Calcuta, capital de Bengala Occidental en la India

Si Ud. quiere visitar una ciudad con espíritu, vaya a Calcuta.”
Vir Sanghvi (1956, periodista-escritor británico)

La primera vez que visité la India en misión de trabajo, la idea de los anfitriones era la de llevarnos a visitar Kolkata (Calcuta) y sus empresas productoras de químicos, pero los planes cambiaron y como se dijo anteriormente, la visita fue a Mumbai. No obstante, previamente los locales nos hablaron que en Calcuta los elefantes eran visibles por doquier. Eso fue hace más de 30 años, nada de eso es cierto en la actualidad.

Calcuta fue el lugar donde María Teresa hizo gran parte de su obra benéfica, fue igualmente hogar del famoso poeta bengalí Rabindranath Tagoré, premio Nobel de la literatura en 1913.

Invitado no hace mucho a una conferencia nacional, decidí visitar Calcuta, adonde llegar no es fácil si uno busca un boleto económico. La opción más factible fue la de volar desde Valencia, España a Estambul, Turquía, de ahí a Delhi y horas después de la llegada a la India, volar a Calcuta con una línea local. Un viaje largo de más de 19 horas, al final uno termina completamente cansado. A eso hay que sumar las enormes colas para el chequeo del pasaporte en el aeropuerto de Delhi.

La conferencia era fuera de Calcuta, hora y media del lugar, así que se dejó para el final una visita de tres noches para ver esta ciudad. Busqué los elefantes y no vi ninguno en esa urbe, creo que se les encuentra mejor en Jaipur o en la misma Delhi, así que era falso o ya todo cambió. Calcuta fue capital de la India británica hasta 1911 y era la urbe más poblada de la India en el pasado, puesto cedido a Mumbai. Así y todo, en la capital bengalí hay más de 15 millones de habitantes, aunque no se me hizo difícil caminar. Algún que otro vendedor ambulante se me acercaba, le respondía en cualquier idioma que no fuera inglés, así se alejaban.

En Bengala se habla la misma lengua que en Bangladés, o sea el bengalí, aunque casi todo el mundo habla hindi, mientras que la religión es hinduista mayoritariamente, pero no faltan musulmanes venidos de la vecina Bangladés. Bengala occidental tiene límites también con Nepal, de donde vienen muchos comerciantes. Calcuta como toda Bengala Occidental fueron parte de los dominios de los mogoles, gobernantes dinásticos musulmanes que se habían instalado inicialmente en el norte de la India desde Asia Central. De ahí que la influencia islámica esté presente en esta ciudad, de hecho, el 24% de la población bengalí occidental es musulmana.

Los mercados, como en el resto de la India, abundan, venden de todo y a precios razonables para un bolsillo occidental, pero el objetivo no era ir a regatear, era conocer esta ciudad y su historia. La mejor opción alquilar un taxi con chofer que lo lleve a uno a los lugares más importantes, eso se puede arreglar en el hotel y los precios son igualmente razonables.  

El autor saboreando agua de coco
El autor saboreando agua de coco

El primer lugar visitado fue un templo, ese día abarrotado de personas. Ni recuerdo su nombre. Para entrar hay que quitarse los zapatos y las medias, así descalzo lo llevan delante de un altar, a falta de guía, era como un analfabeto, por lo que decidí regresar por mi calzado, no sin antes comprar agua para lavarme los pies.

De ahí fuimos al Victoria Memorial, donde tuve que esperar un rato para entrar. Se trata de un palacio construido en el plazo de 15 años, el que se realizó después de la muerte de la reina Victoria en 1901, o sea se comenzó en 1906 y se concluyó en 1921. Los mandamases británicos aportaron los fondos para esta edificación.  Muchos locales van a este lugar a pasear por sus jardines, que fue lo que hizo el que suscribe. Todo muy bonito y ordenado en el lugar.

Victoria Memorial
Memorial Victoria

De camino le pasamos a la Catedral St Paul, no daba deseos de bajarse a visitar un templo de religión extraña en el país. Se construyó en el período de 1839-1847. Es de suponer que su religión sea anglicana. Sus exteriores son elegantes.

Catedral St Paul

En la tarde la visita fue al Puente Howrah, que une a Calcuta con la localidad de Howrah. Esta obra, realizada en el período de 1937-1943, es arquitectónicamente atractiva a los ojos del visitante. El puente pasa por encima del río Hooghly o Hugli, efluente del río Ganges, sagrado para los hinduistas. Bañarse allí es algo muy religioso. El puente tiene una longitud de 705 metros. El río ha sufrido una reducción del nivel del agua en las últimas décadas.

Puente Howrah sobre el río Hugli
Puente Howrah sobre el río Hugli al atardecer

En la orilla oriental del río mencionado se halla el Dakshineswar, templo dedicado a Kali, la madre universal, destructora de la maldad y de los demonios, y santa patrona de la ciudad de Calcuta. Allí la cola para entrar al templo era larga y nuevamente a quitarse el calzado, por lo que preferí pasear por los alrededores y apreciar muchas cosas interesantes, lo mejor es ver como la población se baña en el río Hugli, curso de agua sagrado y secular en la India. Lo otro es que no faltan los mercados, pero algunos graciosos tienen monos en los mismos, que no tienen nada de mansos, así que cuidado, no se acerque a ellos ni por curiosidad.

Dakshineswar
La población se santigua en el río Hugli
La población local a orillas del río Hugli

Otro lugar visto de fuera es el Palacio de Mármol construido en 1835 por orden del rajá Rajendra Malik. El lugar tiene muchas artesanías, pero no estaba abierto al público. Así que me tuve que conformar con verlo de fuera.

Palacio de Mármol

Había sido invitado a la Universidad Presidency, la primera moderna en la India, fundada en 1817. Era para una charla a los estudiantes en materia de malezas. En esta institución estudian unos 100 mil estudiantes y más de 5 mil en estudios de post grado. La visita resultó agradable y los estudiantes prestaron mucha atención a lo que les impartí allí.

Charla con estudiantes de la Universidad Presidency

Una mañana completa se dedicó a la visita del Museo de la India, donde disfruté realmente de la misma. Se trata del museo más grande y antiguo de la India. Primero era conocer aspectos de la historia de la India, luego tienen una parte científica, sobre todo en el área de biología, donde uno recibe un “baño” de conocimientos en biología molecular.

Calcuta tiene mucha población, pero nunca observé las muchedumbres vistas en Mumbai. Por la calle se podía andar sin mucho problema, nadie me molestó, excepto algún que otro vendedor ambulante. En sus tiendas hay que regatear, nunca le dan un precio justo. Es un juego de sube y baja, naturalmente uno busca cosas típicas y no bagatela. El trato fue bueno en general.

Hubiera sido interesante visitar la reserva de tigres en los manglares, pero el tiempo no daba para eso. Había que priorizar ver Calcuta o dedicarse a los tigres, se optó por lo primero.

Escrito por Ricardo Labrada, 7 abril de 2021, con información histórica consultada en línea.

Jaipur, la ciudad rosa en la India

Jaipur es una novia ruborizada vestida de rosa, bailando
en nuestros sueños mientras los pavos reales cantan.”
Vinita Kinra (ciudadana canadiense de origen indio)

Hace más de 15 años de esta visita, inesperada, por cierto, debido a que los organizadores de una reunión internacional de expertos en Delhi, una vez terminada decidieron llevar a los visitantes a una visita de campo pasando por Jaipur.  

Inicialmente se visitaron áreas de campo en el recorrido y después de unas tres horas y media se llega a Jaipur o Yaipur, capital del Estado de Rajastán, fundada en 1728, que se le conoce como ciudad rosa debido a la visita del príncipe de Gales en 1905, cuando los anfitriones decidieron pintar de color rosa sus viviendas.

No obstante, el lugar que le da a uno la bienvenida no es propiamente la ciudad de Jaipur sino el Fuerte de Amber, situado en una colina a unos 11 km de Jaipur. Amber fue hasta 1727 la capital de Rajastán y para acceder al mismo hay que hacerlo sobre elefantes. Vaya experiencia, los elefantes tienen unas cajas anchas que dan espacio para que dos personas puedan ir sentados, lo cual realmente no es cómodo. El movimiento del elefante marea algo y ocasionalmente se piensa que uno puede caer de esa altura de 2 metros o más. Así que cuando uno se sube al camello teme que este lo muerda, con el elefante el temor es de caerse. Agraciado el famoso actor Sabú, el que cabalgaba a sus anchas sobre estos paquidermos.  

Fuerte de Amber

La información disponible indica que el Fuerte de Amber se construyó en 1592 por el Maharajá Man Singh y más tarde fue ampliado por Jai Singh I hasta llegar a convertirse en la fortaleza que vemos hoy día. El fuerte presenta amplios patios y columnas, sus construcciones son en parte a base de mármol blanco.

El autor sobre un elefante con el Prof. Heinz Müller-Scharer, Universidad de Fribourg, Suiza

Terminada la visita de Amber nos trasladamos a Jaipur, cuyo primer lugar visitado fue su Palacio o combinación de los palacios Chandra Mahal y Mubarak Mahal, construcciones de 1729 y 1732, otrora sede del Maharaja de Jaipur. Su arquitectura es muy propia y original, igualmente, con amplios patios y fachadas diversas.

Palacio de Jaipur. Foto Diego Delso
El autor en patio del Palacio de Jaipur junto con el Dr. Chui-Hua Kong de la Universidad Agrícola de China

En la noche uno puede disfrutar de los innumerables mercadillos y tiendas en la ciudad, los que venden todo tipo de suvenir y a precios asequibles, pero en mi caso personal encontré una imagen muy fascinante al ver el Hawa Mahal o Palacio de los Vientos, construido en 1799, el que servía de cámara para las mujeres del harén. Dicen que ellas podían ver las calles desde allí, pero ellas no ser vistas. Sencillamente quedé extasiado con la imagen de este palacio en la noche, algo para siempre recordar.

El palacio de los vientos o Hawa Mahal

No hubo tiempo para poder pasar por el Palacio flotante de Jal Mahal, antigua residencia real de verano, pero si Ud. visita el lugar con el debido tiempo, no se lo pierda.   

Escrito por Ricardo Labrada, 28 marzo de 2021, con información consultada en línea.

Una visita a la ciudad comercialmente más importante de la India, Mumbai o Bombay

Más sueños se hacen realidad y se extinguen en
Bombay que en cualquier otro lugar de la India.
Gregory David Roberts (1952, novelista británico con
pasado de ladrón armado, fugitivo y traficante de armas)

Muchedumbre en las calles de Mumbai

Hace más de 30 años de esta visita, la que trato de recordar en lo mejor de ella, tarea nada fácil. Le llaman Mumbai en lengua local, la maratí, pero hasta 1995 fue conocida como Bombay, capital del Estado de Maharastra, ciudad portuaria enclavada en el Mar Arábigo en el oeste del país, la urbe más poblada de la India y la cuarta a nivel mundial, como para erizarse, pero más aun estando uno allí. Su población está cerca de los 14.5 millones de habitantes y si le añade los suburbios, entonces será más de 21 millones.

El nombre de Mumbai se le ha dado en honor a la diosa local de los pescadores, Mumba Deví, mientras que el de Bombay unos dicen que viene de portugués Bom bahía, por lo que bay del inglés se le añadió al significar lo mismo en sustitución de bahía. Esa teoría no es muy aceptada, ya que en portugués Buena Bahía sería Boa Baía. En español se acepta Bombay como nombre de la ciudad en lugar de Mumbai, pero en este artículo le llamaremos tal y cual le llaman actualmente en el mundo entero.

Por razones de trabajo fuimos a esta ciudad. Los anfitriones estaban algo indecisos si llevarnos a Mumbai o en su lugar a Calcuta, al final se decidieron por Mumbai, la que en sus alrededores tiene varias plantas productoras de agroquímicos. Nos albergaron en un hotel muy confortable ubicado a orillas de la playa, diría que está en la parte oriental de la costa, algo alejado del centro de la ciudad. Todo muy cómodo, buena comida, incluso occidental, ninguna queja, pero eso era en los ratos de ocio en la noche y a la hora del desayuno en la mañana.

La Puerta de la India, Mumbai

Nos llevaría a la ciudad un auto con su chofer, un hombre que no se detenía ni delante de un elefante, lo de él era echar a andar el motor y dale hacia delante. Aquello era espeluznante, la muchedumbre delante del auto y este no paraba, no sé qué arte existía para que el coche no tocara ni un pelo de aquellos seres. Si parabas era todo un hormiguero arriba de uno, vendedores ambulantes, limosneros, personalmente mis nervios no daban para tanto. Un suplicio de más de hora y media para llegar a nuestro destino laboral.

En Delhi, sobre todo en la parte vieja de la ciudad, la muchedumbre y las vacas en las calles hacían imposible el movimiento de los autos, pero nada comparable a lo de Mumbai, donde eran miles de personas en espacios muy escasos de superficie, increíble. Esto hacía que el viaje diario al centro de la ciudad fuera todo un suplicio mental y que uno no tuviera cabeza para apreciar lo bello que pudiera haber por el camino. Resultaron más refrescantes las salidas fuera de la ciudad para visitar algunas de las plantas ya mencionadas.  

Haji Ali, Mumbai

Así que fue muy poco lo que vimos en una estancia de cuatro días en Mumbai, muy poco que apreciar. Ni una palabra que allí estaba la famosa industria del cine, Bollywood, ni mencionaron la existencia de las Grutas de los Elefantes, lugar muy interesante y en las afueras de Mumbai.

A lo largo del trayecto diario pudimos apreciar la Puerta de la India, que está en el en el paseo marítimo y fuera construida durante la ocupación británica del país. El otro lugar que nos llamó la atención fue el Haji Ali, mezquita ubicada en un cayito de la Costa Worli, que fuera construida en el siglo XV durante el Sultanato de Gujarat. Desde el paseo marítimo veíamos como transitaban turistas y creyentes musulmanes a ese templo, tal parecía que caminaban por encima del mar, no era así, ya que hay una pasarela que los lleva al lugar.  

Mezquita Jama, Mumbai

En Mumbai un poco más del 25% de la población es musulmana, es por esa razón que haya 89 mezquitas dispersas en varias partes de la ciudad. Otra que le pasamos cerca fue la Mezquita Jama, la más grande y antigua del lugar. Se afirma que su construcción comenzó a finales del siglo XVIII.

También le pasamos cerca al edificio de la Municipalidad de Mumbai, pero nada de bajarse, el hormigueo había que evitarlo a toda costa. No íbamos de turismo, por lo que el chofer tampoco estaba para evitar a los suyos en la calle. Todas las tardes terminaba riendo con las andanzas del chofer, supongo que su única consigna era pa´lante y pa´lante, ni que hubiera estado en Cuba.

Edificio del Municipio de Mumbai

En un lugar donde hay tanta población con diferentes religiones han ocurrido choques, , pero el peor tuvo lugar en noviembre de 2008. Entonces Mumbai sufrió 12 ataques terroristas en varios hoteles céntricos, en algunos de los cuales tuvimos la oportunidad de almorzar.

Así y todo, creo que no es para que la gente siempre tema. Mumbai tiene mucho más interesante que ver, que no vio el que suscribe, tiempo no hubo, por lo que una visita a un lugar de tanta historia, con ocupaciones portuguesa, islámicas y luego británica es algo muy sugerente y atractivo a la vez.

Escrito por Ricardo Labrada, 25 marzo de 2021, con información consultada en Wikipedia.org.

Visita a las pirámides de Teotihuacán, México

La habilidad de los artesanos de Teotihuacán
fue superada solo por el inigualable genio
arquitectónico de sus planificadores.”
Anon. en Search of Life

En la primera visita a México del autor, producto de una invitación a asistir a un evento latinoamericano en el campo de las malezas, los anfitriones amablemente nos llevaron a las pirámides de Teotihuacán al siguiente día de la llegada al país.

Las pirámides se hallan a 48,6 km de Ciudad México o D.F., lo cual lleva unos 52 minutos en coche para llegar al lugar, que se halla 2300 metros sobre el nivel del mar, a 15 km del Lago Texcoco y sobre el río San Juan en el Estado de México.

La palabra Teotihuacán, según Wikipedia, viene del náhuatl y significa “lugar donde los hombres se convierten en dioses” o “ciudad de los dioses”. Sin embargo, existe otra afirmación, la que asevera que Teotihuacán viene del vocablo náhuatl Teo uacan (Ciudad del sol).

La historia de este lugar es algo confusa, por lo que el que suscribe no quiere caer en especulaciones de un tema que desconoce. Lo que sí está claro que esas pirámides fueron construidas por los pobladores indígenas del lugar, probablemente algo antes que surgiera el cristianismo. Existe el mito que su construcción fue obra de los quinametzin, unos gigantes que poblaron el mundo en el pasado. Eso hace recordar algunos mitos sobre el Machu Picchu peruano, del que dicen que fue construido por extraterrestres. Un poco de leyenda no viene mal, así se alimenta la imaginación y la realización de películas fantásticas.  

Los principales elementos del lugar son:

  • La pirámide del Sol mide 63 metros de altura y 225 de lado, segunda edificación más alta de Mesoamérica, superada por la Pirámide de Cholula en el vecino Estado de Puebla. En la primera visita el autor la pudo escalar, aunque era más difícil descenderla que subirla por el ángulo casi recto de su pendiente. En una segunda visita con la familia no se consideró una segunda escalada.
El autor con sus hijas en la Pirámide del Sol
  • La pirámide de la Luna tiene 43 metros de altura, la que se halla en la parte norte del lugar. El cansancio y emoción en la del Sol no dieron ánimo para una nueva escalada.
Pirámide de la Luna
  • La otra pirámide fue descubierta en 1920, apenas llega a 6 metros de altura, se llama pirámide de la Serpiente Emplumada, de la cual este autor guarda un vago recuerdo, es posible por no tener las dimensiones de las anteriores.
  • El palacio de Quetzalpapálotl o “Mariposa-quetzal”, complejo de ruinas de viviendas de la élite de los pobladores anteriores o de los sacerdotes. Tampoco existe algún recuerdo personal sobre esta parte de Teotihuacán, posiblemente por la impresión que dejan las dos primeras pirámides mencionadas.

