al equipo de los Ángeles en 6 juegos. Lamentable, pues el juego de Dusty Baker con los Dodgers fue de otra galaxia, pero el de los mulos, que tuve la suerte de verlo jugar en 1979, era una aplanadora con Munston, Chambliss, Reggie Jackson, Willie Randolph y Bucky Dent entre otros.

La historia se repitió en 1978, nuevamente los mulos se llevaron la serie mundial en 6 juegos. Billy Martin decía que el día que Lasorda muriera y llegara a los cielos, vería que Dios era todo un yankee en el béisbol.

La cosa cambió en 1981 cuando se volvieron a ver las caras ambos equipos en la serie mundial y la sonrisa fue para los Dodgers en 6 juegos. Aquel equipo traía figuras que más tarde se destacaron como managers, como el receptor Mike Scioscia y el jardinero Dusty Baker, además del dominicano Pedro Guerrero, los lanzadores Fernando Valenzuela y Burt Hooton entre otros.

La segunda victoria de Lasorda en Serie Mundial fue en 1988 cuando en cinco juegos vencieron a los Atléticos de Oakland. Su balance como director, a lo largo de 21 temporadas con los Dodgers, fue de 1599 ganados y 1439 perdidos (.526), ganó 4 campeonatos de su ligar y 2 series mundiales. En dos temporadas fue escogido como manager de la temporada en la Liga Nacional.

A Lasorda le quedaba un compromiso en su carrera, dirigir al equipo de su país en unas Olimpiadas. El equipo Cuba se alzó con la victoria en las dos primeras olimpiadas, las de Barcelona (1992) y Atlanta (1996), pero los ejecutivos de EE.UU. pusieron mayor empeño para los de Sídney, Australia (2000), y decidieron nombrar a Lasorda como su director.

El 23 de setiembre de 2000 se enfrentaron las escuadras cubanas y estadounidenses, juego caracterizado por el dominio del pitcheo del cubano José Ibar. La victoria cubana no dejó lugar a dudas, 5-1, con un incidente desagradable entre el jardinero Ernie Young y el lanzador Ibar. Young consideró que Ibar le estaba pegando en exceso la pelota, algo normal en el béisbol y al que no le guste, que juegue ping pong, como dijo Antonio Pacheco Massó en una ocasión. El incidente pasó al olvido, Lasorda no intervino, seguramente diría que le había pasado lo mismo con un bateador cubano 48 años atrás. La derrota no pasó inadvertida para el manager derrotado.

Cuba y EE.UU. se volvieron a enfrentar en la gran final el 27 de setiembre de 2000. Servio Borges se decidió por Pedro Luis Lazo, algo que todavía hoy no logro entender, pero Lasorda sabía que tenía que poner un clavo llamado Ben Sheets, lanzador derecho de la Liga Internacional, con 21 años en ese momento. Nada pudieron hacer los cubanos, excepto Omar Linares, único que le logró conectar. Eran los primeros juegos olímpicos con bate de madera, nada de aluminio, pero la realidad es que Lasorda hizo la debida selección y Cuba cayó 4-0 en ese juego, donde solo conectó 3 hits.

Tres años antes de esa victoria en Olimpiadas, Lasorda había sido exaltado al Salón de la Fama por el Comité de Veteranos. Como ya se dijo, su muerte tuvo lugar el 8 de enero de 2020 a causa de un nuevo infarto cardiaco.

Fuentes

Anon. Tommy Lasorda. Baseballhall.org. https://baseballhall.org/hall-of-famers/lasorda-tommy

Anon. Tom Lasorda. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/players/l/lasorto01.shtml y https://www.baseball-reference.com/managers/lasorto01.shtml

Anon. 1959. Ted Wieand y Luis Arroyo vs Biber y Vargas. Diario de la Marina, pp 3-B.

Anon. 1959. Tom Lasorda derrotó anoche a los Cubans en duelo que tuvo catorce innings de particular duración. Diario de la Marina, 21 abril, pp 2-B.

Fagan Ryan. 2021. Five Tommy Lasorda stories from his playing days that you probably haven’t heard. Sporting News, Jan. 8. https://www.sportingnews.com/us/mlb/news/five-tommy-lasorda-stories-from-his-playing-days-you-probably-havent-heard/83sespbnorvw1omi0jk6qgkda

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

Molina René. 1952. Dramatizando el juego, una riña entre Lasorda y Chiquitín Cabrera, ganaron los Azules 3-2. Diario de la Marina, 6 enero, pp 18.

Secades Eladio. 1952. Suplemento deportivo. Bohemia, 13 enero. pp 80-85.

Tigres del Licey. 2020. Entristecido el Licey por muerte de Lasorda. AtBat, 8 enero.

Escrito por Esteban Romero, 10 enero de 2020

Hank Aaron, una leyenda del béisbol de todos los tiempos

Al campo los negros son supergigantes del juego,
pero una vez llega el final de sus días de juego, es
el final de todo y nosotros tenemos que volver a
sentarnos en los asientos traseros del bus.”
Hank Aaron

Henry Louis Aarron más conocido como Hammerin´ Hank o el Martillo Hank fue un hombre nacido en Mobile, Alabama, el 5 de febrero de 1934, quien sufrió de los abusos del racismo antes y después de convertirse en pelotero. Desde niño se destacó como buen pelotero, lo mismo jugaba cualquier posición del cuadro como de los jardines. Debutó como semiprofesional en el equipo de los Atléticos de Pritchett, poco después lo hizo para los Osos de Mobile, donde se le pagaba un salario de 3 dólares por juego. Su posición entonces era el campo corto. En 1952 se integró al equipo de los Payasos de Indianápolis de la Liga Este Negro, lo hizo también como torpedero. Ya entonces los cazatalentos de los Bravos de Boston y de los Gigantes de Nueva York le habían echado el ojo al joven de 18 años.

Al final los Bravos le compraron el contrato a los Payasos y pasó a jugar con los Osos de Eau Claire de la Liga Septentrional (clase C), donde bateó para .336, incluido 9 cuadrangulares en 87 desafíos. Visto su rendimiento, los entrenadores entendieron que era mejor pasarlo a jugar la intermedia y subirlo a los Bravos de Jacksonville de la Liga Sur Atlántica (clase A). El joven pelotero respondió llevándose cuanto liderato pudo, excepto el de jonrones. Su liderato de bateo ascendió a .362, casi nada. 

Aaron mismo declaraba años después que sus primeros años en Ligas Menores no fueron nada fácil al no tener buena acogida en los equipos donde jugó. Por un lado, era ser negro, por el otro, era que lideraba y superaba a cualquier pelotero blanco en el terreno.

La temporada de 1952 fue la última para los Bravos de Boston, los que se convirtieron en Bravos de Milwaukee en 1953. En ese mismo año, el joven pelotero jugó en la liga invernal de Puerto Rico. La llegada de Aaron al equipo grande tuvo lugar en 1954, donde ya se encontraban algunos de los compañeros con los que jugaría buena parte de su carrera, entre ellos el antesalista Eddie Mathews, el inicialista Joe Adcock, el torpedero John Logan, y los lanzadores Warren Spahn y Lew Burdette. Se trataba de un equipo en plena construcción y con aspiraciones de victoria, algo difícil debido a la supremacía de los Dodgers y los Gigantes durante la primera mitad de la década de los 50.

El año de su debut, 1954, Aaron pudo comprobar el poder de sus compañeros de equipo Mathews y Adcock, los que conectaron 40 y 23 jonrones, respectivamente. Aaron jugó el jardín izquierdo y promedió .280 con 13 cuadrangulares. Una temporada después los Bravos le discutieron el título a los Dodgers, para quedar en el segundo lugar. Aaron despachó 27 jonrones y promedió .314, esta vez jugando el jardín derecho. Les puedo asegurar que sea Aaron como Eddie Mathews eran noticia permanente en los diarios cubanos. Se trataba de un equipo con un trío formidable de sluggers, incluido Adcock, quien en esa temporada se incluyó en el selecto grupo de sluggers con 4 jonrones en un juego.  

Nuevamente la tropa de Charlie Grimm volvió a discutirle el primer lugar a los Dodgers en 1956, pero infructuosamente. Así y todo, el trio del terror disparó 101 jonrones, 26 de ellos de Aaron, con 92 empujadas y el más alto promedio ofensivo en el equipo, de hecho conectó 200 imparables. Desde ese entonces había quedado conformado el one-two Mathews-Aaron, el que logró un total astronómico de 863 jonrones.

