El problema de las lenguas y la importancia de los idiomas oficiales

El español es demasiado importante para
dejarlo en manos de los españoles
Guillermo Cabrera Infante (escritor cubano, 1929-2005)

Por Ricardo Labrada

El ser humano se diferencia de los animales por su capacidad de poderse comunicar mediante lenguaje. Esto no quiere decir que el resto de los seres vivientes no tengan formas de comunicarse, pero no lo hacen con el desarrollo que ha alcanzado el Homo sapiens.

Son muchas lenguas y dialectos existentes, y un ser humano, probablemente superdotado, podría llegar a hablar unas siete lenguas. Es por esa razón que un joven polaco, oftalmólogo, de nombre Ludwik Lejzer Zamenhof, se dio a la tarea de crear una lengua auxiliar para la comunicación internacional. Fue así que surgió el esperanto, a la que Zamnehof llamó inicialmente como Lingwe Uniwersala.

En la actualidad hay varios miles de habitantes del planeta que dominan esta lengua, incluso organizan congresos y conferencias sobre la misma, pero la realidad, al menos por lo que ha visto el que suscribe en este mundo, son otros idiomas los que se han impuesto.

El inglés es en la actualidad el idioma más utilizado en el marco de las relaciones diplomáticas y comerciales. Según el número de habitantes que habla determinada lengua, están el mandarín, el hindi, el bengalí, el español, el inglés, el árabe, el portugués y así sucesivamente.  No obstante, hay idiomas que tienen lo que llamo dispersión, como es el caso del francés que se habla también en buena parte de los países de África septentrional y el Sahel. Otro tanto en el caso del alemán, hablado además en Austria, Suiza y Liechtenstein, y en partes de Bélgica y Luxemburgo. El ruso, por su parte, es hablado en todas las ex-repúblicas soviéticas, así como por una parte de la población de los países limítrofes, los que otrora estuvieron bajo la influencia de Moscú, incluyendo Mongolia en Asia.

Las Naciones Unidas, para resolver el problema de comunicación, ha priorizado seis lenguas como oficiales dentro de las agencias de la organización. Ellas son el inglés, el español, el francés, el mandarín, el árabe y el ruso. Todo esto obliga a la traducción de discursos simultáneamente en estas lenguas en la mayoría de los eventos oficiales y de información escrita en libros, folletos y páginas web. 

Más complicado resulta ser la comunicación en la Unión Europea, donde existen 24 lenguas oficiales: el alemán, el búlgaro, el checo, el croata, el danés, el eslovaco, el esloveno, el español, el estonio, el finés, el francés, el griego, el húngaro, el inglés, el irlandés, el italiano, el letón, el lituano, el maltés, el neerlandés, el polaco, el portugués, el rumano y el sueco. Imagínense la traducción simultánea de tantos idiomas, el personal y gastos que eso conlleva.

Si regresamos al ámbito de las Naciones Unidas, nos daremos cuenta de la importancia de saber inglés y de alguna otra de esas lenguas, que podemos llamar universales. Eso nos facilita la vida cuando viajamos o cuando hay necesidad de hablar con una persona venida de un país, cuyo idioma no es oficial internacionalmente.

Hay singularidades en cada país, uno de ellos es el de Italia, donde existen muchos dialectos. El territorio que hoy conocemos como Italia surgió como tal el 17 de marzo de 1861, su primera capital fue Turín, no se asombren, allí entonces se hablaba francés. Poco a poco toda Italia comenzó a hablar el toscano, lengua en la que varios grandes de la literatura escribieron sus obras, como fueron Dante Alighieri, Maquiavelo, Giovanni Boccaccio. El toscano, ya convertido en el italiano actual, tuvo una evolución a partir del siglo XVI en el orden fonético, y se fue generalizando en todo el territorio italiano a partir de la unificación en el siglo XIX. A pesar de que los ciudadanos de cada región hablan su dialecto, todos, sin excepción, pueden hablar correctamente el italiano, por lo que si Ud. llega a algún lar, digamos, del meridione de Italia, bastará que hable en italiano para que le respondan sin necesidad obviamente de hacerlo en su dialecto.

Pasa igual en las repúblicas ex-soviéticas, buena parte de las cuales conozco, sea por estudios o misiones de trabajo. En muchas repúblicas centroasiáticas, como es el caso de Kirguistán, Tayikistán y Kazajistán, se habla el ruso incluso entre los locales, por lo que saber este idioma es una buena ventaja a los efectos de comunicación.