Para añadir folclor a la visita, Teotihuacán estaba lleno de vendedores ambulantes de figuras y otras artesanías. Esos vendedores en su empeño por obtener algo de dinero son capaces de escalar las pirámides detrás de los posibles compradores. A lo largo de la escalada entran en el juego del regateo hasta que logran un precio “cómodo” para ambas partes. Es algo gracioso dentro de ese largo ascenso.

El autor y esposa en las faldas de la Pirámide de la Luna

Escrito por Ricardo Labrada, 10 febrero de 2021, con información consultada en Wikipedia.org.  y Teotihuacan-city of the gods, http://searchoflife.com/teotihuacan-city-of-the-gods-2013-12-13

Si vas a Roma, Italia, no dejes de visitar Villa d’Este

Las Cien Fuentes hablan entre el verdor virgen,
hablan suave y llano como bocas femeninas, mientras
en su cima, donde resplandece el sol púrpura, brillan las águilas.”
Gabriele D’Annunzio (1863-1938, novelista, poeta,
periodista y político italiano)

Uno de los lugares más bellos que uno puede visitar en las afueras de Roma es la llamada Villa del Este (Villa D’Este), la que posee jardines todos con fuentes de agua, todas diversas tanto en arquitectura como significado.

Llegar allí no es difícil desde en Roma, basta con tomar la circunvalación romana, el llamado raccordo anulare y tomar la salida 13 en dirección a Tivoli. En el trayecto, por su derecha, le pasará a la famosa Villa Adriana, que no debe confundirse con Villa D’Este. La primera está a 23 km de Roma, mientras que Villa d´Este está a 34. También puede uno ir en tren, supongo que desde Stazione Termini, pero las veces que he ido, siempre ha sido en auto.  

La familia del autor en las Cien Fuentes en 1991

La Villa fue idea del cardenal Ippolito d’Este, hijo del matrimonio de Lucrecia Borgia con Alfonso I de Este, Duque de Ferrara, Modena y de Reggio. En el pasado pensaba que era promoción del hijo de Lucrecia por incesto con su hermano César, aunque hay otras versiones que dicen que fue con su padre el Papa Alejandro VI. Sea como sea, el cardenal Ippolito d’Este fue nombrado gobernador de Tivoli por el papa Julio III.

La obra se comenzó en 1550 bajo la guía del arquitecto Pirro Ligori. Esta villa atesora jardines sobre terrazas, los cuales están rodeados de distintas fuentes de agua, proporcionada por el río Aniene.

Visitar el lugar le llevará un buen rato, ya que deberá subir y bajar escaleras que lo llevan a cada fuente. El paseo se hace agradable y es como si uno no quiera despegarse de esta belleza.

La entrada de la villa es el llamado Appartamento Vecchio, o Apartamento Viejo, donde residiera Ippolito d´Este. Al descender uno encontrará las fuentes existentes, entre las principales están la Fontana del Bicchierone o Fuente de la gran taza, la fuente Rometta o pequeña Roma, la Fontana dell’Ovato o Fuente Oval, le Cento Fontane o las cien fuentes, la Fuente de Neptuno y la Fuente de Diana.

En este lugar el compositor Ferenc Liszt tocó uno de sus últimos conciertos, lo que sucedió en 1879. A la entrada de la Villa hay una tarja que así lo recuerda. La pieza compuesta con Liszt alegórica a la Villa es “Juegos de agua de Villa d’Este.

En 2001 esta belleza fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Escrito por Ricardo Labrada, 2 febrero de 2021, con información histórica tomada en línea.

Música caribeña que me hizo recordar la India

En la India se recicla todo, hasta los sueños.
Shashi Tharoor (1956, politico indio)

Hay canciones o melodías que recuerdan momentos de uno en la vida. De eso puedo dar fe y referirme a muchos pasajes de mi niñez en Cuba, los que asocio con algunas canciones en el hit parade nacional en cada momento. Este que cuento hoy no tuvo como escenario Cuba. Me sucedió un buen día que mi familia estaba componiendo un arbolito de navidad en Valencia, España, por lo que puse alguna música en el aparato de CD. Lo inicié con Oscar D´León y sus pegajosos montunos, música con mucha influencia cubana, luego cambié para otro y en el acto me surgió el recuerdo de mi primer viaje a la India en febrero de 1990.

Era la segunda vez que visitaba Asia, pero la primera a la India. Estar allí me hizo recordar a la figura de Mahatma Gandhi, Śrī Pandit Jawāharlāl Nehru y su hija, Indira Gandhi. En la India hay mucho para ver, su capital Nueva Delhi tiene lugares interesantes: el antiguo palacio mogol el Fuerte Rojoo Lal Qila, la Puerta de India, todo un tributo a los caídos en la I Guerra Mundial, el memorial de Raj Ghat o Patio Real, donde permanecen las cenizas del cuerpo de Gandhi incinerado y muchos otros lugares más.

El autor en la Puerta de la India en Nueva Delhi

Si se te antoja, puedes ir a Agra, un recorrido de algo más de tres horas en coche desde Delhi, y visitar esa maravilla del mundo conocida como Taj Mahal (Palacio de Corona), un verdadero monumento al amor, como así le llamé en un artículo anterior (2015).   

En el Fuerte Rojo, Nueva Delhi

En el entra y sale del hotel en Nueva Delhi para los lugares a visitar o las oficinas, todas en función de trabajo, a uno le llegaba al oído piezas musicales con ritmo y atractivo, algunas de ellas con mucha percusión, las que suelen a uno acompañarlo todo el tiempo de visita a algún templo o cuando pasa cerca de los mercados, los que sobran en la India.

Un buen día hablé con el colega hindú que nos atendía y le pedí me llevara a lugar de venta de casetes musicales. Cuando hubo un tiempo me complació. La idea era comprar algo hindú de lo que había oído. Para mi sorpresa, allí se escuchaba unas piezas muy rítmicas que nada tenían que ver con la india. Me sabía a una mezcla de pop con ritmos caribeños, por no llamarle cubanos.

El Raj Ghat en Delhi

Pregunté qué grupo musical era y me dijeron, Miami Sound Machines. Miré la caratula del casete y me añadía a una tal Gloria Estefan. No lo pensé mucho y lo compré. Era la segunda vez en mi vida que me pasaba algo similar. En una ocasión en Londres (1972), había ido a una tienda de discos, iba buscando algo de Tom Jones. En el lugar se escuchaba otras piezas rítmicas y originales, miré la caratula y me decía Abraxa, Santana, costaba más de dos libras, no me lo pude llevar, se iba por encima de mi presupuesto. Supe que el guitarrista y jefe del grupo era Carlos Santana. No obstante, un mes después lo adquirí en Galerías Preciados en Madrid, donde todo costaba mucho menos que en Londres.

El autor en el Taj Mahal

¿Quién era Gloria Estefan? En Cuba nunca la había oído. Vaya hombre, resulta que era una cubana o más bien, nacida en Cuba, aunque criada en Florida. Su nombre real es Gloria María Milagrosa Fajardo García, nacida el 1 de septiembre de 1957 en la Habana. Su familia tuvo que salir rápido de Cuba el 1 de enero de 1959, ya que su padre se dice era guardaespaldas del dictador Fulgencio Batista.

El casete comprado traía el álbum “Let it loose”, lanzado en 1987, donde dos canciones me hacen siempre recordar la India, una es “Can’t stay away from you”, una pieza muy romántica, tiene mucha razón cuando dice “Time flies when you’re having fun” (El tiempo pasa cuando uno se divierte). La otra era la conga “1,2,3” y su estribillo “Come on baby say you love me” (Ven cariño y dime que me amas). El resto de las canciones son preciosas igualmente, pero las que más recuerdo son esas.

Así que el arbolito de navidad fue motivo para volver a oír alguno de los éxitos tempranos de Gloria Estefan y recordar varios sitios visitados en la India en aquel entonces.

Escrito por Ricardo Labrada, 12 diciembre de 2020

Una visita de horas en Murmansk

La ceremonia de graduación más larga se registró en Murmansk:
los chicos esperaron el amanecer durante seis meses.”
Anon.

Para los cubanos que estudiábamos en la URSS en la década de los 60, nuestro país, Cuba, se nos presentaba muy lejos. Habíamos caído en otro ambiente de frío y nieve en invierno, frío y agua en primavera, calorcito en verano y frialdad en ascenso en otoño. ¿Adaptarse? Bueno, hay quien dice que sí se adaptó, no es el caso del que suscribe.

Por eso regresar a Cuba, así fuera por un ratito, era algo muy añorado por todos. En 1964 no se sabía si íbamos o no. Ya eran dos años de frío, nieve, lluvia, fango y deseos de visitar la tierra que nos vio nacer. Los rumores eran que había que pagarse el pasaje. Todos éramos pobres, ¿de dónde rayos vamos a sacar dinero para pagar ese viaje? Era la pregunta de todos.

Aleluya, al fin iríamos en un buque soviético pagado por el gobierno cubano. Partiríamos de Leningrado, ahora se llama St Petersburgo, y a navegar por todo el Báltico hasta salir al Atlántico. Fueron 18 días de navegación, que el que suscribe pasó enfermo al pescar una gripe, al parecer incubada en Leningrado. El buque se detuvo en Gdynia, puerto de Polonia, donde recogió a los becarios cubanos en Europa Central. Ya allí la fiebre comenzaba a rondar y me dio fuerte en lo sucesivo, al extremo de perder el apetito completamente.

Un poco más de una semana después comencé a reponerme, había perdido algo de peso. Dos días antes de llegar a la Habana, nos llamaron para saber quién necesitaba la vacuna de la viruela. Había dejado mi carnet sanitario, por lo que sin más remedio tenía que volver a vacunarme. Lo hizo un sanitario asiático, kazajo o kirguisio, vaya Ud. a saber. El organismo estaba débil, la vacuna hizo reacción a partir de los dos días después de las tres rayitas que me obsequiara el descendiente de Gengis Khan, cada una de una pulgada de larga, dispuestas simétricamente, dos paralelas y una abajo en el medio de las dos de arriba. Quedé marcado para toda la vida. Aquellas rayitas se inflamaron y cuando fui a ver a un médico cubano, me hizo una pregunta muy llamativa: “¿quién te hizo esa salvajada?”

Eran solo 16 días exactos en la Habana, la destemplanza me persiguió todo el tiempo. Tres días antes de irme, ya todo había acabado, aunque las rayitas estaban aún por cicatrizar.

Corría el mes de agosto de 1964, de nuevo a abordar otro barco, ni recuerdo su nombre. Nos gustaba navegar por el Mediterráneo, pero parece que este buque no tenía nada que ver con la flota soviética que atravesaba el Estrecho de Gibraltar.

Salimos y no vimos tierra en casi todo el trayecto. ¿Adónde nos llevaban? Diez o doce días después supimos que estábamos bordeando la costa de Noruega. Fue entonces que se nos informó que nuestro punto final era Murmansk, ciudad limítrofe con Finlandia y Noruega en el extremo Noroeste de lo que es actualmente la república de Rusia. Por Dios, ¿qué necesidad? No éramos militares, el buque tampoco lo era, estaba habilitado para viajes turísticos.

¿Cuándo supimos que Murmansk existía? Fue el 27 de abril de 1963 que Fidel Castro y toda su comitiva desembarcaron allí para comenzar todo un periplo de 38 días en la Unión Soviética. Las fotos de la prensa mostraban la nieve en todos los alrededores del lugar de desembarco, por lo que en nuestras mentes quedó aquel lugar como muy apropiado para la vida de las focas.

La reseña online indica que Murmansk, territorio de Laponia, fue fundada en 1916 por el último zar, el que “modestamente” decidió llamarlo Románov-en- Murman. La ciudad se creó con un claro objetivo militar. La población actual es de 300 mil habitantes, no creo que la tuviera en 1964.  

Al llegar al lugar nos estaban esperando algunos ciudadanos soviéticos y el alcalde de la ciudad, el que pronunció un breve discurso de bienvenida. Nos dijo que ellos tenían unos 21 días de calorcito, que el resto del tiempo era frío, que ya el invierno estaba por llegar, era agosto. La mañana del día de la llegada era gris, nada de sol en los alrededores. En el invierno, según luego se nos informó, tienen solo 4 horas de claridad. Amanece a las 11 a.m. y ya es de noche sobre las 3 p.m. Un lugar como para que un cubano enloquezca. Todavía hoy día me pregunto por qué nos llevaron allá. Si alguien lo sabe, que me lo diga en los comentarios.

Murmansk tenía unos buques de cargas en el puerto. Nadie nos habló de la existencia de la estatua Alyosha, dedicada al soldado soviético, ni del Pozo Kola, donde se encuentran elementos químicos inexistentes en otras partes del planeta. Por supuesto, ninguna mención a los submarinos nucleares.

La reacción inmediata de casi todos los cubanos allí era la de abordar al primer avión que se pudiera y dirigirnos a Moscú, desde donde hay conexión con otras partes de la URSS. La dirección de la ciudad había previsto todo en este caso. Había personal que nos atendió amablemente y nos vendieron los billetes de avión requeridos. Para suerte de nuestro grupo de cinco personas, habíamos dejado suficiente cantidad de rublos cada uno en banco, lo que nos facilitó la compra de los boletos para partir ese mismo día al mediodía a Moscú.

No sé si era un Il o un TU o un AN el avión, lo que sí recuerdo que se demoró muchísimo para llegar a Leningrado, donde hizo una parada de una hora aproximadamente. Finalmente llegamos en la noche a Moscú, donde aún se respiraba el ambiente de los últimos días de verano. Llegar a Moscú y dejar atrás a Murmansk fue como un alivio. Dormimos en un albergue estudiantil de la Universidad Lomonosov de la capital y a la siguiente mañana tomamos tren rumbo a Briansk desde la Estación de Trenes Kiev.   

Escrito por Ricardo Labrada, 17 noviembre de 2020

Una visita a Alcalá de Xivert y su famoso castillo

Visitar al castillo es como combinar historia
con vistas de hermosos paisajes.”
El autor

El poblado de Alcalá de Xivert se encuentra a 26 km de Peñíscola y a 122 de la ciudad de Valencia, es parte de la provincia de Castellón y está escasamente poblado, solo un poco más de 6 600 habitantes. En el pasado se le conoció con el nombre de Alcalá de Chisvert o de Chisbert. A partir de 1996 se le llama oficialmente en su versión valenciana, Alcalà de Xivert, con acento grave (no agudo) en la última A.

Iglesia San Juan de Bautista

Su principal actividad económica es la agricultura. Según Ruíz de Lihory (1905), el lugar fue poblado por tribus árabes jemenitas, los que, en lugar de continuar con el inútil barbecho de las tierras, instauraron un sistema de producción agrícola intensiva, con el uso de aperos de labranzas, estiércol vacuno, aumento de los rendimientos de los cultivos y almacenaje de las cosechas, lo que hizo a este lugar más próspero y creó empleo para toda la población.

Torre campanario de la Iglesia San Juan de Bautista

Nuestra visita fue en un día de otoño viniendo de la cercana Peñíscola. Al llegar nos pareció un pueblo tranquilo con habitantes de tercera edad en las calles o en las cafeterías existentes. Era como si estuviéramos protagonizando un remake de la película “El día de la lechuza (1968)”, con la diferencia que estábamos en un pueblo español y el de la peli se desarrolla en uno siciliano. Todo quietud y extrañeza de ver a alguien haciendo turismo. Al menos, esa fue la impresión del que suscribe, pero amables cada vez que preguntábamos algo.

Había algunas construcciones en reparación, por lo que en el pueblo como tal solo pudimos ver por fuera la Iglesia de San Juan Bautista y su campanario, obra concluida en junio de 1803.

No obstante, nuestro interés mayor era visitar el famoso castillo de la localidad, para lo cual hay que conducir por un terraplén, el que se va empinando en las estribaciones hasta llegar a lo alto de la Sierra de Irta. En un determinado punto hay que parar, no hay más acceso para coches, por lo que el recorrido remanente hay que hacerlo a pie.

Vista del castillo y el entorno circundante

El castillo, como muchos de la comunidad valenciana, fue construido por los musulmanes entre los siglos X y XI. Se afirma que allí existían anteriormente algunas estructuras, las que fueron eliminadas para poder erigir la fortificación. Una alcazaba o ciudadela fue construida, además de la parte defensiva o la llamada hisn en caso de agresión externa.

Vista desde el castillo

Esta fortificación cayó en manos de los templarios en 1234 y, como era de esperar, sufrió algunas modificaciones. No obstante, la alcazaba, el aljibe, esencial para recoger y guardar el agua, y el albacar para cuidar del ganado vacuno, se mantuvieron.

Así que, si pasa cerca de Alcalà de Xivert, con desviarse un poco, podrá apreciar otro de los tantos castillos que dispone la comunidad valenciana en España. En el entorno también está la Ermita de Santa Lucía, de la cual no puedo hablar, ya que no la visitamos.

Fuente

Ruíz de Lihory J. 1905. Alcalá de Chivert, recuerdos históricos. Valencia. http://repositori.uji.es/xmlui/bitstream/handle/10234/166722/Alcal%C3%A1%20de%20Chivert.pdf?sequence=1&isAllowed=y

Escrito por Ricardo Labrada, 20 octubre de 2020, con información adicional consultada en línea. Todas las fotos del autor.

