“Maudie: el color de la vida (2016)”, cuando el éxito recompensa al esfuerzo

La belleza exterior atrae, pero la interior cautiva.”
Kate Angell (escritora de EE. UU.)

El título original de la peli es “Maudi”, el que contó con la dirección de la irlandesa Aisling Walsh y guion de Sherry White. Película basada en hechos reales de los años 30 en Nueva Escocia, Canadá, cuya trama nos muestra muchas de esas cosas que suceden en nuestras sociedades. No hay fantasía, pero si mucha verdad sin necesidad de invención.

Una mujer que sufre de artritis reumatoide, prácticamente despreciada y hasta abusada por parte de sus propios familiares, la que un buen día decide emplearse como mucama en casa de un hombre, muy primitivo, vulgar, salvaje y trabajador. Su fealdad física, jorobada como un Quasimodo, no es que atrajera mucho para ser empleada, además de ser una fumadora empedernida como forma de mitigar sus dolores de artritis.  Sin embargo, la virtud de una mujer o un hombre no va siempre acompañado de belleza. Había una inteligencia oculta, se pudiera decir, astucia para penetrar e imponerse en el nuevo hogar. A la vez que cuidaba y limpiaba, comenzó a pintar todo lo que su inmensa imaginación le orientaba. Bastaba que mirara a través de su ventana para diseñar aquello que deseaba reflejar.

A los caballos salvajes se les doma, ella domó al hombre que la empleó y hasta utilizó en la cama. Su relación inicialmente antagónica con su ya entonces marido fue desapareciendo, a la vez que revelaba los sentimientos ocultos de un hombre muy machista, pero a la vez bondadoso.

Es una breve sinopsis de un filme muy aconsejable para ver y aprender. La violencia de género está presente, esa que algunos tratan de negar, pero que es reversible no tan solo con leyes sino con actitudes siempre que el hombre sea realmente de buenos sentimientos internamente.

La peli muestra otros problemas, de los que no se habla mucho o no lo suficiente, como es el robo de niños, a los que hacen aparecer como muertos cuando en realidad nacen saludables y se convierten en una mercancía para padres que desean adoptar.

Maudie, el nombre de la heroína del filme, logró sobreponerse a un sinnúmero de obstáculos, logró triunfar en lo que aprendió de por sí sola, a pintar. Su vida halló refugio en la pintura al extremo que aquellos que con anterioridad la tomaban como una tonta, se dieron cuenta de estar en presencia de una inteligencia.

La actriz londinense Sally Hawkins interpreta magistralmente el papel de Maudie. Supongo que el maquillaje y trucaje la hayan podido presentar en la forma que apareció, mientras que su marido, el tosco Everett Lewis es encarnado acertadamente por el actor tejano Ethan Hawke. No menos importante fue la actuación de la canadiense Kari Matchett, en el papel de Sandra, la persona que logró promover el arte de Maudie.  

Escrito por Esteban Hernández, el 27 diciembre de 2021, con información consultada en IMDB.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.