Los Bravos se cansaron de Grimm y le dieron el puesto a Fred Haney, remedio santo. Los de Milwaukee se llevaron su primer título en la Liga Nacional, esta vez ganando holgadamente sobre los Cardenales y los Dodgers, con ventaja de 8 y 11 juegos completos, respectivamente. En este conjunto, Adcock jugó solo 65 desafíos y su puesto lo cubrió el neoyorquino Frank Torre, hermano del conocido Joe Torre. Aaron bateó como quiso, 44 jonrones y 132 impulsadas, además de 118 anotadas, líder en esos tres departamentos, y promedio de .322, lo que le acreditó para llevarse su primer MVP de la Liga Nacional.

El ímpetu de los Bravos llegó a la Serie Mundial para enfrentarse a unos Mulos de Manhattan que no gustaban perder estas lides. Los Yankees de Casey Stengel vinieron con sus figuras ya establecidas, Yogi Berra, Mickey Mantle, Bill Skowron, Hank Bauer, Elston Howard entre otros, además del pitcheo de Bob Turley, Tom Sturdivant, Whitey Ford y Don Larsen.

Fue una serie mundial muy emotiva, los Yankees dieron el primer golpe de la mano del zurdo Whitey Ford, pero en el siguiente juego le tocó la suerte a los Bravos, donde Aaron sonó triple y empujó 1. Lew Burdette se anotó su primera victoria sobre el equipo con el que había debutado en 1950. En el tercer juego los Yankees apabullaron a los Bravos y los vencieron 12-3. A pesar de la derrota, Aaron sonó dos imparables, entre ellos jonrón con uno en base. En diez entradas, los Bravos se llevaron el cuarto juego 7-5, Aaron bateó de 3-2, incluido jonrón e impulsando 3 anotaciones. La victoria cayó en el décimo cuando los Bravos anotaron 3 carreras para dejar al campo a los Mulos, donde hubo jonrón de Eddie Mathews. Los Bravos se fueron delante al ganar el quinto juego 1-0, con lechada a la cuenta de Lew Burdette. Aaron volvió a batear de 3-2, aunque la impulsada correspondió a Joe Adcock. Los Yankees no se amilanaron, como de costumbre, para ganar 3-2 con pitcheo del veloz Bob Turley. Aaron conectó su tercer jonrón en este partido. Con la serie empatada, había que ganar el séptimo juego, Fred Haney no dudó en poner a Burdette nuevamente, con solo 3 días de descanso. La receta funcionó, los Bravos se llevaron el juego 5-0 y se coronaron campeones de la Serie Mundial de 1957, la cual fue televisada completamente por la TV cubana de entonces. Aaron se fue de 5-2 con una impulsada. Si Burdette fue el estelar del pitcheo y ganador del MVP, Aaron fue el hombre clave a la ofensiva. Sus números finales fueron de 28-11, promedio de .393, incluido triple y 3 jonrones, con 7 impulsadas.

En la temporada de 1958 Aaron siguió su paso, esta vez con 30 jonrones, 95 impulsadas y promedio de .326. Su equipo ganó nuevamente de forma holgada, 8 y 12 juegos de ventaja sobre los Piratas de Pittsburgh y los Gigantes de San Francisco, respectivamente. La Serie Mundial fue otro enfrentamiento contra los Yankees. Los Bravos comenzaron en punta, ganaron su primer juego 4-2, Aaron bateó un doble en 4 turnos al bate. El segundo partido fue una masacre de Mulos, 13-5, Aaron se fue de 4-2, con 2 anotadas. Bob Turley no aguantó la ofensiva despiadada de los Bravos. Cuidado que los Yankees no se dan por vencido, Don Larsen blanqueó a los Bravos 4-0, Aaron se fue en blanco, pero Warren Spahn le devolvió el galletazo con otra blanqueada a los Mulos, 3-0, Aaron se fue de 4-2 incluido doble. Bob Turley pintó a los Bravos 7-0 en el quinto juego, para poner la serie 3-2 a favor de los Bravos. Aaron se fue nuevamente en blanco. Los Yankees ganaron el sexto juego 4-3 en diez entradas y empataron la serie. El zurdo Warren Spahn sufrió jonrón del torpedero Gil McDougald en la décima entrada que decidió este partido. Aaron bateó de 5-3 con 2 impulsadas. El juego decisivo lo lanzó Don Larsen por los Yankees hasta el séptimo cuando fue relevado por Bob Turley para amarrar cortico a los Bravos y llevarse la victoria 6-2. Aaron se fue de 3-1. Esta vez Lew Burdette no tuvo igual suerte como un año antes.

Para Aaron y toda la tropa de los Bravos de Milwaukee fue su última aparición en serie mundial, lo que no significa que el extraordinario pelotero no brillara más, todo lo contrario. 

El 8 de junio de 1961 Eddie Mathews, Hank Aaron, Joe Adcock y Frank Thomas (no confundir con el homónimo de los Medias Blancas) se convirtieron en el primer cuarteto de bateadores en conecta cuatro jonrones consecutivamente

En lo sucesivo conectó batazos de todas dimensiones, empujó carreras a su antojo y demostró su clase como bateador y slugger. El autor tuvo la oportunidad de ver 7 derbys de jonrones, en los que Aaron participó. Eran derby de 9 innings entre dos bateadores. Aaron ganó 6 de estas confrontaciones, 4 de ellas viniendo de atrás. Su derrota llegó cuando Wally Post de los Filis le ganó el desafío 7-3. Aaron ganó un total de 13 500 dólares en todas esas competiciones, pero lo que más me llamó la atención fue la fuerza de sus muñecas, algo también reconocido por los distintos adversarios, entre ellos Duke Snyder, Al Kaline, Ken Boyer y el mismo Eddie Mathews.

Aaron asistió como jugador a 25 Juegos de Estrellas en sus 23 temporadas, 21 de ellas en la Liga Nacional. Fue el primer integrante del club de 3000 hits y 500 jonrones. Es líder en carreras impulsadas, 2297, y Total de Base, 6856. Disparó 755 jonrones y sobrepasó la marca de 714 establecida por el gran Babe Ruth.

Próximo a romper el record de Ruth, Aaron recibió varias amenazas de muerte. Los blancos no querían que un negro le arrebatara la gloria a un blanco, aunque se debe hacer constar que esa no habría sido jamás la actitud de Babe Ruth, como así lo hizo saber la viuda del gran slugger. Esto no era nada nuevo en un país donde el racismo ha prevalecido en muchos lugares del territorio nacional de EE.UU. Aaron mismo declaraba que se veía obligado a salir de los estadios por puertas traseras y que le acompañaban algunos escoltas.

Asì y todo tampoco llegó a ser tan querido como Mickey Mantle. Al comisionado de turno, Bowie Kuhn, poco le importó estar presente el día que Aaron rompía el record de jonrones de por vida en la MLB de Babe Ruth, un acto nada útil.

No importa, el destacado narrador de los Dodgers, Vin Scully, dijo en el momento del jonrón 715: “Qué momento más maravilloso para el béisbol. Qué momento más maravilloso para Atlanta y el Estado de Georgia. Qué momento más maravilloso para el país y el mundo entero. Un hombre negro recibe una ovación del profundo sur por haber roto el record de un ídolo del béisbol de todos los tiempos, es también un gran momento para todos nosotros y en particular para Henry Aaron”.

 La vida y obra de Aaron fueron ejemplo para muchos otros peloteros que aspiran llegar al estrellato. Aaron no tuvo necesidad de doparse para su bateo, no lo necesitaba, era un slugger natural, un martillo del bateo.

En los mismo derby de jonrones se puede apreciar el respeto que sentían por él otros peloteros que, él reciprocaba con humildad. En conversaciones con el locutor de estos eventos, Mark Scott, Aaron hablaba con normalidad, nada de autoalabanzas. Cuando veía que su adversario le estaba superando, solo decía, la competencia se hace más difícil.

Su autobiografía se titula I Had a Hammer (Si tuviera un martillo) publicada en 1990. Un poco que ese título coincidía con una famosa canción de los años 60, que fuera famosa cantada por Trini López en los EE.UU., Rita Pavone en Italia y Les Surfs en Francia. Los premios alcanzados son muchos y requerirían más espacio para poder mencionarlos todos, pero hay uno que, si no se puede omitir, fue su exaltación al Salón de la Fama en 1982 cuando logró un nivel de votación solo superado en el pasado por Ty Cobb. Aaron también se llevó la Medalla Presidencial de la Amistad en 2002.

La MLB introdujo el premio Hank Aaron en 1999 como medio de reconocimiento de los mejores jugadores ofensivos en cada liga.

La muerte del gran pelotero llegó el 22 de enero de 2021. Casi todos los diarios y páginas deportivas del mundo han rendido homenaje a este deportista. Cuatro ex-presidentes, Jimmy Carter, Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, además del actual presidente de los EE.UU., Joe Biden, tuvieron palabras de reconocimiento de la vida deportiva de este atleta. Aaron fue y es una leyenda del béisbol de todos los tiempos.