El Castillo de las 300 Torres en Onda, comunidad valenciana

El castell e la vila d’Onda que hi ha aitantes torres como dies ha en l’any”
(El castillo de la villa de Onda tiene tantas torres como días tiene el año).
Ramón Muntaner (1265-1336, cronista catalán)

Se trata de otra fortaleza más creada en la época del dominio musulmán en la actual comunidad valenciana. Con anterioridad se habló en este blog sobre el castillo de Peñíscola, que al parecer coincide en época de construcción con la del castillo de Onda.

Entrada del castillo

El pequeño pueblo de Onda está relativamente cerca de la ciudad de Valencia, menos de 70 km, y a un poco más de 20 km de Castellón, con una población de menos de 25 mil habitantes, que parece poco, pero no lo es, son 228 habitantes por km2. La fortaleza en este lugar cubre algo más de 25 mil metros cuadrados y está erigida a 294 metros sobre el nivel del mar, por lo que ofrece muy buena visibilidad para todo lo que se mueva en sus alrededores. De hecho, era un punto de importancia militar en caso de ataques de tropas invasoras. Posee una buena ubicación estratégica entre la llanura de La Plana y la Sierra de Espadán. Los historiadores afirman que Onda se convirtió en la medina más importante al Norte del Sarq al-Andalus en el siglo XII.

El famoso Cid Campeador, Rodrigo Díaz, logró conquistar Onda y su fortaleza en 1090, pero el dominio no musulmán no pasó de 1102 cuando Al-Ándalus recuperó su estatus anterior. Por esta razón, es razonable afirmar que el castillo se haya construido en los siglos IX o X. Hasta el 1238 Onda fue dominio musulmán. Su último rey moro fue Zayán, el que se rindió ante la fuerza de las tropas de Jaime el Conquistador.

Nuestra visita al lugar fue en momentos que el castillo está en plena restauración. Allí uno pudo disfrutar, además de la fortificación, el paisaje de la campiña valenciana. La parte actual anterior o recepción fue obra de frailes en el curso del siglo XX (1920-50). Posteriormente uno puede ver, a grosso modo, el cuartel, los pabellones de los oficiales, el horno, el aljibe y cuatro torres avanzadas.

En realidad, no pudimos detallar mucho de lo visto, ya que el paseo era algo accidentado debido al estado de reconstrucción que estaba sufriendo el castillo a finales de 2019.

No obstante, no deja de ser un lugar interesante a visitar, castillo que engrosa la lista de construcciones heredadas de la época de dominio musulmán en España.

Fuentes

Anon (s/a). Descubre Onda, Castillo. http://www.ondaturismo.es/onda/Web_php/index.php?contenido=descripcion&id_boto=72

Labrada R. 2018. Viajando por el España: Peñíscola, una joya en el Mediterráneo. Deportescineyotros.com, 19 setiembre. https://deportescineyotros.com/2018/09/19/viajando-por-el-mundo-peniscola-una-joya-en-el-mediterraneo/

Escrito por Ricardo Labrada, 11 octubre de 2020

Visita a Lourdes, Francia y lo que cuenta la historia

Ruega Señora por esta pobre pecadora.”
Palabras de Bernadette Soubirous antes de morir

Nuestra Señora de Lourdes

Miles de personas acostumbran visitar la pequeña ciudad de Lourdes, la que está situada en los Pirineos franceses y próxima a la frontera con España. Es de suponer que en invierno debe hacer frío, sobre todo por la altura. Así que de regreso a España desde Roma se decidió en familia visitar Lourdes, era aún verano. Bastaba con desviarse en dirección a Toulouse, nos cogió la noche y pernoctamos en otra pequeña ciudad, cuyo nombre ya no recuerdo, para el siguiente día salir temprano en dirección a Lourdes.

El autor y su esposa en Lourdes con la Basílica a sus espaldas

No era autopista, toda la vía fue de carretera secundaria y pasando por pueblos franceses muy pintorescos. Al final llegamos a Lourdes, lleno de visitantes, colas enormes para visitar las basílicas. Gran parte de esas personas van en busca de algún milagro. Se dice que muchos se han curado de algunas enfermedades después de visitar Lourdes.

Vamos a dar una idea de lo que se cuenta como sucedido en esta villa. La historia dice que el 11 de febrero de 1858, en una gruta a orillas del Río Gave, se le apareció la Virgen María a una niña de 14 años de nombre Bernadette. Ella había salido con dos amigas en busca de leña, pero por padecer de asma, no pudo cruzar el río y se quedó en lugar próximo a la gruta, donde tuvo lugar la aparición.

La gruta en Lourdes

Ella contó lo sucedido a sus padres y seres allegados, que la tomaron por loca. La realidad es que Bernadette era la única que podía ver la virgen. Las apariciones tuvieron lugar dieciocho veces a lo largo de cinco meses, período en el cual los creyentes fueron creciendo y ya a Bernadette no la tomaban como demente.

La virgen en la gruta en Lourdes

Aconsejo a los que quieran conocer más al respecto, vean el filme “La canción de Bernadette (1943)” del director Henry King, con protagonismo de la joven Jennifer Jones en el papel de Bernadette Soubirous. La película es bastante fiel a lo que se cuenta. La niña murió, a la edad de 31 años, sirviendo en un convento, el 16 de abril de 1879. Su canonización por la iglesia católica tuvo lugar el 8 de diciembre de 1933.

Altar de la Basílica Inmaculada Concepción de Lourdes

Lourdes es un lugar agradable a visitar, donde hay tres basílicas, la Inmaculada Concepción, la de Nuestra Señora del Rosario y la de San Pío X, además de la Gruta de las apariciones.

La hija del autor en la parte alta del mirador de la Basílica

Sea como sea, durante el siglo XX y el actual las visitas a Lourdes son constantes. La nuestra fue placentera en el mes de setiembre, era un día soleado y cálido, que nos llevó después a atravesar la frontera de Francia con la comunidad de Aragón, España, a través de carreteras nada anchas, pero con paisajes verdaderamente bellos.

Vista de la ruta por los Pirineos

Fuentes

Anon. Nuestra Señora de Lourdes. EWTN-Fe. https://www.ewtn.com/spanish/maria/lourdes2.htm

Anon. 2017. El Ejemplo de los Santos: la historia de Nuestra Señora de Lourdes. RPP.Pe, 11 febr. https://rpp.pe/cultura/mas-cultura/video-la-historia-de-nuestra-senora-de-lourdes-y-sus-apariciones-a-san-bernardita-noticia-1030213

Escrito por Ricardo Labrada, 25 agosto de 2020  

Una visita al Lago Bracciano (Italia) y sus tres poblados

Bracciano es una hermosa ciudad antigua, situada no muy lejos
de Roma, que domina el lago homónimo desde una amable colina.”
Anon

Lago Bracciano. Foto del autor

Cuando uno viene del norte de Europa por vía aérea, para aterrizar en Roma, una de las primeras vistas es el la del Lago Bracciano, el que se halla a 32 km al noroeste de la capital italiana. Este cuerpo acuático, el segundo de mayor tamaño en la región del Lazio, es de origen volcánico y posee un perímetro de 32 km, que aconsejo recorrer por las hermosas vistas que uno disfrutará a lo largo del mismo.

Económicamente el lago aporta agua potable a la ciudad de Roma y sirve para la práctica de varios deportes, entre ellos vela, windsurf, piragüismo, kitesurf, además de poder darse un baño en sus aguas. A orillas del Lago hay tres poblados, Trevignano Romano, Bracciano y Anguillara Sabazia. Cuando se va en auto desde Roma, la vía más fácil es tomar el Grande Raccordo Annulare y llegar hasta la salida que va a la Cassia. En lo adelante no hay pérdida, ya que los letreros le orientan bien.

Aconsejable es comenzar el periplo por Trevignano Romano, que es una antigua localidad balnearia poblada por los Etruscos y conocida inicialmente bajo el nombre de Sabatia.

Plaza en Trevignano Romano. Foto del autor

Allí uno podrá ver algunas ruinas en la altura de la ciudad y visitar la plaza principal, la que no es grande, pero sí muy pintoresca. A pocos pasos se halla otra plazoleta y el mirador del Lago. Es obvio que cafeterías, bares y restoranes se sobran en este lugar.

Ruinas en las alturas de Trevignano. Foto del autor

De ahí uno puede ir a Bracciano, aunque el viajero se debe orientar bien para no perder la vía. Preguntar en caso de dudas es prudente. En auto bastan unos 20 minutos aproximadamente para llegar a Bracciano, donde la vista del lago sigue siendo atractiva y también se podrá apreciar el famoso Castillo Orsini- Odescalchi, cuya construcción fue iniciada por Napoleón Orsini en 1470 y completado por su hijo Virginio Gentil en 1485. El arquitecto de la obra fue Giorgio Martini. A finales del siglo XVII el castillo pasó a ser propiedad de la familia Odescalchi.

Castillo Orsini-Odescalchi. Foto del autor

En el castillo hay una galería extensa de arte. Este lugar ha servido de sede de matrimonios de varios artistas famosos en el mundo de la música y el cine. La plaza aledaña al castillo es igualmente de agradable, donde uno puede hacer un receso para almorzar. La comida y vinos que ofrecen en el lugar son muy italianos, por lo que la calidad está más que garantizada.

Plaza en Bracciano. Foto del autor

Otros 25 minutos más de recorrido y uno llegará a Anguillara Sabazia, burgo propiedad de los Orsini, cuyo nombre antiguo era “Angularia” debido a que se edificó justamente en una parte dónde la costa forma un rincón recto. En este lugar uno se podrá recrear en su embarcadero viendo el paisaje, el lago, así como patos y cisnes que pasean en las aguas. A pocos metros de este lugar hay varias cafeterías, bares, donde el turista podrá degustar un buen helado italiano.

Anguilara Sabazia

Hace unas pocas décadas que en Anguilara se descubrió una villa neolítica de hace más de 5500 años.

Fuentes

Anon. 2018. Visita al Lago de Bracciano. La guía de Roma. https://www.laguiaderoma.com/visita-al-lago-de-bracciano/

Anon (s/a). Castello Odescalchi di Bracciano. https://www.odescalchi.it/

Anon (s/a). Anguilara Sabazia. Turitalia, pueblos de Italia. http://www.turitalia.com/pueblos_de_italia/roma/anguillara_sabazia.html

Anon (s/a). Trevignano romano. Turitalia, pueblos de Italia. http://www.turitalia.com/pueblos_de_italia/roma/trevignano_romano.html

Escrito por Ricardo Labrada, 13 agosto de 2020

Visitas al Sur de Roma: Capua y la Cascada Isola del Liri

Italia es el sueño que lo mantiene a uno con el
deseo de regresar por el resto de su vida
.”
Anna Andreevna Ajmátova (1889-1966, poeta rusa)

Se entiende que los gladiadores tuvieron su origen en la región de la Campania italiana. Usualmente eran esclavos, prisioneros y condenados a muerte. Allí eran utilizados en combate y se les presentaba como samnitas, una de las tribus de la parte meridional italiana, que dominaban las elevaciones de los Apeninos de esa zona. Los samnitas llegaron a ocupar zonas en los llanos, a lo cual se oponían romanos y etruscos. Hubo tres guerras contra los samnitas entre el 343 y el 290 a.C. Ya en el 303 los gladiadores en la Campania eran populares, de forma despectiva les llamaban samnitas.

Maqueta del anfiteatro en la antigüedad

Buena parte de la historia de los gladiadores, incluida la del famoso Espartaco se halla en Capua, antigua ciudad, que se halla en la provincia de Caserta y a unos 26 km de la ciudad de Nápoles y a 190 km de Roma. Para viajar a ella desde Roma, se puede hacer el trayecto en auto cómodamente en dos horas por la autopista A1. 

Representación de combate de gladiador con una fiera

Hoy en día Capua no muestra mucho del colorido de su antigüedad, pues en épocas pretéritas fue capital de la Campania. Allí, sin embargo, hay todo un museo, que consta de uno de los coliseos más antiguos de la época romana. Capua fue ciudad etrusca hasta que los samnitas la ocuparon. Hay quien dice que el nombre de la urbe es etrusco, otros que es samnita. Se afirma que fue en Capua donde se inició la rebelión de Espartaco en el 73 a.C.

El río Volturnus atraviesa a esta pequeña ciudad. Tito Livio dice que Volturnus era realmente el nombre de Capua en el momento de su fundación por los etruscos. Su vínculo con Roma se logró cuando se construyó la famosa Vía Appia. Llegó a ser la tercera ciudad en importancia en época romana, solo superada por Roma y Cartago.    

Lo importante de Capua es su anfiteatro, el segundo más grande después del coliseo de Roma y el primero construido en el mundo romano, que data del siglo I durante el mandato de Augusto y luego reconstruido por Adriano. El anfiteatro se conserva bien, es un museo, donde uno puede apreciar aspectos de la antigüedad romana, así como de la edificación en aquel entonces con sus arcadas y portones, además de la arena de combate.

Las películas “Espartaco (1960)” y “El gladiador (2000)” hacen referencias a Capua y a su escuela de gladiadores. Si uno lee las versiones de los relatos sobre Espartaco, la ciudad de Capua está presente. Precisamente, en el museo se pueden ver las vestimentas y armas utilizadas por los gladiadores.  

Arcadas del anfiteatro

El museo de referencia está bien cuidado, aunque no parece ser muy visitado, probablemente a causa del covid-19. Sin embargo, me extrañó que un romano me preguntara por lo que se podía ver allí.

Al sur de Roma, ya más al norte, dentro de la región del Lazio, está una bella cascada en la llamada Isola (Isla) del Liri.

Se trata de una cascada de unos 27 metros de altura, que se deriva del río Liri, que uno puede ver estando en el mismo centro de ese pequeño pueblo. La desviación del río creó una isla dentro del mismo poblado a la vez que desbordaba una cascada en pleno centro del pueblo. 

Lamentablemente las aguas de esa cascada han sufrido de contaminación. En abril de 2020 se publicaba una queja sobre la presencia de espuma extraña en sus aguas. Es una pena que un lugar tan bello se vea afectado por la negligencia de empresas, instituciones e individuos, que poco o nada les interesa la salud del entorno y de la propia población del lugar.

Fuentes

Anon. 2020. Isola del Liri- Ancora schiuma nel fiume Liri. Iowebbo.it. https://www.iowebbo.it/isola-del-liri-ancora-schiuma-nel-fiume-liri/

Brock Ingrid, Giuliani Paolo & Moisescu Cristian. 1972 Il centro antico di Capua. Marsilio Editori. Reprod. por ICCROM.org. https://www.iccrom.org/es/publication/il-centro-antico-di-capua

Escrito por Ricardo Labrada, 9 agosto 2020

Una visita a Nepal

Persiguiendo a los ángeles o huyendo
de los demonios, ve a las montañas.”
Viejo proverbio de Nepal

Hace más de 20 años tuve la posibilidad de viajar a Nepal por razones de trabajo. Se trata de uno de los países más pobres del planeta, algo que corroboró mi visita al lugar. Según datos, un ciudadano nepalí gana unos 250 dólares anuales, si a eso agregamos que carece de atención médica y otros servicios, se puede afirmar que su pobreza es extrema.

El país carece de recursos naturales y malamente posee una agricultura poco desarrollada dedicada a los cultivos de arroz, maíz, trigo y yute. La fuerza laboral principal de esa agricultura es la mujer, la que realiza todo tipo de actividad: preparación del terreno, cuidado de la plantación, incluyendo la aplicación de fertilizantes y plaguicidas químicos, hasta llegar a la cosecha. Una parte de esa producción se exporta y el resto queda para el consumo nacional.

Sin embargo, este pequeño territorio tiene sus atractivos turísticos, uno de ellos es el encontrarse en las faldas de la Cordillera del Himalaya, lo otro es su historia, donde se entrecruzan la religión hinduista y la budista. De hecho, se afirma que Sidharta Gautama, más conocido como Buda, había nacido en la zona Lumbini, territorio parte de Nepal. Aunque el hinduismo es predominante, muchas de las personas que allí encontré, eran practicantes asiduos del budismo.

Nepal tiene fronteras con China por el Norte, cuyo borde natural es la misma cordillera del Himalaya, y 1690 km de frontera con la India por el Sur. De Nepal a Bután hay una franja de 24 km perteneciente al Estado indio de Sikkim. El 75 % de la superficie de 147871 km2 del país es montañoso, con una población de 28.1 millones de habitantes. El idioma es el nepalí, pero me hago idea que tenga una enorme similitud con el hindi, ya que un colega consultor indio que me acompañó en la misión, no tenía problemas en comunicarse con ellos hablando hindi. Buena parte de la población habla o chapurrea el inglés, idioma heredado de su período colonial.

La visita a Nepal ocurrió cuando el país era una monarquía. Ahora es república desde mayo de 2008. La impresión que me llevé era de algún desorden al nivel de las instituciones gubernamentales. No sé si eso ya haya cambiado. Esa idea se comienza a formar desde que uno entra al control de pasaportes en el aeropuerto de Katmandú. Cualquiera accedía al visado entonces pagando 30 dólares, pero como la masa de turistas es enorme, cualquiera puede estar horas en espera que le revisen el pasaporte y se lo acuñen. Para nuestra suerte, como no íbamos de turismo, era misión de trabajo, nos estaba esperando un colega del lugar, el que rápidamente tomó nuestros pasaportes y nos hizo pasar sin tener que soportar esas largas esperas. El aeropuerto se me pareció a esas terminales de ómnibus existentes en muchos países “en desarrollo”, donde la gente se aglomera y los locales nunca se vacían. Todo lo demás laboralmente fluyó bien, no había de qué quejarse realmente.