No obstante, por razones de carácter histórico, uno puede encontrar rechazo al uso de una lengua extranjera, aun conociéndola. Hace algunas décadas observé ese fenómeno en Polonia con el ruso y me decían que también ocurría con el alemán. Cinco años después de la intervención de la URSS en Checoslovaquia pude nuevamente experimentar el rechazo a hablar en ruso de algunos checos. Los dos últimos casos vistos fueron en Riga, capital de Letonia, y en Tallin, capital de Estonia, ex-repúblicas soviéticas. Increíblemente le hice una pregunta a un anciano letón en ruso y él me respondió en su lengua, acto seguido cambié para el inglés, y él muy sonriente me explicó todo en inglés. Después en Estonia había de todo, unos que preferían hablar ruso y otros que solo preferían hacerlo en inglés.

Uno tiene que respetar las preferencias de las personas, pero personalmente me luce un poco desacertado hacer recaer sus rencores sobre un idioma, que no es más que parte de la cultura personal de cada uno. Si Ud. sabe ruso y lee en esa lengua, podrá disfrutar sin problemas de las obras de Dostoievski, Tolstoi, Turgueneiev, Gogol y otros. Así que el castigo a la lengua se convierte como en una autocondena. 

Hay países que no tienen otra opción que usar una lengua oficial. En el Congo Democrático, antes Zaire, se hablan unos 242 dialectos, dentro de ellos hay cuatro lenguas nacionales. Muy pocos nativos son capaces de hablar tantas lenguas o dialectos, por lo que el francés se convierte en la lengua esencial para la comunicación entre los nativos de las distintas regiones.       

He dejado el asunto del español o el castellano para el final. Como todos sabemos, España llegó a ocupar y colonizar territorios en América, Asia y África. La población actualmente hispanohablante en el mundo asciende a 442 millones, aunque me parece que es mucho más. Como van las cosas, esa cifra aumentará extraordinariamente por la gran población de latinoamericanos en EE.UU., país que puede convertirse en el segundo donde más se hable el castellano.

El castellano es la lengua hablada en 21 países de América, además de tener poblaciones cada vez más elevadas de hispanohablantes en territorios de EE.UU. como California, Arizona, Nuevo México, Florida entre otros estados. Tampoco podemos obviar el gran número de brasileños que hablan el español.

En España la lengua oficial es el castellano, así aparece en el artículo 3 de la Constitución española. Cuando uno va a cualquier parte de este país siempre uno utiliza el castellano. A un vasco no se le ocurrirá exigir que le hablen en su lengua en Valencia, otro tanto de un gallego en Cataluña o en Mallorca. Así que la importancia del castellano o el español, llámenle como más les guste, es indudable, y como en el caso del italiano, donde todos leen, escriben y hablan en esa lengua, en España no queda otra que todos hagan lo mismo en castellano. Es de muy mala educación cuando un local a uno le responde en su idioma y no en castellano.

Las lenguas locales deben ser también utilizadas y desarrolladas por distintas vías incluida su impartición como asignatura esencial, ya que la lengua de cada región es parte del patrimonio de cada comunidad, y la misma puede ser equilibradamente impartida a la par de la lengua oficial.

Un rechazo a la enseñanza a la lengua oficial no parece sensato. Respeto otras opiniones, pero sería un error castigar al castellano por razones de otra índole.

En una ocasión visité una región rural de habla no castellana en España, me reservo el nombre del lugar y comunidad. Asombroso comprobar que varias personas allí no hablaban el castellano. Tuvo que venir una señora para servir de traductora, incluso la hija de esa persona, de unos 6 años de edad, no podía hablar castellano.

Los gallegos (de Galicia, que conste) que llegaban a Cuba, eran miles, por cierto, hablaban entre sí en su lengua, pero a la hora de comunicarse con los cubanos, no tenían otra opción que hablar castellano. Lo mismo les pasaba en otros países de América Latina.

La lengua oficial es importante y debe ser obligatoria para todos estudiar en la misma hasta un punto que no interfiera con la enseñanza de la lengua local, ambas deben ir de la mano.

Fuentes

Anon. 2018. Nuevas lenguas del futuro. https://euro-text.com/es/noticias/los-idiomas-del-futuro/

Fernández Vítores David. 2020. El español: una lengua viva. Informe 2020. Instituto Cervantes. https://cvc.cervantes.es/lengua/anuario/anuario_20/informes_ic/p01.htm

Olsen Iván. 2018. ¿Qué es el esperanto? La lengua planificada más hablada del mundo. El blog de infoidiomas, 13 diciembre. https://www.infoidiomas.com/blog/8309/esperanto/

3 junio de 2022

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.