Fuentes

Anon. 2021. Hank Aaron. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/players/a/aaronha01.shtml

Bryant Howard. 2021. Hank Aaron’s lasting impact is measured in more than home runs. ESPN, Jan. 22. https://www.espn.com/mlb/story/_/id/30759337/hank-aaron-lasting-impact-measured-more-home-runs

Cabrera Tony. 2021. Vin Scully’s call on Hank Aaron’s 715th home run: ‘What a marvelous moment for the country’. Eyewitness news, Jan. 23. https://abc7.com/hank-aaron-vin-scully-home-run-call/9919439/

Eagle Ed. 2020. Teams that have hit four straight home runs. MLB.com, Aug 16. https://www.mlb.com/news/four-straight-home-runs-in-a-game-c268169128

Johnson Bill (s/a). Hank Aaron. SABR. https://sabr.org/bioproj/person/hank-aaron/

Rucker Mark. 2021. There Are Hall of Famers, and Then There’s Hank Aaron. NY Times Jan 22. https://www.nytimes.com/2021/01/22/sports/baseball/hank-aaron-hall-of-fame.html?action=click&module=Top%20Stories&pgtype=Homepage

Escrito por Esteban Romero, 27 enero de 2021

Ejemplo de chapuza fílmica “Los asaltantes de Kansas (1950)”

William Clarke Quantrill—asesino en serie, psicópata,
célebre héroe del ejército confederado”.
Duane P. Schultz (1934, escritor)

Que a Hollywood le ha gustado alterar la historia en sus tramas no es nada nuevo, pero hay filmes que merecen ser mencionados como campeones de la chapucería en el orden histórico.

Se trata de un film conocido en inglés como “Kansas Raiders”. En español se le conoce con dos títulos, “Los Asaltantes de Kansas” o “Jinetes del Odio”, me quedo con este último, es más acorde con el contenido del film. Nuevamente los “héroes” son los hermanos James y Cole, a los que se suma otro delincuente como Kid Dalton y el tristemente célebre William Clarke Quantrill, destacado jefe de guerrillas confederadas (pro esclavistas), los que asesinaban a cuanto ser humano encontraban a su paso. Estos eran los protagonistas, todo un equipo estelar, que contó con las actuaciones de los entonces jóvenes Audie Murphy (Jesse James) y Tony Curtis (Kit Dalton). El experimentado Brian Donlevy fue quien interpretó a Quantrill. La dirección corrió a cargo de Ray Enright, un director muy dado a los oestes y a las matanzas de los indígenas americanos. Su actor favorito fue el eterno Cowboy Randolph Scott, pero esta vez empleó a Murphy, quien no supo nunca interpretar otro papel que no fuera el del vaquero invencible.

¿Quién era Quantrill? No, no piense que era un ente del sur de EE.UU., nada de eso, era oriundo de Dover, Ohio, de familia económicamente estable, cursó estudios como profesor, trabajo que ejerció en Indiana e Illinois. Luego se mudó para Kansas y allí aprendió a jugar cartas, todo un tahúr, además de impartir clases. Según dice Wikipedia, al hombre lo persiguieron por dedicarse a robar caballos. Como prófugo de la justicia no dudó en integrar las filas del ejército confederado del sur. Era muy indisciplinado, por lo que creó su propia guerrilla, los confederados le dieron grado de capitán. Entre sus acciones más horripilantes está el asalto a Lawrence, el que terminó con una masacre de más de 200 víctimas incluido ancianos y niños. Había que acabar con Lawrence por ser contrario a la esclavitud de los negros.  El hecho ocurrió en 1863.

Cuando uno ve la película, observará que Quantrill es despiadado con sus enemigos, pero a su vez lo presentan como un hombre de “coraje”. Las escenas de la película muestran claramente como esas hordas mataban a cuanto ser humano se les atravesaba.

Ah, pero Jesse James reflexionaba en el film sobre esas muertes y continuaba matando. Uno pierde la cuenta del número de actores que han gustado de interpretar el papel de este bandolero. Desde Fred Thomson, pasando por Tyrone Power, Don “Red” Barry, Allan Baxter, Robert Wagner, Keith Richards, Robert Duvall, Kris Kristofferson, Rob Lowe, Colin Farrell hasta llegar a Brad Pitt, todos han encarnado a esta especie de Robin Hood americano, al que la industria cinematográfica americana se ha encargado de mitificar, al que hacen aparecer como un justiciero y defensor de los derechos de los sureños pobres.

Es cierto que la película muestra todas las barbaridades cometidas en las masacres realizadas por las guerrillas confederadas de Quantrill, pero uno se pregunta si no habría sido mejor poner como protagonistas principales a todos aquellos oficiales de la Unión que persiguieron a Quantrill hasta capturarlo, mostrar sus esfuerzos y dificultades. Sin lugar a dudas, el film habría tenido un valor patriótico y educativo, no que se ha buscado la masacre como puro entretenimiento.

La cinta técnicamente no pudo ser mejor, el technicolor le dio el brillo necesario. Los escenarios fueron bien escogidos, aun así, no deja de ser una mediocridad histórica, la que embrutece y no enseña a nadie. Hollywood, en sus filmes, ha exterminado a miles de indios, un día son apaches, otros comanches, mañana Sioux y luego Cheyenne, son indios y en pantalla hay que matarlos. Esta vez no hubo indios, pero si población inocente y tranquila, cuyo pecado era el de oponerse a la esclavitud de los negros. Una cinematografía seria debe preservar los valores históricos y patrióticos.

Escrito por Esteban Hernández, 22 diciembre de 2020, con información consultada en IMDB.com y cineforever.com

Pete Gray, el pelotero de una sola mano

Pete fue un niño muy tenaz, el que pronto
aprendió a hacerlo todo con su brazo izquierdo,
incluido el deporte del béisbol.”
Anon.

 La afición beisbolera siempre se maravilló con la habilidad y pitcheo de Jim Abbott, hombre que fue parte importante de las selecciones amateurs de EE.UU. en 1997 y 1998, para luego lanzar durante 10 temporadas en la MLB. Abbott lo hacía todo con su mano zurda, aunque podía servirse de lo que le quedaba en la derecha para sostener su guante llegado el caso.

Sin embargo, muchos ignoran que antes de Abbott hubo otro pelotero que lo hacía igual, con la diferencia que carecía totalmente de mano derecha. Gray no era lanzador, de siempre jugó los jardines. Había nacido el 6 de marzo de 1915 en un sitio rural llamado Nanticoke, el cual se encuentra a unos 20 km de Scranton, Estado de Pensilvania. Sus padres eran lituanos, oriundos de Vilnius, de apellido Wyshner (el nombre original del pelotero era Peter J. Wyshner Jr.), los que como mano barata entonces se dedicaron a trabajar en las minas de carbón y también en los ferrocarriles. Si alguien tiene interés en saber en qué condiciones se trabajaba en esos lares, les invito a leer el libro “La jungla” del escritor Upton Sinclair.

A la edad de seis años, según describe Mel Marmer, Gray perdió el brazo derecho en un accidente mientras se subía al estribo de un camión de frutas y verduras. El conductor tuvo que detenerse de repente y Gray cayó y su brazo derecho quedó atrapado y destrozado en los radios de una rueda. Lo llevaron de urgencia al hospital, pero su brazo no pudo salvarse y fue amputado por encima del codo. Gray era diestro antes del accidente, por lo que tuvo que aprender a usar su brazo izquierdo para hacerlo todo.

Sus padres lo trataron como si fuera un niño normal, por lo que Gray se adaptó a su desgracia y aprendió también a jugar béisbol con una sola mano, la izquierda. El problema era al fildear la bola con el guante y de ahí lanzarla por lo que había que sacar el guante de la mano. Para eso Gray quitó el acolchado de su guante y lo situó en la punta de los dedos, con el meñique deliberadamente fuera del guante y así capturar la pelota, quitarse el guante y pasarla para tirar. Según Gray mismo aseveraba, el éxito estaba en que el meñique estaba doblado hacia arriba casi en ángulo recto.

Gray comenzó a jugar pelota en 1934 en un equipo de su localidad, lo hacía en el jardín central. Era efectivo ofensivamente, al extremo que alineaba como tercero al bate. No lo creerá, usaba un bate de 38 onzas, que manejaba con su mano zurda.