La capital, Katmandú, se halla en el Valle del mismo nombre. En los alrededores se podían ver las elevaciones. Me recordó algo a Santiago de Cuba. Obvio que las montañas que rodean a la ciudad oriental cubana son mucho más pequeñas que las rodean a Katmandú. El clima resultaba agradable, ni frío, ni caluroso durante el día. Ya cuando anochece baja algo la temperatura.

Lo otro impresionante era la cantidad de templos. En la tarde después de terminada la jornada laboral, caminaba por las calles de un barrio antiguo, donde había templos y santuarios diversos, con mucha historia y nombres difíciles de recordar. Como dije, el hinduismo se entremezclaba con el budismo, una tarea nada fácil diferenciar ambas creencias.

El autor (der.) junto a un colega consultor de la India

Los niños de Nepal me hago idea sean poliglotas, todos piden monedas, no importa del país que sea. Como venía de Italia, a uno de los niños le regalé una moneda de 500 liras, el fiñe cuando la vio no dudó en exclamar: “Mamma mia”.  No pude hacer otra cosa que reír a carcajadas. El niño reconoció la moneda y su asombro lo expresó en italiano.

Al final de la actividad de cuatro días que desarrollamos con los colegas del país, se organizó una actividad social de clausura, donde tuvimos la presencia del recién nombrado Ministro de Agricultura. Él habló con nosotros, brindamos y solicitó el apoyo de nuestra organización para futuros desarrollos. No sé lo que habrá pasado que al siguiente día ese ministro ya no estaba en funciones, duró un día en el cargo.

Un lugar impresionante a visitar se halla algo fuera de Katmandú es Swayambhunath (significa “uno autoexistente”), también conocido como el templo de los monos. Para llegar al lugar hay que subir una pequeña elevación de 300 escalones y por el camino los monos le dan a uno la bienvenida, obvio con el deseo que le brindemos algo de comer. Años después visité Gibraltar y tuve una acogida similar por los simios del lugar, por lo que estando allí, recordé Swayambhunath. Ya en el lugar uno puede disfrutar de los santuarios allí presentes. Los bonzos abundan igualmente.

Subida a Swayambhunath
Monos en Swayambhunath

Los colegas locales nos sugirieron visitar un lugar, cerca de Pokhara, donde se pudo uno disfrutar de la vista del bello lago Phewa Tal, además de poder ver la montaña de Machapuchare, también conocida como Fish Tale (Cola de Pez), que posee 6 993 m de altura y es parte del macizo Annapurna de la parte norte-central del país. La distancia de Katmandú a Pokhara es de solo 200.9 km, pero como las vías son sencillas, la velocidad máxima es siempre limitada, por lo que uno llega en más de 5 horas al lugar en un jeep. Durante el trayecto uno puede apreciar algo del río Trisuli y cuando llega al valle de Pokhara, el del río sagrado Seti.

Lago Phewa Tal, Pokhara, Nepal

Para ver el Machapuchare hay que levantarse a las 4 de la mañana, con alguna paciencia ya a las 4:30 la elevación se va haciendo visible. Dicen que esta montaña es sagrada, ya que sirvió de hospedaje al gran Dios Shiva, parte de la Trinidad hinduista, el que destruye y renueva el universo. Se afirma que a la cima del Machapuchare no ha llegado ningún mortal.

Machapuchare o Fish Tale

Hay mucha historia y me habría gustado haber visto más. Otro consultor tuvo la genial idea de visitar Lhasa en el Tibet concluida su misión en Nepal. Así que, si tiene tiempo y deseos de conocer algo exótico, Nepal se lo garantiza y si quiere más, pues puede trasladarse al Tibet.

Escrito por Ricardo Labrada, 2 julio de 2020, información consultada en línea.

Una visita a Karlovy Vary, República Checa

En Karlovy Vary abunda el agua y la reverencia
se hace con la cabeza y el tronco inclinados.”
Anon.

Praga, capital de la República Checa, es una ciudad muy atractiva y con mucha historia, pero no es el único lugar bello a visitar en ese país. No muy lejos, a menos de 130 km, se encuentra una ciudad más pequeña, creada en 1350, la cual se caracteriza por sus balnearios, fuentes de aguas termales y sus columnatas, que conocemos con el nombre de Karlovy Vary o Karlsbad en alemán, que le fuera dado en honor a Carlos IV, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de Bohemia.

La ciudad se puede recorrer a pie a lo largo del paseo que va a ambos lados del río Ohře (Eger en alemán). De esta manera uno puede llegar al lugar de los balnearios y disfrutar de la vista de las arcadas y columnas. Junto al río, hay pasarelas peatonales con arcadas y columnas. No falta un bello obelisco, como tampoco iglesias como la de Santa María Magdalena.

Algo inevitable en una visita a Karlovy Vary es beber su agua termal, para lo cual es recomendable comprar una vasija de porcelana, típica del lugar, para después recoger el agua para beber.

En esa ciudad se organiza anualmente su reconocido festival de cine, al momento de nuestra visita (junio 2016), ya Karlovy Vary se preparaba para el evento con toda su elegancia y rigor.

Amigo, si visita Praga alguna vez, trate de dejar un espacio de su tiempo para visitar Karlovy Vary. La distancia se puede recorrer en menos de dos horas desde Praga. Le aseguro que pasará un rato agradable en un entorno limpio y recogido.  

Monumento a Carlos IV en Karlovy Vary

Amigo, si visita Praga alguna vez, trate de dejar un espacio de su tiempo para visitar Karlovy Vary. La distancia se puede recorrer en menos de dos horas desde Praga. Le aseguro que pasará un rato agradable en un entorno limpio y recogido.  

Escrito por Ricardo Labrada, 26 junio de 2020

Visitando Mónaco

Parece que todo el mundo vive bien en Mónaco.”
Roger Moore (1927-2017, actor inglés)

Monaco 2

En mi niñez llegó a mis oídos la palabra Mónaco, llamada Múnegu en monegasco, asociada a la bella actriz estadounidense Grace Kelly, la cual se convirtió en princesa al casarse con el monarca de ese pequeño estado, el segundo de menor territorio después del Vaticano. Por supuesto, en revistas como Bohemia y Vanidades de entonces no dejaban de hablar de Montecarlo, el distrito más importante allí y de su famoso casino. En 1972, cuando estuve un tiempo en Europa occidental, no faltaban las menciones asiduas a los príncipes y princesas en las revistas o diarios más leídos.

Sala de la Ópera

Sala de la Ópera. Foto del autor

La curiosidad personal existía y bastaba en algún momento decidir visitarlo por algunas horas. Su fama radica en sus casinos, la pista para la carrera del Gran Premio, la que antes uno puede apreciar en la película “Grand Prix (1966)” del director John Frankenheimer, y su bahía, con un mar azul de encanto. Con sus regulaciones, Mónaco es paraíso fiscal convencional, con un centro de negocios para proveerse de servicios bancarios y para constituir sociedades, atraídos por su régimen fiscal.

Casino de Montecarlo

Casino de Montecarlo

El pequeño estado, en las partes bajas de los Alpes, tiene 202 ha de superficie y una población de 38 700 habitantes, según censo de 2018.  Sus fronteras son exclusivamente con Francia. Sin embargo, la distancia entre Mónaco y Ventimiglia, Italia, es de 26 km, por lo que, en días festivos, los italianos, sobre todos los que viven en la Liguria, acostumbran visitar Mónaco. De hecho, Mónaco era un principado italiano, creado por Francesco Grimaldi en 1297, con ayuda de soldados disfrazados de franciscanos. Los Grimaldi eran familia patricia de Génova, la que constituyó la dinastía más antigua de Europa. Este principado estuvo ligado a Italia hasta que los franceses lo invadieron y se anexaron el Condado de Niza en 1860. Hasta ese momento, en Mónaco se hablaba italiano, además del monegasco, dialecto ligur. Un acuerdo con Francia se firmó en 1865 y el absolutismo de la monarquía reinante se abolió pocos años después. Desde 1869, los residentes allí no pagan impuestos sobre la renta, ni sobre los beneficios de sus inversiones, ni por el impuesto de sucesión. Las compañías internacionales tampoco pagan impuestos ni las compañías locales que desarrollen tres cuartas partes de sus actividades en el Principado.

Como todo en esta vida, Mónaco evolucionó en el siglo XX y su constitución de 1911 sufrió cambios en 1917 y en 1930, originado por enredos de familia, reconocimiento de hijos y otras cositas más típicas de las coronas. Rainiero III (Rainier Louis Henri Maxence Bertrand Grimaldi) ascendió al poder en 1950 y tuvo también sus contratiempos con el Consejo Nacional, fue él quien se casó con la actriz Grace Kelly en 1956. Ejerció como príncipe soberano hasta su muerte, el 6 de abril de 2005.

Adan y Eva en Montecarlo

Escultura en bronce de Adán y Eva de Fernando Botero. Foto del autor

De los lugares famosos vistos en las visitas están el Casino de Montecarlo, creado por el príncipe Carlos III y explotado desde 1863, además de sus alrededores, y la Sala Garnier de la Opera, en ambos casos sus exteriores, donde se puede apreciar la belleza del mar azzurro, los jardines y la escultura de Adán y Eva por Fernando Botero. Si dispone de tiempo, puede visitar un amplio jardín botánico. No faltan cafetería, restoranes, clubes, pero sí Ud. no es rico, mejor vaya a otro lugar similar en la vecina Niza, Francia.

Pista de carrera de automóviles en Mónaco

Pista de carrera de automóviles en Mónaco

Fuentes

Anon. Mónaco. http://abrircuentamonacooffshore.es/es-monaco-un-paraiso-fiscal/

Anon. 2011. ¿Qué es realmente el Principado de Mónaco? INFOBAE.com, 2 jun. https://web.archive.org/web/20110705114558/http://america.infobae.com/notas/28362-iquestQue-es-realmente-el-Principado-de-Monaco

Anon. Grace Kelly. IMDB.com. https://www.imdb.com/name/nm0000038/bio?ref_=nm_ov_bio_sm

 

Escrito por Ricardo Labrada, 16 mayo de 2020

Una visita a Lucerna y su puente de madera, el más antiguo de Europa

Lucerna está íntimamente relacionada con la luz, que la
hace brillar en millones de matices bajo los rayos de sol.”
Anon.

Lucerna y su puente de Madera 2

Torre de agua y puente de la capilla, Lucerna. Foto del autor

Lucerna está en la parte central y germánica de Suiza, a orillas del lago de los Cuatro Cantones (Vierwaldstättersee) y cerca de los montes Pilatus y Rigi de los Alpes suizos.

El interés familiar en visitarla era por su puente, el llamado Kapellbrücke o Puentes de la Capilla, construido en 1365 con restos de fortificaciones de la ciudad. El mismo une a la parte vieja con la nueva de la ciudad cruzando el río Reuss. Su longitud inicial era de 285 m, mientras que ahora son solo 204 m.

Lucerna 3

Puente de madera en Lucerna. Foto del autor

El 17 de agosto de 1993 el puente sufrió un incendio devastador, lo que obligó a su restauración en sólo 8 meses. El incendio fue causado por el fuego del motor de una lancha que estaba debajo del puente. Por suerte, las partes laterales del puente no se afectaron tanto, pero sí su parte central. Allí se presentaban pinturas, las no afectadas por el incendio fueron allí dejadas.

Lucerna y el río Reuss

Parte vieja de Lucerna y el río Reuss. Foto del autor

En el medio del puente se encuentra la Wassertum o Torre de Agua, construcción octogonal del 1300, era parte de una muralla, posee una altura de unos 34 metros. Esta torre ha servido para vigilancia en el pasado, luego archivo de la ciudad, tesorería, prisión y cámara de torturas. Allí ahora hay ventas de suvenires.

Lucerna 5

Otra vista de la parte vieja de Lucerna y el río. Foto del autor

Lo interesante del puente y la torre es que sus construcciones fueron realizadas cuando Lucerna, conjuntamente con Berna, Zurich y Zug, para liberarse del dominio de los Habsburgo de Austria, lo cual ocurrió definitivamente en 1385.

Fue una visita breve realmente, lo suficiente para admirar su puente y torre, además de las edificaciones de la parte vieja de la ciudad. Lucerna, como toda Suiza, ordenada, recogida y limpia, nada en desorden.

 

 

Escrita por Ricardo Labrada, 15 mayo de 2020, con información consultada en línea.

Una visita al principado de Liechtenstein

La prosperidad depende más en apreciar
lo que tienes que querer lo que no tienes.”
Albert Geoffrey (1924-2017, actor inglés)

Entrada Liechstenstein

Hace más de 25 años mi familia visitó Suiza por un fin de semana, lo que se aprovechó para una visita breve al principado de Liechtenstein, el cual está situado en los mismos Alpes, con fronteras compartidas con Suiza y Austria, las cuales distan 25 km entre sí. Cuando aquello no teníamos GPS, por lo que el viaje en auto desde Zurich se hizo más largo de lo debido. Muchas veces parábamos por el camino y preguntábamos, los agricultores nos respondían con alguna incredulidad, se preguntarían ¿para qué diablos esta gente quiere visitar Liechstentein? Pura curiosidad, se trata de uno de los estados más pequeños de este mundo, escasamente 160 km2 el cuarto más pequeño de Europa después del Vaticano, Mónaco y San Marino. Su población pasa de 34 mil habitantes según censo de 2011, cuyo 34% es alemán. La moneda nacional es el franco suizo.

Según algunas fuentes, incluido Wikipedia, Liechtenstein es el resultado de la unión de los enclaves de Vaduz y Schellenberg. Esta fusión fue posible debido a la compra de esos dominios por parte del príncipe Juan Adán Andrés de Liechtenstein en 1712. La idea fue integrar este territorio al Sacro Imperio Romano Germánico. El emperador Carlos VI les dio la bienvenida en 1719 y decidió que se llamara Liechtenstein en honor al príncipe Antonio Florián de Liechtenstein.  La unificación con Alemania duró hasta 1866 para su suerte y futuro destino.

Iglesia en Lichteinstein 2

Parroquia en Schaan. Foto del autor

Por ser tan pequeño este país, cuando llegamos nos hicimos idea de que estábamos en su capital, Vaduz. Nos equivocamos. Liechtenstein tiene once municipios, que en algunos textos aparecen como ciudades. Vaduz es la capital, pero el municipio más grande y poblado es Schaan, adonde habíamos ido a parar, el cual está al norte de Vaduz. Es por esa razón que no les puedo hablar de agencias bancarias, ya que estas están en Vaduz.

Marlene y yo en Lichteisnstein 2

El autor con su entonces pequeña hija en el centro de Schaan. Foto del autor

Una tranquilidad increíble, todo limpio, ordenado, nada del tráfico de las grandes ciudades. Entré en un baño público, gratuito, por cierto, donde se podía comer. Estaba todo limpio, sin males olores y ordenado.

Su parroquia estaba cerrada, alrededor de la cual había muchos árboles de manzanas, las que nadie toca. No vimos mucho, paisaje cansado estábamos de haber visto en el trayecto desde Zurich, por lo que su campiña era continuidad de la vista en Suiza.

Siempre me han hablado que este país era paraíso fiscal, cierto, pero nadie me dijo del nivel de industrialización que posee, algo que he sabido en fechas recientes.

Lichteinstein 2

En Liechtenstein radica la Hilti Corporation, Hilti Aktiengesellschaft o Hilti AG, también conocida como Hilti Group, fundada en 1941, productora y comercializadora de productos para la construcción. Lo mismo producen martillos percutores, que equipos contraincendios, sistemas de instalaciones, además de taladros eléctricos, taladros angulares, aparatos de nivelación láser, motosierras y sujetadores). La otra gran industria es Ivoclar Vivadent AG, radicada en Schaan, una empresa reconocida por ser innovadora en el campo de la estomatología con productos y sistemas para el trabajo de los dentistas.

Estas industrias arrojan que Liechtenstein es uno los países de mayor industrialización en el mundo. El 40 por ciento de sus trabajadores están vinculados a estas empresas. Si bien es cierto que el mundo financiero es importante en Liechtenstein, solo el 10 por ciento de los empleados del país trabajan en este sector financiero. Si bien es cierto, que la política de impuesto es una de las más bajas del mundo, tampoco es errado decir que el país vive de lo que depositan los grandes millonarios de Europa y América del Norte. Su presupuesto anual se calcula sea de 3.5 mil millones.

Lo cierto es que los ingresos de un ciudadano de este país son muy superiores a la de Alemania. El país carece de delincuencia y deuda nacional, todo gracias a la no participación en guerras y su carácter neutral como su vecino Suiza.

Un consejo, no se les ocurra ir en invierno por carretera, les será difícil llegar, por lo accidentado del relieve, la nieve y el frío. Mejor hágalo en verano como nosotros hicimos, así disfrutará del verdor de los campos y las imponentes alturas de los Alpes. Puede ser que, por esas dificultades, el país sea el segundo menos visitado de Europa. Tampoco tiene aeropuerto, ni grandes terminales de tren.

Fuentes

Gebel Titus. 2019. Lo que podemos aprender de Liechstenstein. Mises wire, 9 March. https://mises.org/es/wire/lo-que-podemos-aprender-de-liechtenstein.

Wikipedia.com

 

Escrito por Ricardo Labrada, 13 mayo de 2020

Una visita a la isla de Córcega, Francia

El Sol le hizo tanto el amor al mar que
acabaron engendrando a Córcega.”
Antoine de Saint-Exupéry (1900-44
aviador y escritor francés)

Vista de Corcega

Una Vista de Corcega. Foto del autor

Por casualidad me topé en estos días de confinamiento por el coronavirus con un DVD, donde tenía grabada gran parte de la visita que hiciéramos de turismo a Córcega, isla al norte de la otra isla, la de Cerdeña, en la primavera de 2009.