Su debut en pelota semipro fue en 1938 con un equipo de Scranton. Los cazatalentos le pasaban por el lado y como si no existiera. Dos años después se fue a Brooklyn, Nueva York para jugar en otro equipo semipro. Gray le dijo al manager, te doy 10 dólares, si no sirvo te quedas con ellos. El timonel del conjunto aceptó la oferta. Gray disparó dos hits, incluido jonrón. Al final del juego recibió 25 dólares.

Después del ataque de Pearl Harbor trató de servir en el ejército, pero sin éxitos, ser manco ya lo invalidaba. En ese período tuvo la suerte de ser visto por un cazatalento de la liga Canadiense-Americana, quien alabó el juego de Gray, pero ese ente no le dijo nada a sus superiores sobre la manquedad de Gray. Al final, con mucho escepticismo logró hacer el equipo de los zorros (Renards) de Trois Rivieres en 1942. Su ofensiva fue abundante, 61 hits en 160 vb y slugging de .413.

En setiembre de 1943 se publicó un artículo de Eladio Secades sobre Gray en la revista Bohemia, donde se alababa la actitud del pelotero y sus posibilidades de llegar a las Mayores. En ese año y en el siguiente Gray jugó para los Chickasaws de Memphis en la Asociación Meridional (entonces clase A1), donde bateó para .289 en 1943 y .333 en 1944.  Doc Pothro, manager del equipo de Memphis, comentó que los batazos de Gray eran líneas sólidas, todas ellas siempre con potencial se convertirse en extrabase.

Lo interesante es que Gray no cometió errores en 100 lances. Toda una excelencia defensiva en el jardín central. Secades relataba que Gray sabía retroceder y se estiraba en el momento justo para fildear los batazos difíciles, además de tener potencia en su brazo zurdo. A todas esas habilidades hay que agregar un mérito innegable, Gray no trasnochaba ni era dado a tomar bebidas alcohólicas, carecía de vicios.

Con tan buen juego y por el hecho de ser manco se convertía en una atracción para el público. Los estadios se llenaban al saber que Gray jugaría. Después de su extraordinaria campaña de 1944, los Carmelitas de St Louis no dudaron en adquirirlo por valor de 20 mil dólares.

El equipo de la Liga Americana, el que años después cambiara su sede para Baltimore, venía de ganar el campeonato de su liga en 1944 y de perder con sus vecinos, los Cardenales, la Serie Mundial 4-2. La idea era ver si se podía repetir el triunfo y atraer más concurrencia a los juegos en el Sportsman’s Park III con la presencia de Gray.

La realidad es que, al director de los Carmelitas, Luke Sewell, no le gustó mucho esa idea. Sewell lo puso a jugar el jardín izquierdo en el juego inaugural contra los Tigres, en el que bateó de 4-1, pero pasado las primeras 23 veces al bate, tenía solo 3 imparables y el banco no se hizo esperar. Gray odiaba que le cogieran lástima, entendía que debía ser tratado como cualquier otro pelotero.

El banco funcionó algo, ya que volvió al juego y bateó no poco en una racha que no duró mucho. Tampoco faltaron los graciosos y dispuestos a burlarse de Gray, pero no sabían que el muchacho no entendía de burlas. Uno de ellos fue el lanzador Sig Jakucki, al cual Gray derribó de un fuerte puñetazo por una burla. Le había puesto un pescado en el bolsillo del uniforme de Gray.

Con el regreso de muchos peloteros que se encontraban en los frentes de batalla durante la guerra, las posibilidades de Gray para continuar en el equipo grande se redujeron enormemente, por lo que fue bajado al conjunto de Toledo de la Asociación Americana (clase AAA), donde bateó para .250 en 48 juegos. En 1947 tuvo una disputa salarial y fue suspendido, entonces jugó algo para los Pioneros de Elmira de la Liga Oriental (clase A). Su última temporada en el béisbol organizado fue en 1949 con las Águilas de Dallas de la Liga Texas (clase AA). En lo sucesivo, se dedicó a jugar en equipos itinerantes hasta 1953.

Se sabe que una de las labores que Gray realizó después de su retiro del béisbol fue animar a los muchos lisiados de la guerra. Él los animaba a buscar formas de poder sobrevivir y de disfrutar los años aún por vivir. También sirvió de instructor de béisbol en centros educacionales.   

En 1986 se realizó un film para la TV sobre la vida de Gray, papel que fuera interpretado por Keith Carradine. William C. Kashatus escribió un libro sobre Gray llamado One Armed Wonder: Pete Gray, Wartime Baseball and the American Dream (Una maravilla de un solo brazo: Pete Gray, Béisbol en época de guerra y el Sueño Americano). Donde mismo nació, allí también falleció Pete Gray, a la edad de 87 años, el 30 de junio de 2002.  

Fuentes

Anon. 2018. Pete Gray: Baseball’s One-Armed Wonder. Sports History Weekly, June 29. https://www.sportshistoryweekly.com/stories/pete-gray-baseball-st-louis-browns-world-war-ii,527.

Baseball-reference.com. Pete Gray. https://www.baseball-reference.com/register/player.fcgi?id=gray–001pet

Marmer Mel. Pete Gray. SABR, https://sabr.org/bioproj/person/pete-gray/#_edn2

Secades Eladio. 1943. La maravilla de un solo brazo que puede llegar a las Grandes Ligas. Bohemia, 19 setiembre, pp. 38-39.

Escrito por Esteban Romero, 14 diciembre de 2020

 

La figura de Pablo Lafargue

“Sano de cuerpo y de espíritu, me mato antes de que la implacable vejez,
que me roba uno a uno los placeres y alegrías de la existencia y que me
despoja de mis facultades físicas e intelectuales, paralice mi energía y
rompa la voluntad y me convierta en una carga para mí y los demás.”
Nota dejada por Lafargue antes de su suicidio y el de su esposa Laura
26 noviembre de 1911, Draveil, Francia

Paul Lafargue y Laura Marx

Esta vez le toca el turno a la biografía de un cubano. Digo cubano, aunque el que suscribe no está seguro que así se sintiera este personaje célebre. Después de haber escarbado bastante en la biografía de Pablo Lafargue Armagnac en cubano o Paul Lafargue Armagnac en français, no he encontrado nada escrito por Lafargue sobre la tierra que lo vio nacer el 15 de enero de 1842 en la bella y folclórica Santiago de Cuba.

Nació en Cuba, hijo único en el seno de una familia de padre hacendado francés y de madre mestiza, cuyos abuelos maternos eran una india oriunda de Jamaica y un haitiano, llegado a la isla tras la revolución en la entonces isla de Saint-Domingue. Su padre también había abandonado Haití para continuar sus negocios de café en Cuba.

Así que Pablo en su niñez no sufrió necesidades de carácter material. Se dice que recibió instrucción primaria de la mano del también poeta y conspirador Francisco Muñoz del Monte.  

A mediados de 1851 François Lafargue, padre de Paul, y toda su familia partieron de Santiago de Cuba rumbo a Francia, concretamente a Burdeos, capital de Aquitania, tierra natal de François. Ese fue el adiós para siempre de Paul de la tierra que no lo vería más. Su madre escribió en ese momento que, Paul se llevaba la herencia de “la sangre de tres razas oprimidas” y también una conducta que nada tenía que ver con el estilo refinado europeo.

En Burdeos y Tolosa continuó sus estudios primarios-secundarios el niño y luego adolescente Paul, los que terminados le dieron la opción de estudiar medicina en la Universidad de París, cuyos estudios logró terminar. No obstante, convertido en médico, se dio cuenta que la política le atraía, era una época de revoluciones y no tardó en adherirse al movimiento del filósofo francés Pierre-Joseph Proudhon, iniciador del movimiento anarquista, el cual unió fuerzas con otros políticos como los rusos Mikhail Alexandrovich Bakunin, Piotr Alexeivich Kropotkin y el italiano Errico Gaetano María Pasquale Malatesta.

Ya antes de 1865 Lafargue se declara socialista, materialista y ateo, y comienza a colaborar en la revista “Rive Gauche” (Orilla de Izquierda). Fue en ese año que conoció al filósofo y economista alemán Carlos Marx en Londres. Lafargue se adhirió entonces a la I Internacional. Poco después fue nombrado miembro del Consejo de esa organización. En ese período fue que conoció a su media naranja, Laura, la segunda hija del matrimonio de Marx con Jenny von Westphalen. Esa relación no fue muy del gusto de Marx, quien llamó a Lafargue y le hizo saber que estaba en la obligación de reconsiderar su modo de hacerle la corte a su hija. Marx se oponía a los toqueteos u otras manifestaciones de cariño de Lafargue para su novia. Tampoco le agradaba Lafargue, a quien llamaba el Negro, por el color de su piel. Esto es algo recogido por varios autores e incluso algunos biógrafos, lo cual indica que Marx no era tan ideal como lo pintan los historiadores como Afanasiev. Tenía sus prejuicios y no pocos con respecto a las personas provenientes del mundo entonces colonizado.

Así y todo, cabe señalar que Lafargue era un hombre incansable, participante en múltiples actividades a favor de la causa del proletariado. De forma resumida:

  • Participante en la sección francesa de la “Asociación Internacional de Trabajadores” (AIT), que fuera conocida como la Primera Internacional) y miembro de su Consejo General.
  • Libre pensador, ingresó en la logia Masónica L´Avenir, algo contradictorio si se había declarado ateo. Es de suponer que su afiliación haya durado hasta que se unió a los políticos comunistas.
  • Se opuso al régimen de Napoleón III, por lo cual fue expulsado de Francia en 1865.
  • En 1870 Lafargue llegó a España, donde colaboró con el movimiento obrero español, y se convirtió en uno de los dirigentes socialistas del país. Junto a Laura, les hablaba a los obreros españoles sobre las ideas de Marx y Engels.
  • Juan José Morato, sin restarle mérito a Pablo Iglesias como fundador del PSOE, reconoció que el Partido Socialista debió su creación en buena medida a la labor inicial desplegada por Lafargue.
  • Traductor al francés de la obra magna de su suegro, “El Capital”, y Marx no dejó de criticarlo, ya que alegaba que Lafargue trataba de simplificar sus escritos con traducciones no fieles a todo lo que aparecía en texto. Lafargue hacía este trabajo en unión de Laura Marx, que conste.
  • De regreso en Francia, colaboró con los diarios L’Egalité Socialiste y L’Humanité.
  • Dirigió el Congreso de la II Internacional Socialista (1889).

En el tiempo de actividad política en España, el hijo de Lafargue y Laura, Etienne fallecía el 2 de julio de 1872, triste evento que aceleró la salida de la pareja franco-alemana de España de regreso a Francia. Retorno nada agradable, pues a la llegada a París, Paul fue arrestado por las autoridades locales. Liberado se dio a la tarea de la organización del Partido Obrero Francés conjuntamente con Jules Guesde, uno de los primeros dirigentes de ese partido.

A Lafarque se debe también la adopción del Primero de Mayo como día de los obreros, fecha adoptada en el Congreso de la Internacional Socialista de 1889.

Mucho de lo que pudo hacer Lafargue se debió a la fortuna heredada de su padre, la que un buen día terminó, por lo que Paul y Laura se vieron en la necesidad de vivir también del sostén dado por Federico Engels.

Aunque Lafargue hay que verlo como un activista muy dinámico del movimiento socialista del siglo XIX, él fue capaz de escribir algunas obras, entre ellas:

  • El socialismo y la conquista de los poderes públicos (1899)
  • El determinismo económico en Karl Marx (1909)

Sin embargo, su obra más famosa, quizá por ser la más atrevida, fue “Le droit a la paresse” o “El derecho a la pereza (1883)”. Vaya coincidencia, justamente concluida su escritura en el año de la muerte de su suegro, Carlos Marx. El que suscribe no cree haya entendido cabalmente lo que Lafargue deseaba manifestar después de leída esa obra. Es cierto que el ocio ha sido un lujo de las clases ricas, lo que les ha permitido estudiar y apreciar obras artes y teatrales, por lo que luchar por las ocho o menos horas de trabajo diario es una reivindicación para que los trabajadores puedan superarse. Al parecer, a Vladimir Ilich Lenin no le debe haber gustado mucho esa obra, ya que fue el líder bolchevique quien pronunció el principio socialista “El que no trabaja no come”.

Los diferentes críticos de “El derecho a la pereza” lo han visto a su manera. Unos hablan de hedonismo, sinónimo de búsqueda del placer y el bienestar en todos los ámbitos de la vida, otros de sátira del mundo laboral. Otros dicen que es el derecho, no a la vagancia, sino al ejercicio libre del culto a la ciencia, al arte y al entretenimiento. Muy bien todo, pero sin olvidar que el valor de un bien o servicio está determinado por la cantidad de trabajo socialmente necesario para producirlo, sobre lo cual Lafargue no escribió.

No se puede pretender tener confort y bienestar sin bienes de consumo, incluido los alimentos, por lo que sin trabajo no hay nada. Las masas han sido explotadas por el gran capital, de acuerdo, pero nadie puede prescindir de muchas cosas necesarias para la vida. La agricultura implica trabajo, a veces trabajo duro, pero sin ella no habría producción de alimentos. Así que la poesía es válida cuando el estómago está lleno y otras necesidades satisfechas también. Es posible que el título no haya sido el más adecuado, ya que su intención en todo caso fue denunciar la explotación a la que estaban sometidos miles de obreros en el mundo, con horarios prolongados de trabajo diario.

Otro aspecto que me llamó siempre la atención es saber que dijo Lafargue de la tierra que le vio nacer. Durante la segunda mitad del siglo XIX Cuba sufrió tres guerras, una reconcentración en 1896, entiéndase como bloqueo forzoso de los agricultores para así evitar ayudas de alimentos a los insurrectos cubanos, lo cual se tradujo en hambrunas y epidemias. Seguros todos estamos que Lafargue enterado estaba de lo que ocurría en Cuba, pero ni una palabra de su parte al respecto, nada.

Roa afirmó que Lafargue habló a favor de la independencia de los países de América del Sur: “El estado mayor capitalista que administra la riqueza nacional inmovilizada en los trusts y ferrocarriles, dirige la política; prepara una federación panamericana, reverso agresivo de la doctrina Monroe, y fuerza al gobierno de Estados Unidos a transformarse en protector de las naciones de América del Sur para acaparar sus mercados en detrimento de la industria europea y a negar la tradicional política pacifista para lanzarse en el camino del imperialismo, a la conquista de colonias y despensas.”

De acuerdo, pero ¿era tan difícil hacer un paréntesis y hablar de las miserias en su tierra natal? ¿Hablar de los miles de cubanos que se lanzaron al campo de batalla por la independencia de su país? Cabrera Peña menciona un hecho que lo dice todo. Un grupo de revolucionarios cubanos se le acercó a Lafargue para solicitar de él su apoyo a la causa independentista cubana. La respuesta fue: “Una huelga en Francia vale más que todas las guerras cubanas.

El último hecho fue el suicidio de él junto a Laura. Cada persona es un mundo y hay veces que existen condiciones que obligan a tomar decisiones difíciles o la más difícil, lo es la muerte. Es cierto que ellos estaban pasando por una difícil situación económica, pero como ellos había miles de obreros en todo el mundo en situaciones muy adversas. ¿Qué mensaje se le trasmite a la clase oprimida cuando sus consejeros se suicidan? La vejez es un tesoro en la vida de cualquier ser humano, se afrontan problemas, es cierto, pero no es para darla como una justificación.

Fueron al cine y al regreso Paul inyectó ácido cianhídrico en el cuerpo de Laura y en el suyo. Hay quien afirma que lo tomaron en un té azucarado. Dejaron una nota para la repartición de los pocos bienes dejados, algún alimento para su perro, parte de lo que escribió aparece al inicio de este escrito.

La incineración de Paul y Laura tuvo lugar en el cementerio Pere-Lachaise el 3 de diciembre de 1911, a la cual asistieron figuras como Édouard Vaillant, Jules Guesde, Jean Jaurès, Karl Kautsky, Alexandra Kollontaï, y Vladimir Ilich Lenin y su esposa Nadia Krupskaya.  

A pesar que Lenin habló favorablemente en la ceremonia de incineración de los restos de la pareja Lafargue-Marx, después el líder bolchevique escribió: “Si puede en lo que sea, ser útil todavía a la clase obrera, por ejemplo, escribir, aunque no sea más que un artículo o llamamiento, no tiene derecho a suicidarse.” El estalinismo, por su parte, se encargó de esconder su obra “El derecho a la pereza”, prácticamente quemarla y desaparecerla de la vista de los ciudadanos soviéticos y luego de aquellos en las llamadas democracias populares. No obstante, ese empeño fue infructuoso y recuperado por otros pensadores en el mundo occidental.

En resumen, Paul Lafargue fue un personaje sumamente dinámico dentro del movimiento socialista del siglo XIX e inicios del XX, capaz de promover y concretar la organización de sindicatos, agrupaciones progresistas, partidos de izquierda. No era un teórico destacado, lo que no significa que no tuviera ideas propias, las que incluso podían diferir de las que poseía su suegro, Carlos Marx. Era más que todo un activista de primer orden. No es de creer que se haya preocupado por Cuba, no hay nada que así lo demuestre. Lafargue se sentía ante todo francés y luego, como nacido en una colonia española, como español. Por lo tanto, no es para que se pinte a Lafargue como patriota cubano, todo lo que se diga al respecto es parte de un mito, lejos de la realidad. Así y todo, merece ser recordado por los socialistas del mundo actual por sus distintos aportes a la causa que él abrazó.  