Mis referencias sobre Córcega eran que allí había nacido Napoleón Bonaparte. En 1969 vi un filme francés, del director José Giovanni, que se titulaba “La ley del sobreviviente (1967)”, donde pude apreciar lo accidentado que era su relieve, montañas por doquier. Al llegar a Italia supe con más detalle que Córcega o Corsica había sido parte de la República de Génova y que pasó a manos de Francia cuando las autoridades de la isla se vieron obligadas a firmar el tratado de Versalles en mayo de 1768. Como ha sucedido con casi todas las islas del Mediterráneo, Córcega fue invadida desde la antigüedad hasta la edad media por etruscos, fenicios, griegos, romanos y otros. Pasaba de una mano a la otra.

Para ir a Córcega desde Italia, lo mejor es tomar un ferry sea del Puerto de Livorno o de Génova, en nuestro caso, Livorno era más factible, ya que en dos horas y media podíamos llegar desde Roma en auto. Luego el trayecto de Livorno a Bastia, Córcega, se demora entre tres y cuatro horas. No resulta aburrido, ya que el ferry pasa bastante cerca de la isla Elba.

Vistas de Bastia. Fotos del autor

Bastia está en la parte nordeste de la isla, distante de otros puntos importantes como Ajaccio en el sudoeste, y Porto Vecchio y Bonifacio en la parte meridional. Las distancias son cortas, pero en un territorio montañoso, con carreteras sencillas y sinuosas, no hay forma que el auto vaya a más de 60 km/hora, por lo regular 45 km/hora es muchas veces lo permitido, si es que no uno quiere perecer en accidente. Córcega tiene una longitud de 185 km de norte a sur y una anchura promedio de 50 km de este a oeste.

El lugar para quedarnos fue en la llamada Île Rouge o Isla Roja, precisamente en un hotel llamado La Pietra que está sobre el islote del mismo nombre. La historia cuenta que el puerto de Île Rouge fue fundado en 1758 y estaba estratégicamente posicionado para cortar el tráfico entre Génova, Calvi y San Fiorenzo. Al lado del hotel había un embarcadero, al cual llegaba diariamente un ferry procedente de Marsella.

Isla de Pietra cerca de la Ile Rouge

Isla de Pietra cerca de la Ile Rouge. Foto del autor

Hotel La Pietra

Hotel La Pietra. Foto del autor

Nuestro objetivo no era quedarnos estacionados en la Île Rouge, era el de visitar la isla hasta donde pudiéramos. Fue cuando descubrimos que para ir al sur de la isla era necesario casi pasar por Bastia nuevamente y de ahí bajar por una carretera sencilla para poder llegar a Ajaccio, capital de Córcega y lugar de nacimiento de Napoleón. La ciudad es pequeña, pero con atractivos, sobre todo su paseo de mar, además de tener mercados a lo largo del Cours de Napoleón, vía principal, y en los callejones perpendiculares. Las cafeterías o bares no faltan y el ambiente es chic verdaderamente. Apenas a siete km de Ajaccio están las Islas Sanguinarias, donde no mataron a nadie, sencillamente se llaman así por el color rojo que las caracteriza. Son pequeños cayitos. También está la torre genovesa de Punta della Parata, que data de 1550 y tiene 12 metros de altura. Las torres genovesas abundan en toda la isla, es como una herencia de su pasado con esta región de la Liguria.

Miriam en Ajaccio

La esposa del autor en el Cours de Napoleón, Ajaccio. Foto del autor

Yo en casa de Napoleón, Ajaccio

El autor en la entrada de la casa donde nació Napoleón Bonaparte en Ajaccio. Foto del autor

Malecón de Ajaccio

El paseo del mar en Ajaccio. Foto del autor

Islas Sanguinarias

Islas Sanguinarias y Torre de la Punta della Parata a la derecha. Foto del autor

El dialecto corso tiene parecido con el italiano, diría que más escrito que hablado. No debemos confundir italiano con el ligur, lengua que se habla en Génova localmente. Por lo que es de suponer que guarde mucho parecido con el ligur. De todas maneras, todo el mundo habla francés y puede que uno se encuentre alguno que hable el italiano, que no fue nuestro caso.

Vista de montaña con cima nevada, Corcega 2

Vista de montaña con cima nevada. Foto del autor

Playa Algajola, Corcega

Playa Algajola. Foto del autor

Otra parte interesante es el extremo sur de la isla, donde aparece la ciudad de Bonifacio, fundada en el siglo IX y lugar de asentamiento de los genoveses desde el 1195. La ciudad aparece sobre un promontorio rocoso, donde se combinan playas, cuevas y un mar con agua cristalina. Al tomar una lancha para hacer un recorrido por los acantilados vecinos,  encontraremos cuevas bellísimas, con estalactitas en los techos sobre nuestras cabezas. En el recorrido también se verá la costa septentrional de la isla de Cerdeña.

Paseo Bonifacio 13

Vista de la parte superior de Bonifacio. Foto del autore

Algo de lo que se puede apreciar en el paseo en lancha desde Bonifacio. Fotos del autor

Paseo Bonifacio 11

Paseando en lancha desde Bonifacio. Foto del autor

Estalagtitas Corcega

Estaláctitas en los acantilados. Foto del autor

Costa de Cerdeña desde Bonifacio, Corcega

Vista de la Costa de Cerdeña desde Bonifacio. Foto del autor

Bonifacio 5

Otra vista de Bonifacio y su torre. Foto del autor

De regreso, de Bonifacio a la Île Rouge, uno puede parar y conocer la ciudad de Porto Vecchio (Puerto Viejo), que posee un embarcadero atractivo. A lo largo de estos recorridos, uno aprecia el verdor de la vegetación y lo nevado de sus montañas más empinadas, una combinación realmente bella de paisajes.

Porto Vecchio 2

Embarcadero en Porto Vecchio. Foto del autor

La Île Rouge es una ciudadela que posee todos los servicios necesarios, además de mercadillos. De ahí se puede ir en tren hasta la ciudad de Calvi.

En cuanto a Bastia, es probablemente la ciudad más moderna de Córcega por el hecho de poseer un gran puerto. Allí domina en espacio la plaza San Nicolás, muy extensa y en la que se encuentra el monumento a Napoleón, que al principio uno piensa que es en honor a algún emperador romano por la forma en que se presenta a este emperador francés. Hay otro monumento en honor a los caídos en las dos guerras mundiales. El puerto principal es para los ferris que llegan a la isla, pero tiene también hay uno muy pintoresco para embarcaciones menores.

Plaza San Nicolás en Bastia

Plaza San Nicolás en Bastia. Foto del autor

Embarcadero de lanchas en puerto de Bastia

Embarcadero de lanchas en puerto de Bastia. Foto del autor

Las playas de Córcega son casi todas de arena e invitan a cualquier turista a darse un baño. Mi esposa no dudó en hacerlo en una playa cerca de la Île Rouge.

Monumento a Napoleón en Bastia

Monumento a Napoleón en Bastia. Foto del autor

Monumento a los caídos en las dos guerras en Bastia

Monumento a los caídos en las dos guerras en Bastia. Foto del autor

Me imaginé que la población corsa no daba mucho la bienvenida a los turistas, por suerte me equivoqué. Todo lo contrario, muy amables en general. Personalmente, creo que Córcega merece más de lo que tiene. Es de suponer que ese carácter salvaje que la isla presenta se quiera preservar. Sin embargo, podría tener mejores autovías y que conectaran mejor a sus regiones. Dar esa vuelta enorme desde la Île Rouge para llegar a Ajaccio y o al sur, no parece muy lógico. Como quiera que sea, sus paisajes invitan a visitarla y no una vez.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 5 abril 2020

Una visita a Postdam, Alemania

La paz no se podrá mantener con la fuerza,
se logrará sólo con la comprensión:”
Albert Einstein

A finales de noviembre de 1975 visitaba a la llamada Alemania Democrática (DDR) por primera vez. El motivo era asistir a una reunión de la Comisión Permanente de la Agricultura del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), que se desarrollaría en la ciudad portuaria de Rostock. Todavía hoy me pregunto por qué Rostock, ya que es puerto y no es nada importante desde el punto de vista agrícola.

Transcurrida aquella reunión de 3 días, solicité permiso a las autoridades locales para visitar al Instituto de Protección Vegetal en Kleinmachnow, municipio del Distrito de Postdam-Mittelmark. La respuesta a la solicitud no fue de inmediato, ignoraba la causa. Ya en la noche y de vuelta a Berlín recibí una llamada, la que me informaba que un auto con chofer pasaría a recogerme por el hotel Stadt Berlín, donde estaba albergado, a las 8 a.m.

Llegué al auto sobre las 8 y 3 minutos, el chofer inmediatamente me mostró su reloj, como diciendo que el asunto era a las 8 en punto. Me dije para mis adentros, bueno es lo bueno, pero no lo demasiado.

Salimos y de pronto vi que íbamos a lo largo de un enorme muro, largo, el que nunca acababa. El chofer no hablaba ruso, así y todo, me dijo algo muy alegremente, como diciendo “esto es lo que nos separa”, supuse me había dicho. Comenzaba entonces a darme cuenta por qué se demoró tanto la autorización. Ni idea que para ir a ese lugar tendría que viajar a lo largo del muro de Berlín.

Si recuerdo bien, duró alrededor de una hora llegar al instituto, donde me trataron muy bien y me explicaron todo lo que esa institución realizaba en materia de investigaciones en el mundo fitosanitario. Luego un funcionario de allí me invitó a realizar un paseo. El primer punto visitado fue el Palacio Sanssouci, residencia de verano del tercer rey de Prusia, Federico II El Grande (1740-1786), cuya arquitectura me impresionó y no poco. No había tiempo para entrar y conocer de sus interiores, el funcionario me dijo que me llevaba a otro lugar importante.

Palacio Sanssouci

Palacio Sanssouci

Ni idea tenía que estaba en el distrito de Postdam y que me estaban llevando al Palacio Cecilienhof, donde se firmó el famoso acuerdo geopolítico de repartición de Alemania y el resto de Europa. La reunión tuvo lugar del 17 de julio al 2 de agosto de 1945, en la que participaron Iosif Stalin por la URSS, Winston Churchill y su sucesor Clement Attlee por el Reino Unido, y el presidente estadounidense Harry S. Truman.

Palacio

Palacio Cecilienhof

Entre los acuerdos allí logrados fue separar nuevamente a Austria de Alemania, devolución de todos los territorios ocupados por Alemania durante la guerra, pago de Alemania por los daños causados, y la división de Alemania entre otros puntos.

Potsdam era para que hubiera caído dentro del llamado Berlín Occidental, de hecho, está al suroeste de Berlín, pero llegó el muro que incluyó Postdam dentro del Berlín Oriental, adonde se llegaba mucho más tarde que antes. Del centro de Berlín Oriental a Postdam o Kleinmachnow nos tomó alrededor de una hora, habría sido menos de no haber existido el muro.

Los acuerdos de Postdam sellaron la Segunda Guerra Mundial, pero abrieron paso a la Guerra Fría.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 18 marzo 2020, con información y foto de archivo del autor

Una visita a Mongolia

Es mejor ver una vez que oírlo decir cien veces.”
Viejo proverbio mongol

Poco es lo que el mundo sabe sobre un país con historia milenaria como Mongolia, la que llegó a imponerse en el mundo oriental y dominar extensos territorios desde el siglo XIII. Para que se tenga una idea, las tribus de Mongolia llegaron a invadir China y Rusia por largos períodos de tiempo. La Rus de Kiev fue fragmentada debido a los ataques de las tropas encabezadas por Batú Kan, donde los mongoles gobernaron territorios rusos a lo largo de 250 años. De hecho, la gran Muralla se construyó en China para defenderse de los ataques de las tropas de Mongolia.

Así las cosas, con el tiempo, lo que era Mongolia fue absorbido por la cultura china y su territorio fue asimilado por Manchuria desde el siglo XVII hasta que en 1911 ocurrió una revolución en la llamada Mongolia externa, la que instauró un gobierno teocrático budista llamado kanato, con pocas libertades para la población, lo cual cambiaba poco en el orden social y económico. Era un feudalismo en toda regla, el cual fue derribado en 1921 cuando hubo otra revolución, ésta apoyada por los soviéticos. En 1924, se proclamó la República Popular de Mongolia para así convertirse en el segundo país socialista después de la URSS.

Recuerdo que de niño veía un serial de acción llamado “Drummond, el aviador”, cuya trama se desarrollaba en Mongolia con gobierno de carácter budista tibetano. No es que ese serial aportara cultura, pero al menos uno sabía que existía tal país. No fue hasta 1962 cuando me tropecé con dos mongoles en una actividad cultural en Minsk. Les pregunté entonces torpemente en ruso sobre su país, me explicaron y era poco lo que entendí, llevaba un mes aprendiendo ruso, así que no podía aspirar a mucho. Muchos mongoles estudiaban en la URSS. Personas de baja estatura, pero con mucha fuerza y agilidad en los deportes.

En varias oportunidades participé en reuniones de grupos técnicos del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME), donde igualmente tomaban parte especialistas de Mongolia. También en las reuniones de la Comisión Permanente de la Agricultura de esta organización. Así podía oír algo sobre sus problemas. En una ocasión una especialista rusa de medicina me habló de sus viajes continuos a Mongolia casi todos los veranos en misión. De lo primero que me habló fue sobre la alta incidencia de enfermedades venéreas en ese país, algo muy común en la población urbana como la de los nómadas. Lo otro fue que la URSS enviaba aviones para aplicar fosfuro de zinc en grandes extensiones del país debido a la presencia exuberante de roedores. Se liberaba el cebo con el rodenticida, sumamente tóxico, una vez al año, el cual era solo efectivo en una aplicación, ya que las poblaciones sobrevivientes de roedores se trasladaban a lugares seguros y lejos del efecto del rodenticida.

Pasaron los años y Mongolia llegó nuevamente por vía de una solicitud de asistencia técnica a la FAO. A pesar que en los años 90 el ruso no era lengua oficial de esta agencia de las Naciones Unidas, pintaba factible que me hiciera cargo de ese proyecto, por un lado, un poco de conocimiento anterior sobre esta nación, por otro el poderme comunicar con los locales. Nuevamente aparecieron los roedores dentro del problema a abordar. Había que darle inicio a ese modesto programa, para lo cual viajaría a ese país en dos ocasiones.

Pensaba que viajaría a través de Moscú, pero no, fue a través de Beijing, China. Los vuelos de Aeroflot no eran diarios, los de China si lo eran, pero uno solo al día.

Efectivamente, al llegar al hotel, en la recepción todos hablaban ruso sin ningún problema. Los letreros en las calles estaban escritos en cirílico. Para mis adentros pensé que Mongolia venía a ser la Moldova asiática. Digo Moldova, pues en ese país se habla rumano, con la diferencia que siendo república soviética en la década de los 70, todo se escribía en cirílico, y para colmo había gente, sobre todo rusos que negaban que el “moldavo” fuera lengua derivada del latín. En Mongolia, era igual, la mayoría de los letreros y libros escritos en cirílico, escritura aprobada desde 1943. Es cierto que buena parte de la población había cursado estudios en la URSS. En las escuelas aprender ruso era asignatura indispensable. Fueron muy pocos los mongoles residentes en Ulan Bator, que no hablaban ruso entonces.

La capital del país es Ulan Bator (Héroe Rojo), nombre dado en honor al patriota nacional Sukh Bator, quien lideró la última revolución y sacó a Mongolia del feudalismo. En las clases de filosofía marxista se mencionaba a Mongolia como ejemplo de que se podía saltar del feudalismo al socialismo sin necesidad de transitar por el capitalismo. Esta ciudad fue fundada en el siglo XVII y se le llamó Örgöö o Urga, que significa residencia. Luego su nombre cambió por el Ikh Khüree, Da Khüree o simplemente Khüree, que significa “La grande”. Los chinos, por su parte, le llamaba Kulun. Cuando se instauró el gobierno teocrático en 1911, le llamaban Niislel Khüree equivalente a Capital.  Finalmente, en 1924 se le bautizó como Ulaanbaatar. A propósito de Sukhe Bator, cuyo nombre real era Damdin Süjbaatar, hay que reconocer que contaba con fuerzas muy inferiores a las que poseían las tropas del oficial ruso blanco Ungern von Sternberg y a las del ejército chino, pero supo realizar una firme oposición con ayuda del Ejército Rojo de la Rusia Bolchevique. Ulan Bator como ciudad es algo extensa y presenta muchas edificaciones tipo arquitectura soviética de las décadas de los 70 y 80. La parte central de la ciudad es espaciosa. Que sepa, entonces había dos hoteles, uno muy caro y otro un poco menos, este último muy parecido a los existentes en cualquier territorio de la URSS. Ahora veo ofertas en nueve hoteles de la ciudad.

Entrada de Ulan Bator

Entrada de Ulan Bator. Foto del autor

Plaza Sukhe Bator

Plaza Sukhe Bator

Este país enclavado, con fronteras con Rusia y China, tiene una superficie de 1.564.116 km² con unos 3.1 millones de habitantes, por lo que su densidad es de 1,7 hab./km². Cuando visité a este país la población era ligeramente superior a 1.5 millones de habitantes, lo que indica que ha habido un alto crecimiento poblacional en los últimos 30 años. La doctora rusa, de la que ya hablé anteriormente, me confesó que la consanguinidad por un lado, sobre todo en las poblaciones nómadas, como las enfermedades y el clima eran impedimentos para que la población del país creciera. Al parecer esos obstáculos se han ido superando. La capital está cerca del millón de habitantes.