Fuentes consultadas

Cabrera Peña M. (s/a). “Martí y Lenin”, y un mulato cubano entre los Marx. Miradas Paralelas. https://www.angelfire.com/planet/islas/Spanish/v6n18-pdfs/71-75.pdf

Castro Jiménez J.A. (s/a). Lafargue, Paul (1842-1911). La web de las biografías. http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=lafargue-paul

Gutiérrez Álvarez Pepe. 2012. La muerte escogida de Paul Lafargue y Laura Marx. Kaos en la red, 13 Oct. https://rebelion.org/la-muerte-escogida-de-paul-lafargue-y-laura-marx/

Lafargue P. 2008. El derecho a la pereza. Marxists Internet Archive, pp 24.  

Lima Lioman. 2018. Paul Lafargue, el yerno cubano de Karl Marx que defendía “el derecho a la pereza”. BBC news, 5 mayo. https://www.bbc.com/mundo/noticias-43970659

Moreno V. et al. 2009. Biografía de Paul Lafargue. Buscabiografias.com. https://www.buscabiografias.com/biografia/verDetalle/5666/Paul%20Lafargue

Muñoz Vadillo Julián. 2017. Bajo el influjo de un italiano y un francés. Dialnet No. 37, pp 175-203. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6228678

Roa R. s/a. Evocación de Pablo Lafargue. http://files.sld.cu/digitalizacion-bmn/files/2018/06/0045-9178197300580001.pdf 

Suárez García A. 2017. Pablo Lafargue: el yerno de Carlos Marx. 5 Septiembre, 26 Nov. http://www.5septiembre.cu/pablo-lafargue-yerno-cubano-karl-marx/

Escrito por Ricardo Labrada, 2 diciembre de 2020

Música caribeña que me hizo recordar la India

En la India se recicla todo, hasta los sueños.
Shashi Tharoor (1956, politico indio)

Hay canciones o melodías que recuerdan momentos de uno en la vida. De eso puedo dar fe y referirme a muchos pasajes de mi niñez en Cuba, los que asocio con algunas canciones en el hit parade nacional en cada momento. Este que cuento hoy no tuvo como escenario Cuba. Me sucedió un buen día que mi familia estaba componiendo un arbolito de navidad en Valencia, España, por lo que puse alguna música en el aparato de CD. Lo inicié con Oscar D´León y sus pegajosos montunos, música con mucha influencia cubana, luego cambié para otro y en el acto me surgió el recuerdo de mi primer viaje a la India en febrero de 1990.

Era la segunda vez que visitaba Asia, pero la primera a la India. Estar allí me hizo recordar a la figura de Mahatma Gandhi, Śrī Pandit Jawāharlāl Nehru y su hija, Indira Gandhi. En la India hay mucho para ver, su capital Nueva Delhi tiene lugares interesantes: el antiguo palacio mogol el Fuerte Rojoo Lal Qila, la Puerta de India, todo un tributo a los caídos en la I Guerra Mundial, el memorial de Raj Ghat o Patio Real, donde permanecen las cenizas del cuerpo de Gandhi incinerado y muchos otros lugares más.

El autor en la Puerta de la India en Nueva Delhi

Si se te antoja, puedes ir a Agra, un recorrido de algo más de tres horas en coche desde Delhi, y visitar esa maravilla del mundo conocida como Taj Mahal (Palacio de Corona), un verdadero monumento al amor, como así le llamé en un artículo anterior (2015).   

En el Fuerte Rojo, Nueva Delhi

En el entra y sale del hotel en Nueva Delhi para los lugares a visitar o las oficinas, todas en función de trabajo, a uno le llegaba al oído piezas musicales con ritmo y atractivo, algunas de ellas con mucha percusión, las que suelen a uno acompañarlo todo el tiempo de visita a algún templo o cuando pasa cerca de los mercados, los que sobran en la India.

Un buen día hablé con el colega hindú que nos atendía y le pedí me llevara a lugar de venta de casetes musicales. Cuando hubo un tiempo me complació. La idea era comprar algo hindú de lo que había oído. Para mi sorpresa, allí se escuchaba unas piezas muy rítmicas que nada tenían que ver con la india. Me sabía a una mezcla de pop con ritmos caribeños, por no llamarle cubanos.

El Raj Ghat en Delhi

Pregunté qué grupo musical era y me dijeron, Miami Sound Machines. Miré la caratula del casete y me añadía a una tal Gloria Estefan. No lo pensé mucho y lo compré. Era la segunda vez en mi vida que me pasaba algo similar. En una ocasión en Londres (1972), había ido a una tienda de discos, iba buscando algo de Tom Jones. En el lugar se escuchaba otras piezas rítmicas y originales, miré la caratula y me decía Abraxa, Santana, costaba más de dos libras, no me lo pude llevar, se iba por encima de mi presupuesto. Supe que el guitarrista y jefe del grupo era Carlos Santana. No obstante, un mes después lo adquirí en Galerías Preciados en Madrid, donde todo costaba mucho menos que en Londres.

El autor en el Taj Mahal

¿Quién era Gloria Estefan? En Cuba nunca la había oído. Vaya hombre, resulta que era una cubana o más bien, nacida en Cuba, aunque criada en Florida. Su nombre real es Gloria María Milagrosa Fajardo García, nacida el 1 de septiembre de 1957 en la Habana. Su familia tuvo que salir rápido de Cuba el 1 de enero de 1959, ya que su padre se dice era guardaespaldas del dictador Fulgencio Batista.

El casete comprado traía el álbum “Let it loose”, lanzado en 1987, donde dos canciones me hacen siempre recordar la India, una es “Can’t stay away from you”, una pieza muy romántica, tiene mucha razón cuando dice “Time flies when you’re having fun” (El tiempo pasa cuando uno se divierte). La otra era la conga “1,2,3” y su estribillo “Come on baby say you love me” (Ven cariño y dime que me amas). El resto de las canciones son preciosas igualmente, pero las que más recuerdo son esas.

Así que el arbolito de navidad fue motivo para volver a oír alguno de los éxitos tempranos de Gloria Estefan y recordar varios sitios visitados en la India en aquel entonces.

Escrito por Ricardo Labrada, 12 diciembre de 2020

“Rebelión en la granja” de George Orwell

Siempre es peligroso para los pueblos dejar
todo el poder en manos de un solo hombre”.
Francisco I. Madero (1873-1913 político mexicano)

Hay que tener imaginación para reflejar un mundo lleno de persecución innecesaria en otro dominado por animales y no seres humanos. Con mucho arte se ilustra las calamidades de la desaparecida Unión Soviética en la década de los años 30, el culto a la personalidad, donde las masas van detrás del líder cantando letras sin sentido, realizando esfuerzos extraordinarios en horas extra de trabajo para llegar a algo.

La envidia política, el golpe bajo y la autocracia campean en el entorno de la Granja de Animales, donde se hacen prevalecer los derechos de los cuatro patas y se desprecia el de los opresores con dos patas. Imaginemos un ambiente así con un autócrata de cuatro patas, el que silenciosamente se entrena a diario para llegar a ser otro bípedo en la vida real.

La doble moral, el discurso de falsas hazañas, las de un abastecimiento y bienestar jamás cumplido, con un jefe siempre escondido, taciturno, y un vocero muy hábil y capaz de retorcer hasta las consignas que dieron lugar a una rebelión en su día. Le siguen las masas ignorantes, las que no se sientan ni un rato a meditar lo que ocurre, esas que aceptan explicaciones irrazonables por padecer de una idolatría enfermiza.

Eso es Rebelión en la Granja (Animal Farm), que podría también llamarse la Mentira Permanente o el Engaño a las Masas. Unos supuestos líderes impulsan sus ideas a través de lemas y mandamientos para negar todo lo existente anteriormente, mientras que el tiempo se encarga paulatinamente de demostrar que nada ha sido sincero y que lo positivo no será el producto final de la obra.

Los líderes ya caminan en dos patas, organizan banquetes con bebidas de alto precio, duermen en camas lujosas, se comportan al mismo nivel que el amo anterior, al que echaron de casa con su rebelión. Los lemas iniciales son prohibidos, ya no convienen. La población no mejora, la pobreza económica crece y las promesas quedan en el olvido. Al final la sociedad languidece y los más viejos viven del recuerdo de los ideales por lo que lucharon y que ahora son parte de una grave omisión.  