Corría el mes de mayo, en la medida que iba cayendo la noche, el frío iba apoderándose de todos los rincones. Dormía con una enorme colcha y pijama. El especialista nacional que me acompañaba en esta visita me indicó que saldríamos sobre las 4 de la madrugada al campo para ver el problema de los roedores. Me aconsejó abrigarme al máximo posible, pero no le hice caso.

Salimos a la hora acordada y una media hora después ya estábamos en medio de la estepa. La vegetación comenzaba a asomarse, un país con menos de 100 días de calor para poder cultivar, lo que implica tener variedades de cereales precoces. En la medida que iba amaneciendo salían cientos de roedores de las madrigueras subterráneas. Era como si viera nuevamente a la película Gremlins en realidad.

Estábamos en presencia del gerbil de Mongolia (Meriones unguiculatus), aunque en ese país abundan otros roedores, entre ellos el hámster ruso (Phodopus sungorus). El acompañante técnico me informaba que el gerbil no le daba ninguna paz al pasto que pudiera allí crecer, mucho menos si les daba por sembrar cereales en el lugar. Las extensiones afectadas eran inmensas, a lo cual uno les preguntaba si hacía falta cultivarlo todo, claramente que no, por lo tanto, era menester ver el área real a cultivar y sobre ella establecer una estrategia de manejo/control. Mientras iba pensando en todo eso, mi cuerpo se iba congelando y no tuve más remedio que ir a guarecerme en el jeep y echarme una colcha que allí había. A las 5 y media de la mañana había 15 grados bajo cero, con una humedad muy baja, por eso uno no sentía la frialdad de inmediato, era un proceso paulatino. A las 10 de la mañana de ese día, soleado, por cierto, ya había lo inverso, 15 grados sobre cero.

Meriones unguiculatus

Meriones unguiculatus

La vista se le perdía a uno viendo tierras sin tocar y alguna que otra yurta aislada en un inmenso espacio. Yurta es la vivienda típica de las estepas de Asia, la que en Mongolia llaman Ger. En esa choza los nómadas tienen de todo, comida, bebida y calefacción. No se trata de algo improvisado.

En la Yurta

El autor de visita en una Yurta. Foto del autor

Cuando entré allí pensé llegar a una tienda india de esas que nos muestran las películas del Oeste de Hollywood. Equivocado estaba, al uno entrar sentía el calor del lugar, los anfitriones son muy hospitalarios, te brindan leche caliente, carne y hasta tu traguito de vodka.

Familia nómada

Una familia nómada. Foto del autor

Campo arado en Mongolia

Un extraño campo arado en Mongolia. Foto del autor

Los nómadas se dedican a la ganadería, poseen caballos de poca altura, pero muy enérgicos, cualquiera no puede sentarse sobre ellos. Dentro del ganado puede haber vacas, corderos y camellos verdaderos, los que tienen dos jorobas, cuya altura es inferior al conocido dromedario. Criar camellos no es nada fácil. Su embarazo dura 13 meses. En las partes visitadas el camello no era muy común. Su presencia aumenta en la medida que uno se aproxima al Desierto de Gobi, algo que estaba fuera de mi itinerario laboral. Otro animal que no vi por todo aquello es el Yak, un mamífero típico del Asia Central y del Himalaya.

Jinete habitual

Jinete habitual en Mongolia. Foto del autor

Mongolia tuvo un modesto crecimiento durante el período de república popular. Industrialmente no había nada, ni siquiera para elaborar carne y leche que producían, y que podía servirles para exportación. La agricultura trataba de desarrollarse, algo nada fácil en un territorio con un clima tan adverso. Se necesitaban variedades precoces de cultivo. Cuando la URSS desapareció, la economía de Mongolia se tambaleó enormemente. A eso hay que sumar que en 1990 sus relaciones se limitaban a los países del llamado Bloque de Varsovia. A partir de 1992 comenzaron a ampliar sus contactos con países como Corea del Sur y otros de la región asiática. Las relaciones con China se estabilizaron.

No sé qué desarrollo existe en la actualidad en Mongolia, ni qué nivel de relaciones exteriores tienen. Me pregunto eso, ya que hasta el día de la redacción de estas líneas Mongolia, para su suerte, no tiene ningún caso de afectación por el coronavirus y desde el 26 de enero de 2020 han cerrado sus fronteras con China.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 17 marzo de 2020, con información adicional consultada en Wikipedia.com

 

 

 

Una breve visita a Kiev, capital de Ucrania

здоровенко були (zdorovenko buli)
Saludo tradicional ucraniano

Obelisco Kiev

Obelisco de la Independencia en plaza del mismo nombre en Kiev

Nunca pensé que Kiev, actual capital de Ucrania, se convirtiera en famosa por una especie de chanchullo inventado por razones políticas, en el cual poco tienen que ver los mismos ucranianos si uno profundiza. Se trata de un país con determinado desarrollo, sobre todo cultural, pero no es una potencia y no tiene medios para interferir en las elecciones de países desarrollados, aparte que habría que preguntarse para qué lo hace, llegado el caso. Es algo que no tiene lógica. Eso se lo pueden creer gente ignorante que ni sabe dónde está Ucrania.

Hablemos un poco de esta ciudad, de la cual el autor guarda muchos recuerdos de su juventud, recuerdos no de un día, no de un mes, sino de años, ya que fue aquí donde se graduó en abril de 1969.

Ya anteriormente he hablado algo sobre la historia de Rusia y de la llamada Kievskaya Rus o Rus de Kiev, primer asentamiento eslavo o ruso que se conozca. Su población inicial era de origen vikingo, los llamados Varegos. Kiev era reconocida desde el siglo V, de hecho es una de las ciudades más antiguas de Europa. Así que como ya se ha dicho, capital de Ucrania y capital antigua de todos los rusos. A Ucrania se le conocía siglos atrás como Malaya Rossia (Pequeña Rusia). Los idiomas ruso y ucraniano tienen su similitud, particularmente se escriben en cirílico al igual que el búlgaro, bielorruso y serbio. Los ucranianos en su pronunciación tienden a usar más la J en lugar de la G, y pienso que por eso se les llaman Jojol, aunque en honor a la verdad, hay rusos en determinadas partes que también usan la J en exceso, la que sustituye a la G.

Kiev fue destruida casi por completo por los nazis durante la II Guerra Mundial. Tomada en septiembre de 1941, fue reconquistada por las tropas soviéticas el 13 de noviembre de 1943. Me contaban los locales que los nazis se sorprendieron cuando vieron a los tanques soviéticos pasar por encima de las aguas del río Dniéper, eran como puentes flotantes que le facilitó el paso a esos vehículos bélicos. Este río divide a la ciudad en dos partes, la izquierda y la derecha. Su parte izquierda es de más nuevo desarrollo, tiene 3 barrios, entre ellos el de Darnitsa, al cual hube de visitar años después por razones de trabajo. Allí se encontraba el centro industrial de producción de plaguicidas, el cual abastecía a buena parte de la Unión Soviética. Ya eso no existe,  Darnitsa creció en población y esa producción era incompatible con este crecimiento poblacional por razones de salud.

La parte derecha tiene 7 barrios o distritos, entre los que se encuentran Podol, probablemente el barrio más antiguo, y Goloseyevo, donde el que suscribe vivió durante los años de estudio. En esa parte de Kiev, muy despoblada en las décadas de los 60 y 70, radica la Academia Agrícola de Ucrania, la cual actualmente se llama Universidad Nacional de Vida y Ciencias del Ambiente de Ucrania.

La población de la ciudad es, según censo de 2001, superior a 2 millones 600 mil habitantes, por lo que no es errado suponer que en la actualidad oscile cerca de los 3 millones, pero que nadie piense que todos son ucranianos, niet, hay una buena parte de población rusa, también bielorrusa, no faltan armenios, georgianos y de otros lares de la desaparecida URSS. Las veces que he visitado Kiev por razones de trabajo, siempre he prestado oído al idioma que hablan los locales entre sí, y puedo asegurar que el ruso prevalece. Hay ucranianos que no gustan hablar ruso, pero son los menos, sí hay también ucranianos que mandan a sus hijos a estudiar en escuelas rusas.

Ucrania como Rusia comparten muchas costumbres, una de ellas es la religión ortodoxa. Los ucranianos nunca quisieron ser parte de la católica Polonia, se sentían más próximos a los rusos y es por eso que hubo una unificación pacífica con Rusia, en la búsqueda de protección del imperio zarista. La unión se logró cuando Bogdán (Zinovi-Bogdán) Mijáilovich Jmelnitski, todo un atamán cosaco en Ucrania, firmó el Tratado de Pereyáslav con el zar Alexei I de Rusia.

Kiev es una ciudad ahora mucho más poblada que hace cuatro décadas, basta ir al distrito de Goloseyevo, donde radica una Exposición permanente (Национальный выставочный центр, ВДНХ, o sea Centro nacional de exposiciones), para uno darse cuenta que no quedan aquellos espacios libres que uno veía cuando nos encaminábamos a los albergues estudiantiles. Es bueno aclarar que actualmente Kiev posee un nuevo Centro Internacional de Exposiciones (Міжнародний виставковий центр), que fuera inaugurado en 2002, el cual este autor no conoce.

El centro de Kiev lo abarca la calle Kreschatik, por donde antes los camiones y motocicletas no podían transitar, ahora ningún medio de transporte puede pasar, es completamente peatonal. A lo largo de la misma ahora hay bares, cafeterías y restoranes, muchos más que en el período soviético. Casi a la entrada de esta calle, a mano derecha se encuentra el mercado Bessarabsky, y siguiendo diagonalmente se llegará al estadio o Palacio de los Deportes, el cual Nikita Sergueivich Jhruschov, el mismo mandatario que criticó a Stalin por su culto a la personalidad, ya le había dado su nombre a esa instalación deportiva. Jhruschov fue separado de su cargo en setiembre de 1964 y su nombre se fue por donde él mismo tuvo que irse. En esa instalación deportiva juega el equipo de fútbol Dinamo de Kiev, el conjunto más fuerte en la época soviéitca, y donde también se han organizado muchas competencias internacionales de otros deportes.

Khreshchatyk en Kiev

Khreshchatyk en Kiev

A mano izquierda, en la intersección de la Kreschatik con el Bulevar Shevchenko, se hallaba un enorme monumento a Lenin, erigido en diciembre de 1946, el cual fue tumbado y destruido por grupos de jóvenes en diciembre de 2013, lo cual se recuerda como Leninopad o caída de Lenin. Si uno toma la dirección del Bulevar indicado, pasará por el parque Taras Shevchenko, el célebre poeta ucraniano, y la Universidad que igualmente lleva su nombre. De seguir por igual vía, se saldrá a la Catedral de San Vladimir (Sobor Volodimirski).

Palacio de los Deportes en Kiev

Palacio de los Deportes en Kiev

Si continuamos por la Kreschatik, llegaremos a una tienda famosa, todavía se recuerdan las colas para comprar calzado italiano para mujeres, a 35 rublos el par. Se trata de la llamada Tienda Universal Central, que resumidamente se le conoce como TSUM. Ahora no hay colas como antes, pero puede que no haya todo el dinero para comprar todo lo que uno desea, así es la vida. En la intersección de la Kreschatik con el TSUM, nace una calle que nos conduce a varios teatros y museos, cultura es lo que se sobra en esta urbe. Pero sigamos por la Kreschatik y así llegar a la plaza de la Independencia y  el Obelisco del mismo nombre. En el pasado esta plaza fue llamada Sovietskaya,  Kalininskaya y de la Revolución.

Santa Sofía en Kiev

Santa Sofía en Kiev

A pocas cuadras, pendiente arriba, se halla la plaza Sofía, donde aparece el monumento a Bogdán Jmeniltski, luego viene la plaza San Miguel y el Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas.

Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas, Kiev

Monasterio de San Miguel de las Cúpulas Doradas

Kiev cuenta con muchas universidades, que cuentan con un profesorado muy competente. Entre esas instituciones, las que más recuerdo es la Universidad Taras Schevchenko, el Instituto Politécnico y la ex-Academia Agrícola en Goloseyevo. Sin embargo, existe la tendencia a instruir en ucraniano a los extranjeros, lengua con la cual no harán mucho los egresados después de graduados. Sería más sensato continuar dando clases en ruso como en el pasado, lo cual atraerá más estudiantes de otros países del mundo. El ruso, quieran o no, es lengua hablada por profesionales de muchas naciones, y es lengua oficial de las Naciones Unidas.

En monumento a Bogdan Khmelnitski, Kiev, Ucrania

El autor en monumento a Bogdan Khmelnitski, Kiev,

Con esto termino este homenaje a una ciudad que uno guarda en sus recuerdos afectuosamente.

Fuentes

Anon. 2015. Kiev. Encyclopædia Britannica. Encyclopædia Britannica Ultimate Reference Suite.  Chicago.

Anon. Kiev. https://es.wikipedia.org/wiki/Kiev

Labrada R. 2016. Kyïvska rus y Ucrania. Deportecineyotros.wordpress.com, 3 agosto.  https://deportescineyotros.wordpress.com/2016/08/03/kyivska-rus-y-ucrania/

 

Ricardo Labrada, 18 enero de 2020.

Viajando por España: Salou

El verano es siempre mejor de lo que podría ser.”
Charles Bowden (1945-2014, periodista y ensayista estadounidense)

DSC04758

En la Costa Dorada hay un municipio playero muy atractivo, se llama Salou, que se halla a pocos quilómetros de distancia de la ciudad de Tarragona. Según cuentan, este pequeño asentamiento costero fue fundado por los griegos en el siglo VI, al que llamaron Salanrio que significa ciudad saneada. Años después se le rebautizó con el nombre de Salauris.

Salou se convirtió en un importante puerto en la zona Mediterránea y del Reino de Aragón. Ya en el siglo pasado, pasó a ser centro turístico.

Realmente lo más llamativo de Salou es la arquitectura moderna de sus edificios, la mayoría con amplios balcones, que le da mucho colorido al lugar. El paseo de la playa, llamado Jaime I, es grande y agradable para pasear. De frente a la playa aparecen restoranes, cafeterías y tiendas, donde se puede comprar todo aquello que necesite para bañarse en la playa, la cual es larga y de arena, además de poseer algunas atracciones para adultos y menores.

Salou es una ciudad chic que merece la pena ser visitada por todos aquellos que quieran disfrutar de un ambiente agradable.

DSC04762

Escrito por Ricardo Labrada, 26 octubre de 2019

Mi Habana: las salas de cine

Nadie escapa a la influencia del cine, ni siquiera
aquellos que nuncan van a ver una película
”.
Glauber Rocha (1939-81, director, actor y guionista brasileño)

Las estadísticas informan que en 1959, la Habana tenía 134 salas de cine, y se ubicaba entre las primeras ciudades del mundo en este aspecto cultural. El cine ha sido de siempre uno de los entretenimientos preferidos de los cubanos.

Se cree que la primera sala de cine fue creada en enero de 1897 por un empresario francés, Gabriel Veyre, hombre asociado a la Casa Lumiére,  quien alquiló un salón del Teatro Tacón, que contaba con unas 24 sillas, donde se proyectaron los cortos “La Partida del Tren” y “Los Bañistas”. Fue precisamente en la esquina de ese lugar, que se cuenta que se filmó otro corto, “Simulacro de Incendio”.

Este artículo no pretende hacer historia, ya que existen varios en internet que se refieren al tema (ver las fuentes consultadas). No obstante, es conveniente indicar que los dueños del circo Santos y Artigas inauguraron uno de las primeras salas de cine en la Habana, el teatro Campoamor el 20 octubre de 1921, el cual se halla en Industria y San José, a un costado del Capitolio, y donde se estrenara la peli sonora “The Jazz Singer” el 15 de febrero de 1928. En mi niñez tuve la oportunidad de asistir a este cine, el cual guardaba algo de “antiguo” en mi modesta opinión, me parecía un teatro europeo. La realidad es, que ya en 1959, el Campoamor estaba en mal estado y hasta la fecha no se ha hecho nada para repararlo. El boleto de entrada en esta sala oscilaba en 40 centavos en la década de los 50.

Cine Campoamor

Lo que quedaba de la sala cine-teatro Campoamor

Otro más majestuoso era el teatro Payret, propiedad del empresario catalán Joaquín Payret, el cual fuera inaugurado el 21 de enero de 1877. Inicialmente se le conoció como  Teatro de la Paz y Coliseo Rojo. En la década de los 50, se convirtió en uno de los cines de películas de estreno. Mi madre solía llevar a mi hermano y a mí todos los 6 de enero, ya que era día de estreno de alguna película nueva de Walt Disney. La entrada entonces costaba un peso (un dólar), algo caro para el bolsillo de una familia pobre como la mía, pero era una vez al año. El Payret está frente al Capitolio y a un lado del Parque Central.

Cine Payret

Cine Payret

Hablaré ahora de las salas de cine que más visitaba y sus características. Como habitante de la Habana Vieja, el cine más próximo a casa era el Ideal, que se hallaba en una esquina de Compostela y Acosta, aledaña al arco de Belén. No era muy grande, pero sí suficiente para la gente del barrio. La entrada costaba 15 centavos, excepto los sábados y domingos, que con su matiné proyectaba tres películas, cartones animados, una revista y algún capítulo de serial de aventura, todo eso por 20 centavos. Los fiñes entrabamos a la 1:30 p.m. y salíamos casi a las 8 de la noche. La programación era apta para menores, muchos oestes, filmes de acción y aventuras. El Ideal es hoy día parte del pasado, ya no existe y no sé si hay idea de restaurarlo.

Arco de Belén

En esa esquina por la parte izquierda, calle Compostela, no visible, se hallaba el cine Ideal. De frente se ve el arco de Belén.

El otro cine más frecuente era el Universal, situado al final de la calle Egido, el que costaba unos centavos más que el Ideal. A este cine iba con mis padres o mi madre. Recuerdo que allí vi de niño la peli de Rasputín protagonizada por los hermanos Barrymore, así como otros filmes con John Wayne como héroe. Lo que nunca olvidaré es la fachada del cine de arquitectura mozárabe. Al frente del Universal estaba el cine Bélgica, al cual nunca fui. Mis padres me lo tenían prohibido. Un amigo de trabajo me contaba que ´la gente que iba allí era a hacer otras cosas menos ver películas. En 1959, ya el Bélgica estaba todo destartalado y nadie iba a restaurarlo, pero el Universal si valía la pena y corrió igual suerte.

Cine Universal

Cine Universal en su época

Dentro de la Habana Vieja había otros cines de barrio. Uno de ellos era el Cervantes ubicado en Compostela y Lamparilla. Allí iba alguna que otra vez, su cartelera me atraía, muchos filmes épicos y algunos con historia bíblica. Le pasé hace unos años por el lado, ya era un lugar apto para ser demolido. El otro era el cine Habana en la calle Mercaderes, al cual fui contadas veces y siempre acompañado por mis padres. En el parque Habana, donde se encontraba el cine abundaban pandillas, las que hay que reconocer que desaparecieron por completo en 1959. Ahora allí hay otras cosas nuevas dentro de la remodelación de la Habana Vieja y el cine pasó a mejor vida. El Cervantes tenía medidas similares al Ideal, el Habana era más grande, mientras que el Universal tenía dos plantas.

Cine Cervantes

Cine Cervantes

Por la misma calle de Montserrate, continuación de Egido, está el cine Actualidades, aún activo. Lo recuerdo como un buen cine, cómodo, con buen aire acondicionado y cartelera atractiva. Allí vi por primera vez “Algunos prefieren quemarse” con la Monroe, Tony Curtis y Jack Lemmon en el reparto de la peli.

Cine Actualidades

Cine Actualidades

A veces mis padres me llevaban a otros cines, sucedía los domingos en la tarde. Podrían ser como opciones el Verdún o su vecino el Majestic, ambos ubicados en la calle Consulado. Un día descubrí que el Majestic tenía techo corredizo, por lo que si no llovía, uno estaba viendo pelis bajo las estrellas. Otra opción por allí mismo era el cine Alkazar, que se hallaba en Consulado 302. Pasar por esa calle y no ver nada de eso, no es que le resulte a uno muy agradable.

Cine Verdún y al lado el Majestic

Cine Verdún y al lado el Majestic

Tampoco me faltó visitar cines como el Cinecito, el Duplex y Rex Cinema, todos ubicados en San Rafael y Consulado. El Cinecito era cine para ver cartones animados y seriales de acción. Allí vi a George Reeves, no confundir con Christopher Reeve, interpretando el papel de Superman. Estas salas de cine se llenaban de niños en los fines de semana. En esa parte de San Rafael hay ahora un boulevard pero de los cines no queda rastro.

Cinecito

En mi adolescencia y juventud pude visitar otros cines, como fueron el Acapulco en la calle 26, que recuerdo como el cine más cómodo existente en la Habana; el Cuatro Caminos, ubicado en la calle Belascoaín y al frente del mercado del mismo nombre; el Infanta, el Astral y el América en Centro Habana, la Rampa y el Riviera en el Vedado, el Mónaco en Santos Suárez, el Alameda en Santa Catalina y Juan Delgado en 10 de Octubre. Cuatro Caminos e Infanta ya no existen, aunque todos ellos eran modernos, con buenas butacas y aire acondicionado en la década de los 60 y 70.

Cine Acapulco

Cine Acapulco

Mención especial merece el Radiocentro, ahora llamado Yara, donde tuve la oportunidad de asistir, con mi escuela, a dos estrenos de cine en formato panorámico, más conocido como Cinerama. La entrada en el Radiocentro en 1959 era de 2 pesos, pero en días especiales se rebajaba a un peso, oportunidad que muchas escuelas no perdían para asistir con sus alumnos a ver películas como “Las Siete Maravillas del Mundo”, “Esto es Cinerama” y otras. Ese sistema resultó fantástico para mis sentidos.

Cine Yara, antes Radiocentro

Cine Yara, antes Radiocentro

Por último, la Habana poseía tres autocines, el de Tarará, el autocine Mediodía en la Avenidad 51 en Arroyo Arenas y el de Vento en la carretera homónima. Los dos primeros tenían cabida para 500 autos y en el de Vento, 866. Mi familia no tenía carro, pero en mi niñez una familia vecina me llevó a uno de estos, realmente no recuerdo cuál fue. Una vez y nunca más, eso a pesar de tener auto en décadas posteriores.

Muchas de las salas mencionadas han sido convertidas en teatro. Existen otras que después de 1959 se convirtieron en teatros, como fue el caso del cine Rodi, actualmente Mella, en Línea y A en el Vedado.

Hay que mencionar también a la sala de teatro El Blanquita, en Miramar, construida en 1950, la que dispone de 5 500 butcas, y que fuera el auditorio más grande del mundo en épocas pasadas.  Este teatro cambió de nombre por el Charles Chaplin después de 1959 y en 1975 fue rebautizado con el nombre de Karl Marx. En este lugar tuve la oportunidad de ver cantar a Moncho y a los Cinco Latinos.

Cine CarlosMarx antes Blanquita de 1950 con 5500 asientos

Cine Carlos Marx antes Blanquita

 Fuentes

Anon. Cines de la Habana. https://www.iberojet.es/blog/cines-de-la-habana

Anon. 2010. Cines que había en la Habana el 31 de diciembre de 1958. http://cubamason.forosactivos.net/t952-cines-que-habian-en-la-habana-el-31-de-diciembre-de-1958

Forte Pepe. 2012. Los cines de la Habana- fantasmas del pasado. Nov. 29 http://www.ifriedegg.com/CinesDeLaHabana.htm

Sarmiento Lázaro. 2009. La Habana: Aquellos viejos cines. http://lazarosarmiento.blogspot.com/2009/12/la-habana-aquellos-viejos-cines.html

 

Escrito por Ricardo Labrada, 10 mayo de 2019

Mi Habana: sus paseos

Ciudad es ante todo plaza, ágora, discusión, elocuencia.”
José Ortega Gasset (1883-1955, filósofo español)

Alameda de Paula 4

Vista de la Alameda de Paula. Foto del autor

A pocas cuadras de donde me crié, está el Paseo de la Alameda de Paula en La Habana, construido en 1777, obra del arquitecto Antonio Fernández de Trebejos, donde antes estuvo el basurero del Rincón. El paseo se realizó por orden del Capitán General Felipe de Fondesviela, Marqués de la Torre. Era la época del reinado de Carlos III, por lo que este lugar tuvo su influencia francesa. El paseo se ubica en lo que era el casco viejo de la ciudad.

Me bastaba con ir por la calle Merced, hasta el Puerto de la Habana, para llegar a este lugar. Le llamaron de Paula por la cercanía de la Iglesia del mismo nombre, de la cual ya se habló en un artículo anterior. Existe una calle Paula, paralela a la calle Merced, que fuera donde naciera José Martí el 28 de enero de 1853. Esta calle actualmente se llama Leonor Pérez, nombre de la madre de Martí, pero como siempre pasa, todo el mundo llama y conoce a esta calle como Paula.

20170205_215732

Nuevo Muelle aledaño a la Alameda. Foto del autor

Que nadie se piense que era algo del otro mundo cuando se construyó. Inicialmente era un terraplén con dos hileras de álamos y bancos. A mediados del siglo XIX se instaló una columna de mármol blanco, traída de Italia, la que posee cuatro caras, cada una es la cabeza de un león, por las que descienden chorros de agua.

Allí también aparece una Columna en honor al General Leopoldo O’Donnell, que fuera terminada en 1847 por sus servicios en Cuba como gobernador a mediados de los 1800, aunque se hizo más famoso por sus represalias contra los esclavos en 1844, año que se llamara  el de los latigazos. Posteriormente llegó a ser Primer Ministro de España.

Columna O'Donnell en Alameda de Paula

Columna O’Donnell en Alameda de Paula. Foto del autor

Sin embargo, el Paseo de la Alameda no es más viejo que el del Paseo del Prado, el que, por el contrario, no se construyó dentro del viejo casco de la ciudad, por lo que se le llamó “Alameda de Extramuros o de Isabel II”. Su construcción es de 1772, también durante el gobierno del Marqués de la Torre. Lo atractivo del Paseo del Prado es que va desde el Parque Central hasta el Malecón. En sus inicios no llegaba al Malecón, fue durante el gobierno de Miguel Tacón (1834-38) que se amplió hasta este bello lugar del litoral de la Habana.

Paseo del Prado 3

Paseo del Prado. Foto del autor

El Paseo del Prado fue rediseñado a inicios del siglo XX, cuando se colocaron ocho estatuas con figuras de leones, se plantaron árboles y se instalaron bancos mármol. Siempre se le ha llamado del Prado, aunque actualmente su nombre es Paseo José Martí. En realidad, el Paseo tiene parecido con el existente en Madrid. El autor encuentra el habanero más atractivo., puede ser por el clima cálido que invita al paseo más que la construcción en sí de uno u otro.

León del Paseo del Prado

Uno de los leones en el Paseo del Prado. Foto del autor

 

Escrito por Ricardo Labrada, 9 marzo de 2019, con información consultada online.

 

 

La Basílica y la Plaza San Pedro en el Vaticano

Vista de San Pedro desde orilla del Tevere

La palabra Vaticano proviene de Vaticinium del latín, sinónimo de predicción o profecía, se encuentra en una colina romana, donde existía inicialmente un oráculo etrusco. El Vaticano es el estado más pequeño del mundo, y posee una superficie de 44 ha, se halla enclavado dentro de la ciudad de Roma, la que dominó por mucho tiempo hasta la unificación de Italia en 1861. Aquí radica el único estado representativo de una religión, la católica. Su existencia oficial data desde 1929 con la firma de los acuerdos de Letrán entre el Vaticano y el Reino de Italia.

Vista de la Plaza San Pedro desde la cúpula de la Basílica San Pedro3

Vista de la Plaza San Pedro desde la cúpula de la Basílica San Pedro. Foto del autor

Una sola fila de columna San Pedro

Parte frontal de la Basílica

Parte frontal de la Basílica. Foto del autor

Guardia Suiza en la entrada izquierda de San Pedro en el Vaticano 2

Guardia Suiza en la entrada izquierda de San Pedro en el Vaticano. Foto del autor

Lo principal del Vaticano o Santa Sede son la Basílica y la Plaza San Pedro, que ocupan un 20% de su territorio, además de sus museos, pero esta vez sólo se hará referencia a la Basílica y su Plaza.

Parte Principal de la Basílica

Parte Principal de la Basílica. Foto del autor

La Piedad de Miguel Ángel Buonarroti

La Piedad de Miguel Ángel Buonarroti. Foto del autor

La Basílica era, antes de 1452, un templo bastante deteriorado, por lo que el Papa Nicolás V ordenó su reconstrucción, las que de hecho se comenzaron en los primeros años del siglo XVI y concluyeron en 1626. En su larga reconstrucción participaron destacados artistas como Michelangelo y Gian Lorenzo Bernini. Actualmente ocupa 2.3 ha de espacio, siendo la mayor iglesia cristiana en el mundo, donde además yacen los restos de San Pedro, uno de los apóstoles de Cristo, además de la mayoría de los Papas, pero no nos confundamos, la Basílica de referencia no es la Catedral de Roma, título que le pertenece a la archibasílica de San Juan de Letrán (San Giovanni di Laterano).

Jesús, San Pablo, San Pedro y un Papa

Jesús, San Pablo, San Pedro y un Papa. Foto del autor

Baldaquín en la Parte Principal de la Basílica

Baldaquín en la Parte Principal de la Basílica. Foto del autor

Estatua de San Pedro

Estatua de San Pedro. Foto del autor

Este templo tiene seis campanas: Campanone, Campanoncino, Rota, Predica, Ave María y Campanella, además de cinco puertas de acceso: Puerta de la Muerte, Puerta del Bien y del Mal, Puerta de Filarete, Puerta de los Sacramentos y la Puerta Santa, que está siempre cerrada y tapada con cemento por su parte interior. Sólo el Papa de turno la abre y cierra en los Años Santos. En ese año permanece los 365 días abierta.

Listado de Papas en San Pedro

Listado de Papas en la Basílica. Foto del autor

Sepulcro de Juan Pablo II

Sepulcro de Juan Pablo II. Foto del autor

Uno puede acceder a la cúpula de la Basílica, si se decide, tome aire suficiente, es peor que escalar una montaña de 500 metros de altura, el trayecto es empinado y torcido por momentos, aunque en realidad la altura es de unos 136 metros. Al llegar a lo alto podrá admirar Roma y los alrededores del Vaticano.

Cúpula San Pedro 2

Cúpula San Pedro. Foto del autor

Interior de la cúpula de San Pedro

Fila de los once apóstoles en San Pedro

Fila de los once apóstoles en lo alto de la Basílica. Foto del autor

En las navidades siempre hay un pesebre y un árbol de navidad, este último donado por algún país.

Pesebre externo San Pedro 2018-19

Pesebre externo San Pedro 2018-19. Foto del autor

Árbol navidad 2018 en Piazza San Pietro

Árbol navidad 2018-19 en Plaza San Pedro. Foto del autor

En 1984, la UNESCO declaró al Vaticano como Patrimonio de la Humanidad.

 

Escrito por Ricardo Labrada, con información consultada en línea, el 22 mayo de 2019

Viajando por España: Cáceres

Toma un cántaro de vino, siéntate a la luz de la Luna y bebe
pensando en que mañana quizá la Luna te busque inútilmente
.”
Omar Khayyan (1048-1131, matemático, astrónomo y poeta persa)

Luna llena y Cáceres

Luna llena y Plaza Mayor de Cáceres. Foto del autor

Cáceres es una ciudad con pasado romano, godo, árabe y cristiano. El origen de su nombre no ha sido aclarado. Los romanos estaban ya asentados en el siglo I a.C., cuyos campamentos llamaban Castra Cecilia y Castra Servilia. Hacia el siglo V llegaron los visigodos, los que acostumbraban a arrasar y destruir. En el siglo XII, llegaron los árabes y refundaron la ciudad. Un siglo después vino la reconquista cristiana.

Lo importante en esta ciudad de la comunidad autónoma de Extremadura es la llamada ciudad vieja, donde prácticamente se encuentra todo lo histórico, y se destacan la Plaza Mayor, la Torre de Bujaco, Arco de la Estrella, Palacio de los Golfines de Abajo y de Arriba, La Santa Iglesia Concatedral de Santa María Plaza San Jorge, Plaza San Pablo, entre otros.

Plaza Mayor, Cáceres

Plaza Mayor, Cáceres. Foto del autor

Lo primero que uno distingue tan pronto llega la Plaza Mayor, es la Torre de Bujaco, nombre derivado del Califa Abú-Ya’qub Al Mansur, cuyas tropas conquistaron la ciudad el 10 de marzo de 1173, después de seis meses de asedio.  Igualmente se le llamó Torre del Reloj, la misma tiene 25 metros de altura, construida a finales del siglo XII sobre sillares romanos y reforzada después con lienzos de mampostería.

Torre de Bujaco

Torre Bujaco. Foto del autor

Subiendo por una escalinata, aparece el Arco de la Estrella, principal puerta de entrada al área amurallada desde el siglo XV. El arco de hecho identifica a la ciudad de la época Medieval.

Arco de la Estrella, Cáceres 2

Arco de la Estrella, Foto del autor

Luego se puede pasar a la plaza Santa María, donde se halla el Palacio Episcopal reedificado en el siglo XVI.

Plaza Santa María, Cáceres

Plaza Santa María, Foto del autor

Palacio Episcopal, Cáceres 2

Palacio Episcopal, Foto del autor

La Santa Iglesia Concatedral de Santa María es la iglesia más importante de Cáceres, construida entre los siglos XV y XVI.  Allí se localiza la estatua a  San Pedro Alcántara, destacado fraile franciscano español.

Santa Iglesia Concatedral Santa María, Cáceres

Santa Iglesia Concatedral Santa María, Foto del autor

San Pedro de Alcantara 2

San Pedro de Alcántara. Foto del autor

El Palacio de los Golfines de Abajo construido en 1510-11. Su nombre obedece al apellido Golfín, persona favorecida por los reyes católicos en su época.

La esposa del autor con el Palacio de los Golfines Abajo

La esposa del autor con el Palacio de los Golfines Abajo en la parte de atrás. Foto del autor

San Jorge es el patrón local de la ciudad y es lógico que tenga una plaza y monumento, que le honren.

Plaza San Jorge, Cáceres 2

Plaza San Jorge. Foto del autor

Estatua de San Jorge

Estatua de San Jorge. Foto del autor

A continuación la iglesia de San Francisco Javier, conocida también como iglesia de la Preciosa Sangre, construida entre 1698 y 1755.

Iglesia de San Francisco Javier2. jpg

Iglesia de San Francisco Javier. Foto del autor

El Museo provincial de Cáceres se ubica en la Plaza de las Veletas. Está también el Convento San Pablo construido en el siglo XV, que se localiza en la plaza homónima, el cual acoge a hermanas de clausura de la Orden de Santa Clara.