Este escritor de ideas socialistas, combatiente en las filas de los republicanos en la Guerra Civil de España, tuvo el mérito de describir toda esta tragedia en pocas páginas y con el mérito de reflejarlo en un mundo animal, de hecho, surreal.

Escrito por Esteban Hernández 26 noviembre de 2020

Monte Irvin, una estrella dondequiera que jugó

Yo quería ser un verdadero jugador de béisbol.
No sabía si jugaría algún día como profesional.
No sabía si podría llegar a las Ligas Mayores.”
Monte Irvin

Cuando se hable de pelotero integral en el terreno de béisbol, un referente siempre será Montford Merrill Irvin, más conocido como Monte Irvin, cuyo juego fue también disfrutado por la afición cubana en las temporadas de la liga profesional de 1947 al 1949.

La dueña de las Águilas de Newark, la famosa Effa Manley, afirmaba que Irvin era el pelotero más cualificado por su equilibrado temperamento, carácter, habilidad, sentido de lealtad, físico, moral, edad y experiencias para haber sido el primer pelotero afro- estadounidense en jugar en las Grandes Ligas de los blancos. Como sabemos, Branch Rickey no era de la misma opinión y se decidió por Jackie Robinson. No obstante, Irvin estaba en la cantera principal para engrosar las filas de algún equipo ligamayorista.

Esta estrella beisbolera nació el 25 de febrero de 1919 en Haleburg, Alabama, en el seno de una familia de 13 hijos, Monte fue el octavo en la lista, de padre aparcero, de los que cultivaban un pedazo de tierra cedido por un terrateniente y que luego, a la hora de la cosecha, tenía que compartir sus ganancias con el dueño.  Monte Irvin como su familia conocieron la explotación despiadada y la violencia congénita de la sociedad del sur de EE.UU. Fue por esa razón, que la familia Irvin se vio en la necesidad de trasladarse al norte del país en busca de mejoras en todos los sentidos. Orange, Nueva Jersey fue el nuevo lugar de residencia, donde Monte inició la escuela, practicó hasta cuatro deportes, entre ellos el fútbol americano, lanzador de clase de la jabalina, además de otras especialidades de campo y pista, sin el béisbol dejar de ser su primera pasión.

Llegado a la escuela superior de Orange, ya medía 183 cm, Monte había decidido jugar béisbol en las Ligas Negro. Su posición fue el jardín central de las Águilas de Newark. Su debut se hizo con un nombre falso, Jimmy Nelson, para preservar su estatus de amateur. Siempre se le vio con habilidades para jugar perfectamente los jardines, pero la fuerza de su brazo y su rapidez le ayudaron también a jugar la antesala y el campo corto, esta última jugada en el año de su debut (1938).

En 1939 jugó mayormente la antesala y promedió .257 al bate, pero en las siguientes tres temporadas Monte se destapó al batear para .371 en 1940, .395 en 1941 y .412 en 1942. Le seguían pagando lo mismo, por lo que exigió un aumento salarial, el que no se llegó a materializar. Fue entonces que Monte decidió irse a México, donde los hermanos Pasquel le pagaban un buen pastón.

A partir de 1940 Monte jugó en cuatro temporadas de la invernal puertorriqueña, donde bateó con productividad, promedio de .322 y MVP en la temporada de 1945-46. Monte afirmaba que Puerto Rico le sirvió para prepararse mejor en el béisbol y poder llegar a las Grandes Ligas.

En México se sintió a sus anchas, no tenía problemas para albergarse en cualquier hotel, comer en cualquier restaurante, caminar por doquier, era bien pagado y con buen ánimo, su producción ofensiva no se hizo esperar en las filas de los Azules de Veracruz, donde se llevó la triple corona en 1942, promedió .397, conectó 20 jonrones e impulsó 79 carreras.

En 1943 casi no jugó, a México ni soñarlo, el servicio militar lo reclutó en el Servicio General de Ingenieros, todo el personal era afro, pero los jefes blancos, donde Monte tuvo que servir en la construcción de vías y puentes en Inglaterra, Bélgica y Francia. El pelotero en sus memorias se quejaba del maltrato que sufrieron los negros durante el servicio militar. Monte fue desmovilizado en setiembre de 1945 e inmediatamente se incorporó al juego activo con sus Águilas, ya entonces defendiendo el jardín derecho de su conjunto.

Su juego continuó en 1946 y con la alegría de la victoria. Las Águilas contaron con el eficiente pitcheo de Leon Day y el bateo descomunal de Monte Irvin (.404). La Serie Mundial fue un enfrentamiento de las Águilas contra los Monarcas de Kansas City, equipo que venía con dos lanzadores de experiencia y efectividad, Satchel Paige y Hilton Smith. Monte siguió suelto al bate, disparó 3 cuadrangulares y promedió .462. Su equipo se llevó la victoria en 7 juegos. En ese mismo año Jackie Robinson había debutado con los Reales de Montreal, sucursal de los Dodgers de Brooklyn. Jackie se preparaba para dar el gran salto en 1947. El famoso James Thomas Bell, más conocido como Cool Papa Bell, reafirmaba lo dicho por Effa Manley. No había pelotero joven negro con más habilidades que Monte Irvin, bueno al bate de tacto y de largometraje, buen corredor, buen brazo, podía hacerlo todo bien. Ese criterio era compartido por el gran receptor Roy Campanella.

No fue hasta 1949, tenía 30 años, que Monte Irvin fue contratado por los Gigantes de Nueva York. Como él decía, “debí haber llegado diez años antes”. En resumen, había jugado 10 temporadas en las Ligas Negro, donde promedió para .347.  

Previamente Monte jugó en la profesional cubana, con los Alacranes del Almendares. Su primera temporada fue en 1947-48, donde militó junto a peloteros de su liga como Sam Jethroe, Gene Benson, el tunero Cleveland Clark, Hiram González y el cienfueguero Charles Pérez en los jardines, mientras que en el cuerpo de lanzadores estaban Conrado Marrero, Octavio Rubert, René “Tata” Solís, Ángel “Catayo” González y Jorge Comellas entre otros, conjunto dirigido por Fermín Guerra, que quedó en el segundo lugar de la justa, aventajados por el Habana de Miguel Ángel González. El desempeño de Irvin en esta temporada fue modesto y por debajo de las expectativas. Promedió .242 y conectó solo 4 extrabases.

La temporada de 1948-49 el Almendares prácticamente aplastó a sus rivales y sacó cómoda ventaja de 8 juegos sobre los Leones del Habana. Monte Irvin fue pieza importante de la ofensiva de este equipo, conectó 30 extrabases, fue líder en jonrones en la justa (10) e impulsó 53 carreras, una menos que el líder, su coterráneo, Lennox Pearson. Junto con Al Gionfrido y Sam Jethroe conformaron un trío de lujo en los jardines. A continuación, vino la I Serie del Caribe, la que se efectuó en la Habana, donde Irvin volvió a demostrar su clase, bateó para .389, conectó 1 triple y 2 jonrones e impulsó 11 carreras.

Su inicio en el béisbol profesional de la MLB fue con los Gigantes de Jersey City de la Liga Internacional, donde bateó demasiado (.373) para dejarlo en ligas menores. Fue así que el 8 de julio de 1949 debutaba en la Liga Nacional. Para su suerte, en el equipo ya jugaba el jardinero Hank Thompson, el que en ese momento defendía la segunda base. Dicen que el manager Leo Durocher le dio la bienvenida y lo presentó al resto de los peloteros, entre ellos Johnny Mize, Bobby Thompson, Buddy Kerr, Larry Jansen y Sheldon Jones entre otros. Durocher les dijo que no le importaba el color de la piel de Irvin y Hank Thompson, lo que importaba era que jugaran bien a la pelota y aportaran a los triunfos del equipo. No estoy seguro de que Durocher haya dicho eso en ese momento, ya que igual discurso se dice que dio en el momento que Jackie Robinson entrenaba con los Dodgers en 1946.  

El debut de Monte Irvin se limitó a una comparecencia al cajón de bateo para recibir una base por bolas en juego contra los Dodgers en el Ebbets Field de Brooklyn. Al siguiente día, de emergente se ponchó. El 16 de julio nuevamente como emergente se fue en blanco. Finalmente, el 18 de julio abrió jugando la antesala y bateó de 4-2, incluido doble y una base por bolas. Era el inicio del despegue de la superestrella. Su primera temporada fue modesta realmente, promedio de .224 y ningún jonrón en 36 juegos.

En 1950 abrió jugando con los Gigantes de Jersey City, en 18 juegos promedió la bestialidad de .510 ofensivamente, incluido 32 extrabases. No había más remedio que subirlo con urgencia. En el equipo grande lo hizo bien, .299 de promedio, con 39 extrabases y 66 empujadas.

Para la campaña de 1951 Irvin tenía su posición como regular en los jardines. Hank Thompson defendía la antesala, mientras que en el jardín central se estrenaba un pelotero de nombre Willie Mays, que sonaría muchísimo. El receptor de reserva era el cubano Rafael Noble. Así que la tropa del Polo Ground se enriquecía con peloteros de las Ligas Negro, lo que ayudó a que los Gigantes ganara el título de la Liga, usualmente en manos de sus rivales Dodgers. Irvin bateó para .312, conectó 54 extrabases (24 jonrones) y fue líder en carreras impulsadas (121) en la Liga Nacional. Les tocó enfrentarse a los mulos de Manhattan en la Serie Mundial, en la que sucumbieron en 6 juegos. No obstante, Irvin bateó 11 hits en 24 veces al bate, incluido triple y 2 empujadas.

Comenzó a todo tren la campaña de 1952, llegó incluso a ser escogido al juego de las Estrellas, pero solo pudo participar en 46 juegos, ya que se fracturó el tobillo y fue baja por el resto de la temporada. Larry Hogan tenía toda la razón al afirmar que la baja de Irvin fue la brecha que permitió a los Dodgers volver a ganar el campeonato de la Liga Nacional en 1952.

A pesar de la caída de los Gigantes en 1953, cuando finalizaron quinto en la tabla de posiciones de la Liga, probablemente por la ausencia de Willie Mays al estar cumpliendo el servicio militar, Irvin regresó al juego activo, promedió .329, conectó 47 extrabases e impulsó 97 carreras.

Mays regresó en 1954 y los Gigantes tomaron su tamaño. Lograron llevarse el banderín con 5 juegos de ventaja sobre los peligrosos Dodgers. Mays resultó ser el MVP de la Liga Nacional, promedió .345 y disparó 87 extrabases, incluido 41 jonrones. Esta vez Monte Irvin bateó menos de lo acostumbrado (.263), pero puso su granito de arena con sus 35 extrabases y 64 impulsadas. Era el segundo título de Leo Durocher en 6 temporadas como timonel de este equipo.

El adversario en la Serie Mundial fueron los Indios de Cleveland, que venían dirigidos por el cubano-americano Al (Alfonso Ramón) López y que contaban con figuras eficientes como Beto Ávila, el inicialista Vic Wertz, el jardinero Larry Doby, el antesalista Al Rosen, y un cuerpo de lanzadores de alto calibre: Bob Lemon, Earl Wynn, Mike García y el veterano Bob Feller.

Los Gigantes no creyeron en Indios y después de un reñido primer juego, donde Willie Mays realizara el engarce de película, de espalda al home sobre batazo de Wertz en la octava entrada (única vez que falló el inicialista, se fue de 5-4, incluido triple y doble), los Gigantes se elevaron y en la décima entrada el emergente Dusty Rhodes le disparó jonrón con 2 en base al siempre eficiente Bob Lemon para lograr la primera victoria, triunfo que no pararía hasta la pollona en cuatro juegos. Irvin realmente no estuvo al nivel mostrado en la Serie Mundial de 1951. Solamente conectó 2 sencillos en 9 veces al bate e impulsó 2 carreras.

Las últimas dos temporadas de Irvin fueron de ofensiva aceptable, pero lejos del nivel mostrado de 1950 a 1953. A la edad de 37 años, con algunas lesiones en su físico, decidió retirarse del juego activo. Su última temporada fue con los Cachorros de Chicago, promedio de .271, con 31 extrabases y 50 impulsadas.

En las 10 temporadas acumuló 731 hits en 2499 veces al bate, incluido 97 dobles, 31 triples y 99 jonrones, con 443 impulsadas, promedio de .293 y OBP de .383.  

A su retiro se dedicó al trabajo de cazatalentos para los Mets durante 1967 y 1968. Más tarde se incorporó al trabajo de la MLB como ente de relaciones públicas, primer ejecutivo afro en esa organización.

Su exaltación al Salón de la Fama de México le llegó en 1972, mientras que en 1973 fue exaltado al Salón de la Fama de las Ligas Negro y al de Cooperstown por decisión de un comité especial para peloteros de las Ligas Negro. También fue exaltado al salón del béisbol de Puerto Rico. Más que esos premios, Irvin tiene uno muy preciado, ser bien recordado en todos los lugares donde jugó. El gran pelotero falleció a la edad de 96 años el 11 de enero de 2016 en Houston, Texas.

Fuentes

Anon (s/a). Monte Irvin. National Baseball Hall of Fame. https://baseballhall.org/hall-of-famers/irvin-monte

Anon (s/a). Monte Irvin. Seamheads.com. https://www.seamheads.com/NegroLgs/player.php?playerID=irvin01mon

Anon (s/a). Monte Irvin. Baseball-reference.com. https://www.baseball-reference.com/players/i/irvinmo01.shtml

Figueredo, Jorge S. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson-North Carolina-London. 544 p.

Hogan Larry. 2015. Monte Irvin. Society for American Baseball Research. https://sabr.org/bioproj/person/monte-irvin/

Riley J.A. 1994. Biographical Encyclopaedia of the Negro Leagues Baseball. Carroll & Graf Publishers, Nueva York, p. 407-409.

Rodríguez Mayoral, L. 2020. Monte Irvin: Inmortal pelotero que siempre amó a Puerto Rico. Béisbol 101, 27 febr. https://www.beisbol101.com/monte-irvin-inmortal-pelotero-que-siempre-amo-a-puerto-rico/

Romero Esteban. 2019. El origen de las series del Caribe y el primer torneo en 1949. Deportescineyotros.com. https://deportescineyotros.com/2019/07/12/el-origen-de-las-series-del-caribe-y-el-primer-torneo-en-1949/

Escrito por Esteban Romero, 3 diciembre de 2020

“Como Polvo en el Viento” de Leonardo Padura

Hemos de hallar lo universal en las entrañas de lo local y,
en lo limitado y circunscrito, lo eterno.”
Miguel Unamuno (1864-1936, filósofo español)

El escritor cubano Leonardo Padura se ha convertido en un creador de relatos muy actuales sobre la realidad cubana, la que se creó a partir de 1959. “Como polvo en el viento” es probablemente su mejor obra al respecto, donde abiertamente se dicen las cosas como son.

El éxodo cubano tiene sus causas, más que todo, en la escasez material a la que se ha visto sumida la nación durante más de seis décadas. Lo más elemental se pierde y no aparece, el suministro de alimentos ha sido oscilante, unos años aceptables antes de 1990 y luego toda una debacle. Es el mundo de las ilusiones perdidas, que lleva a muchos a apartarse de todo aquello en lo que una vez creyeron.

Padura relata todo tal y cual, no hay evento en el país que deje de mencionar, todo eso hilvanado en una historia de exilio y dispersión, además de penurias de los que quedaron atrás en la tierra natal, los que sobreviven gracias a las generosas ayudas de sus amigos y familiares en el exterior. Esa solidaridad es muy cierta, de no haber existido, muchos hoy estarían en una posición difícil caso de haber sobrevivido.

Particular énfasis se hace en la amistad entre compañeros y amigos, la que perdura con los años y permanece en recuerdos que lo hacen a uno rememorar la canción del programa cómico “San Nicolás del Peladero”, “que, tiempos aquellos que ya pasaron y no volverán”. Es la nostalgia de algo perdido por causas materiales, pero también otras por censuras, prohibiciones y otras medidas que enferman y no favorecen a la sociedad.

Las diferentes etapas a partir de 1959 son reseñadas hasta llegar al llamado Período Especial, que se describe con claridad y sus consecuencias. No es todo es culpa del enemigo, las del dueño de la casa igualmente se muestran. 

Padura es un escritor muy avezado en materia de suspense en sus novelas policiacas anteriores. En esta obra ese ingrediente no falta. A su vez, se describen lugares diversos de Europa y EE.UU. con bastante acierto, señal del nivel de consulta y experiencia propia vertido en su exposición.

El amor, el erotismo y el choque sexual no están ausentes, como tampoco la existencia de bisexuales y homosexuales, los que aparecen como algo natural, nada extraño en la sociedad cubana de siempre. Uno de los varios héroes de la novela, por su inteligencia y su profundidad de pensamiento, es un homosexual.

Para meditar son aquellas partes en que se discute lo que son los cubanos, si algún día volverán o permanecerán en tierra ajena con los recuerdos y un sentido extraño de pertenencia.

Una vez comenzado a leer el libro, amigo lector, le aseguro que no se desenganchará hasta terminar de leer la obra.

Escrito por Esteban Hernández, 25 noviembre de 2020