Museo en Plaza de las Veletas, Cáceres 4

Museo provincial en Plaza de las Veletas. Foto del autor

Convento de San Pablo en la plaza homónima

Convento de San Pablo en la plaza homónima. Foto del autor

Es importante destacar que Cáceres es el municipio más grande de España, cuya  superficie asciende a 1750,33 km². La ciudad vieja fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1896.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 2 mayo de 2019, con información consultada en línea y en Cáceres.

Viajando por España: Mérida

Los que saben mucho se admiran de pocas cosas,
y los que no saben nada se admiran de todo“.
Séneca (4 a.C.-65 d.C., filósofo, político,
orador y escritor romano)

 

Monumento a Octavio Augusto, Mérida 2

Monumento a Octavio Augusto en la rotonda homónima. Foto del autor

Para empezar, aclaremos que hay tres ciudades llamadas Mérida. Una está en Venezuela, la otra es la capital del Estado de Yucatán en México, mientras que la tercera y más antigua es la de España, que fuera fundada en el año 25 a. C. por orden del emperador Octavio Augusto para servir de retiro a los soldados veteranos, conocidos como eméritos, de las legiones V Alaudae y X Gemina, de ahí que se le llamara Augusta Emerita, cuyo nombre más tarde derivó en Mérida. Emerita en latín significa jubilado o veterano. Mérida fue capital de la provincia romana de Lusitania.

Monumento a la loba romana en Mérida

Monumento a la loba romana en Mérida. Foto del autor

Esta ciudad se convirtió en parte del reino de la Hispania romana; del 298 al 409 fue capital de La Diocesis Hispaniarum, fundada por el emperador romano Diocleciano, hasta que en 409 fue ocupada por los godos. De esa manera, a inicios del siglo V, pasó a ser capital del reino de los alanos y del 440 a 467 de los suevos, ambos pueblos de origen germánico. Del 531 al 554 fue sede del reino visigodo de Hispania. Actualmente Mérida es capital de la comunidad autónoma de Extremadura.

Puente Romano sobre el río Guadiana, Mérida

Puente Romano sobre el río Guadiana. Foto del autor

Si bien los romanos dejaron sus huellas con mucha evidencia, allí encontramos un anfiteatro y teatro romano, un puente muy sólido sobre el río Guadiana, los árabes no se quedaron atrás, quienes tomaron la ciudad en el 713 d.C. y la hicieron capital de la Cora (demarcación territorial de Al Andalus) de Mérida. Allí hubo rebeliones de los mozárabes contra las autoridades locales en el siglo IX, fue por eso que se construyó la famosa Alcazaba (recinto fortificado en español) en el 835 d.C., obra realizada durante el mandato de Abderramán II. La Alcazaba sirvió como bastión de control de la ciudad, a la que se accedía desde el puente romano a través de otro pequeño recinto fortificado que se le conocía como “Alcazarejo”.

Alcazaba, Mérida (2)

Alcazaba, Mérida. Foto del autor

Alcazaba, Mérida

Entrada de Alcazaba. Foto del autor

Torres de 3 plantas con aljibe para colectar agua en Alcazaba, Mérida 2

Alijibe en sótano de Torre de tres plantas, que los árabes utilizaban para almacenar agua. Foto del autor

Explicación del aljibe en el Alcazaba, Mérida

Explicación sobre el alijibe. Foto del autor

Mérida fue recuperada por los cristianos en 1230 por tropas guiadas por Alfonso IX de León.

Lo interesante de esta ciudad es que el teatro romano, que fuera fundado por Marco Vipsanio Agripa, patronus coloniae, se hallaba cubierto de tierra, y solo se veía el hormigón de la summa cavea, o la llamada “Las siete sillas”, a inicios del siglo XX. Se hizo todo un trabajo de recuperación, que afortunadamente nos muestra la obra de aquella época con bastante aproximación.

Yo en anfiteatro romano, Mérida

El autor en el anfiteatro romano. Foto del autor

Teatro romano, Mérida 6

Teatro romano. Foto del autor

Frente del Teatro Romano con la Diosa Ceres en el medio, Mérida

Frente del Teatro Romano con la Diosa Ceres en el centro. Foto del autor

Explicación arena de anfiteatro romano en Mérida

Explicación sobre la arena del anfiteatro romano. Foto del autor

La Diosa Ceres en Teatro Romano, Mérida

La Diosa Ceres en Teatro Romano. Foto del autor

En Mérida uno puede disfrutar también viendo o caminando sobre El Puente Lusitania, el cual cruza el río Guadiana, construido en el período de 1988-92 y diseñado por Santiago Calatrava.

Puente Lusitania, Mérida

Puente Lusitania. Foto del autor

La ciudad es pequeña, recogida y amable en su presencia, y comprende un conjunto arqueológico importante, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1993.

 

Escrito por Ricardo Labrada, 2 mayo de 2019, con información consultada en línea y en los lugares visitados de Mérida.

 

Una visita al Templo Nataraja en Chidambaram o del Dios danzante en la India

Aquél que se aparte de las alegrías y de las tristezas de la vida, en vez
de tratar con ellas, es un tonto, pues está huyendo de la verdad
.
Parte de la declaración al mundo del Dios Shiva

Templo Chidambaram

Templo Chidambaram

Hace más de una década me tocó visitar por razones de trabajo la Universidad de Annamalai en el Estado de Tamil Nadu, India. Era la segunda visita a este Estado meridional, cuya capital es Chennai, antes conocido como Madras.

El profesor organizador del taller regional allí a efectuar, se le ocurrió la genial idea de llevar a los participantes a un templo Hindú de reconocida historia, se trata del Nataraja en Chidambaram, también conocido como Templo Chidambaram Nataraja o Templo Thillai Nataraja, el que se encuentra a 200 km de distancia de Chennai y 60 km del aeropuerto de la ciudad Puducherry. Chidambaram significa “atmosfera de sabiduría”.

El templo rinde culto a Shiva (antes Rudra) (el Benéfico), el Dios supremo de la Trinidad (Trimurti) hinduista, el dios de la naturaleza, quien domina y controla los elementos y como ellos, puede ser benéfico o maléfico, quien establece una coordinación realista entre los seres sutiles y los seres vivos. Shiva es un dios protector de los seres vivos, especialmente los animales a quienes domina y doma a su antojo, lleva un tridente (trishul), un tambor en la mano superior derecha, ya que tiene cuatro manos, en la inferior derecha hace una señal para bendecir. En el Shivaísmo, Brahma y Visnu, los otros dioses en el hinduismo, son considerados dioses menores.

La visita se efectuó en la tarde, una vez terminadas las sesiones de trabajo, por lo que no pude realmente apreciar en toda su magnitud la arquitectura original del templo debido a la oscuridad.

Al llegar allí, para entrar en el templo, hay que quitarse los zapatos. Me quité también los calcetines y así anduvimos descalzos. No obstante, mi atención fue toda para la   música del lugar, acompañada de percusión, muy similar a las congas cubanas. El ritmo se le conoce como Anandha thandavam, que significa baile de éxtasis, realmente lo es, vi mucha gente entusiasmada y bailando el Anandha, donde el instrumento principal es el damaru, tambor icónico de madera, en forma de reloj de arena y con dos parches de piel. A su vez hay una campana que da una vibración única.

Este templo es considerado como el más sutil de los dedicados a Shiva en el hinduismo. Aquí se desarrolla el festival anual de baile de Natyanjali en ocasión de Maha Shivaratri, también conocido como “la gran noche de Shiva”.

 

Escrito por Ricardo Labrada, el 20 de febrero de 2019, consultada información en línea

Un paseo por Roma: La Piazza del Popolo

Roma es como un libro de fábulas, en cada
página te encuentras con un prodigio
.”
Hans Christian Andersen (1805-75,
escritor y poeta danés)

Monograma

Piazza Popolo

Visitar la Piazza del Popolo es un paseo agradable, donde mucha juventud concurre a esperar el año nuevo, lugar atractivo como el resto de las plazas romanas. El nombre de esta, al parecer, realmente no es literalmente plaza del pueblo. Sucede que en el lugar abundan los llamados chopos, planta que en latín responde al nombre de Populus, y en italiano se les llaman pioppo. Por lo que se piensa que el nombre viene por la planta predominante en el lugar y no por el pueblo como tal. En el lugar que ocupa la plaza ya existía de antes de 1099, el convento de Santa María del Popolo. Así que planta y convento dieron lugar al nombre de la plaza.

No es buena idea trasladarse a la Piazza del Popolo (Plaza del Pueblo) en auto, ya que encontrar un puesto de parqueo no es nada fácil. Mejor es usar los medios públicos, para visitar esta plaza como otros lugares del casco histórico de la ciudad eterna. Uno puede primero visitar Piazza Spagna, adonde se puede llegar en Metro, y de ahí ir a pie por la llamada calle del Babuino hasta Piazza del Popolo. Otra opción es ir en metro hasta la estación de Flaminio.

Cuando uno viene caminando por vía Babuino en dirección a la plaza mencionada, ya desde allí se pueden ver las Murallas aurelianas y la Puerta Flaminia, también llamada del Popolo, por la cual uno accede a la vía Flaminia, la que en la antigüedad era la principal para viajar al norte del país. Allí también convergen las vías que forman el tridente, o sea las vías del Corso, de Ripetta, además de la mencionada Babuino.

Vista del Obelisco egipcio dedicado a Ramses desde vía del Babuino 2

Vista del Obelisco Flaminio desde vía del Babuino. Foto del autor

El arquitecto y arqueólogo italiano Giuseppe Valadier, uno de los grandes exponentes del neoclasicismo en la ciudad de Roma, fue quien diseñó la actual estructura de la plaza, la que adoptó una forma oval en el siglo XIX.

Igualmente desde la vía del Babuino uno ve un obelisco, de 23 m de altura, traído de Egipto y dedicado en su lugar de origen al faraón Ramses II. Los romanos siempre sintieron atracción por los obeliscos y este no fue el único que se llevaron de esos lares. El obelisco estaba antes de 1589 en el Circo Massimo, de donde fue trasladado para este lugar por sugerencia del Papa Sixto VI. La parte baja del obelisco está rodeada por cuatro leones, los que representan la Fuente del León, añadidas por el mismo Valadier en 1815-16.

La fuente del León en Piazza Popolo

La fuente del León en Piazza Popolo. Foto del autor

Llegamos a la plaza, a mano izquierda se alza la colina Pincio y en su parte baja está la fuente de la Diosa Roma, que presenta figuras alegóricas representativas de los ríos Tíber (Tevere) y Aniene, además de los creadores de la ciudad, Rómulo y Remo. Otra fuente es la de Neptuno, donde este Dios mitológico aparece junto a dos Tritones y delfines.

Fuente de la Diosa Roma en los bajos de la Colina Pincio

Fuente de la Diosa Roma en los bajos de la Colina Pincio. Foto del autor

Colina Pincio

Colina Pincio. Foto del autor

Fuente de Neptuno, Piazza Popolo

Fuente de Neptuno. Foto del autor

A la derecha de la plaza están las iglesias gemelas, construidas en 1658, son ellas Santa Maria dei Miracoli y Santa Maria in Montesanto. La otra iglesia es la ya mencionada Santa María del Popolo, que está casi al final de la plaza por su parte derecha. En esa iglesia actualmente se encuentra el Museo Leonardo Da Vinci, donde se pueden apreciar bellos vitriales y pinturas de Caravaggio, además de muchos de los inventos del genial Da Vinci.

Iglesias genelas Santa María

Museo Leonardo Da Vinci y a la izq la Basilica de Santa María del Popolo

Museo Leonardo Da Vinci e Iglesia Santa María del Popolo. Foto del autor

Fuentes

Anon. Plaza del Popolo. 101viajes.com. https://www.101viajes.com/roma/plaza-popolo

Anon. Plaza del Popolo. Civitatis Roma. https://www.disfrutaroma.com/plaza-popolo

 

Escrito por Ricardo Labrada, 3 abril de 2019

Una visita a Hawái

E Hoomau Maua Kealoha – (Que nuestro amor dure por siempre)”
Proverbio hawaiano sobre el amor

Honolulu

Jamás pensé que visitaría Hawái, primeramente, por su lejanía, y en segundo lugar, por lo caro que cuesta un boleto de Europa a ese archipiélago. Sucedió como único podría haber sucedido, de visita por razones de trabajo. La vida te da sorpresa y un buen día recibí una invitación para participar en el Congreso Internacional de Protección de Plantas de 2010, evento en el que había participado en sedes anteriores, como Moscú 1975, Washington DC 1979, Londres 1983 y Jerusalén 1998.

Honolulu 3

Honolulu 7

Como era de esperar, llegó un apoyo para dicho viaje. Había que viajar de Roma a Hawái, para lo cual se escogió la ruta Roma-Londres-Los Ángeles. En el último punto hay que chequear pasaporte, visa, y horas después volar a Honolulu, 3976 km, un poco más de cuatro horas y media. Al llegar al destino final, el aeropuerto internacional Daniel K, Inouye, me parecía que había viajado a la Luna. Hay diez horas de diferencia con Europa, casi nada, a lo que hay que sumar el cansancio de un viaje de más de 16 horas.

Yo en Honolulu 2

El autor en Honolulu

Hawái es un archipiélago con ocho islas: Kauai, Oahu, Maui, Molokai, Lanai, Kahoolawe y Big Island (Isla Grande o Hawái). Honolulu es la capital y se encuentra en la isla Oahu, cuya superficie es de 177 km2.

Yo en Heaven Trail, isla Oahu 3

El autor en Heaven Trail, isla Oahu

El evento y hotel donde me albergué estaba en los alrededores del barrio Waikiki, donde hay muchos hoteles y restoranes. Algunas edificaciones del lugar me recordaron mucho a la del Focsa en la Habana. Realmente me agradaba y un colega me preguntó que me gustaba de todo eso, le respondí que él no lo iba a entender. Cuando uno visita un lugar y ve algo que le recuerda el terruño, ya comienza a ver el lugar con un punto de afecto.

Tuve oportunidad de darme un chapuzón en playa, nada del otro mundo realmente. No dudo que hubiera mejores balnearios, pero mi tiempo era limitado y no podía hacer otra cosa que mojarme en aquella playita.

En la Popa del Submarino Bowfin

Junto al Prof. Baruch Rubin en la popa del Submarino Bowfin, Pearl Harbor

Concluido el evento pude visitar dos lugares interesantes de Oahu, una fue la altura de Heaven Trail (Sendero al Cielo), que se halla a 11.8 km de Honolulu, y que se alza a 756 m sobre el mar, sumamente empinado y que este autor pensaba no poder llegar a la cima. Varias veces tuve que parar y tomar respiración. Ya en la cima uno puede apreciar parte del litoral y del Valle Moanalua.

USS Arizona Memorial

USS Arizona Memorial. Foto Hawaii Magazine

Terminada la visita ahí, nos trasladamos al museo existente en Pearl Harbor, lugar que fuera atacado por sorpresa por los japoneses, en la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941. El lugar se halla cerca de Honolulu, 11,5 km, unos 15 minutos en auto. Ya estando en el lugar me hacía idea de lo que deben haber sufrido las tropas allí estacionadas con un ataque aéreo inesperado, rápido y sin ninguna piedad.

El museo posee tres áreas: USS Arizona Memorial, el Memorial de La Batalla Missouri y el museo de la Aviación de Pearl Harbor. También está el Museo y Parque USS Bowfin Submarine. El USS Arizona Memorial está construido sobre los restos de la nave hundida, USS Arizona, donde finalmente perecieron 1 177 tripulantes de la misma el día del ataque a Pearl Harbor.

La otra visita fue más tarde a la Isla Grande (Big Island), para lo cual volamos alrededor de una hora de Oahu a este lugar. En mi vida me había sentido tan dentro de un volcán, ni siquiera cuando visité áreas parecidas en Nicaragua. Toda esa isla es volcánica y sus lugares sólidos fueron lavas en el pasado. El nombre oficial de la isla es Hawái, donde hay playas con arena de variados colores y hay dos volcanes muy activos: Kilauea y Mauna.

En zona volcánica de la Isla Grande

En zona volcánica de la Isla Grande

La isla tiene unos 10 mil km2 de superficie. Las carreteras en algunas partes son vías sencillas, en otras autopistas. Por momentos, me daba la impresión de estar en Costa Rica por la vegetación exuberante y la existencia de pequeñas tiendas, muy distantes unas de otras, a lo largo de los caminos que tomamos con el auto.

Una planta llamó la atención del autor, la cual es endémica del lugar. En lengua local se llama Ohelo, es una baya y su nombre científico es Vaccinium reticulatum, pero igualmente se observaron plantas de lejanos lugares, lógicamente allí introducidas, como es el caso del Árbol del Tulipán Africano (Spathodea campanulata) originario del sudeste africano.

Ohelo

Spathodea campanulata en Big Island Hawai

Spathodea campanulata en Big Island.

Pasamos la noche en una mansión de un propietario de un campo de golf, el que estaba aún en construcción. El dueño del lugar tuvo la gentileza de brindarnos sus aposentos y allí descansamos cómodamente.

Al siguiente día continuamos la travesía a través de bosques y áreas, donde se veía lava recién solidificada. En fechas recientes vi por la TV el Kilauea en erupción, algo asombroso y que asusta a todos los mortales. Probablemente lo que más llama la atención al visitante es precisamente estos fenómenos, los que Hawái posee de forma natural.

Sustrato a partir de lava

Sustrato a partir de lava en Big Island

Para el regreso a Honolulu escogí un hotel menos caro en una zona algo más próxima al aeropuerto. Estando ahí me daba cuenta que Honolulu tenía sus diferencias con otras ciudades grandes de EE.UU. Por momentos se me parecía a lares similares de América tropical.

Escrito por Ricardo Labrada, 28 marzo de 2019. Todas las fotos del autor, excepto la del USS Arizona Memorial.