V Serie del Caribe de béisbol (1953)

Cuando les hablo a los peloteros latinos en la actualidad, muchos no
tienen idea del trabajo que pasamos en el pasado para triunfar.”
Orlando Cepeda (miembro del Salón de la Fama de Béisbol)

Nota: Se hizo una pausa en la redacción de artículos sobre las series del Caribe con el fin de recopilar informaciones sobre el tema

Equipo PR campeón serie del Caribe 1953

Santurce, campeón Serie del Caribe (1953)

La temporada de 1952-53 de la Liga Cubana terminó con victoria para los Leones del Habana, dirigidos por el eterno Miguel Ángel González, quien se le vio por última vez como timonel del equipo que fuera su propietario.

El Habana trajo una artillería de todas las dimensiones, encabezada por Pedro Formental, Edmundo Amorós y Lou Klein. El primero lideró el departamento de dobles (18), bases por bolas (50) y empujadas (57). Por su parte, Amorós bateó para astronómico .373 (220-82) y llevarse el liderato de bateo, mientras que Lou Klein dejaba record de 16 jonrones para una justa invernal cubana.

El Habana tuvo la oposición acostumbrada de los Alacranes, los que quedaron en tercer lugar, ya que los Tigres de Marianao empataron y se llevaron el segundo lugar. Ambos equipos quedaron a 6 juegos de los Leones. En el caso del Marianao hubo dos jugadores que sobresalieron. El primero de ellos es el siempre recordado Orestes Miñoso, quien estableció record de 67 anotadas en estos campeonatos, co-lideró también triples (5), bases robadas (13) y promedió .327 (266-87) ofensivamente. El otro destacado fue el novato del campeonato, Miguel Fornieles, quién ganó 12 juegos y lideró el departamento de PCL (2.33).

Así que el Habana ganaba su tercer cetro consecutivamente en la década de los 50 e iba a revalidar su título de campeón de la Serie del Caribe 1952 jugando en terreno propio.

En la confianza está el peligro, aunque no es de creer que un hombre con tantas horas de vuelo en la pelota profesional como el reglano Miguel Ángel, se haya confiado y mucho menos viendo la clase de equipo que Puerto Rico traía a este evento.

Como siempre ocurre, días u horas antes de comenzar el evento en la Habana, Miguel Ángel recibía la noticia que ni él lanzador italo-brookliniano Mario Picone, ni el receptor Dick Rand podían participar en la Serie del Caribe. La negativa con Picone venía de los Gigantes de Nueva York, puro egoísmo, Picone a fin de cuentas lanzó en la temporada de 1953 con los Molineros de Minneapolis de la Asociación Americana, mientras que Rand era el receptor de reserva de los Cardenales de St Louis, quien jugó en sólo 9 partidos de la Liga Nacional en 1953.

Enseguida los expertos, esos que se sobran en nuestra pelota cubana, aconsejaron a Miguel Ángel que llevara a Rafael Noble como receptor, hombre de fuerza al bate y experiencia detrás del plato, y al novato Miguel Fornieles en lugar de Picone. Los consejos muy valiosos, pero Miguel Ángel es de aquellos que tienen su propia opinión y muy difícil de cambiarla. El reglano llamó directamente a los gerentes de los dos equipos de la Liga Nacional involucrados. Sabía lo que hacía, ya que había jugado en ambos conjuntos y tenía estrechas relaciones con ellas. Bastó esa llamada y asunto solucionado, Picone y Rand se quedaron.

Mario Picone y Dick Rand

Mario Picone y Dick Rand

El conjunto cubano tenía un trío de jardinero muy ofensivo con Formental y Amorós en las esquinas y Bob Usher en el central, mientras que en la reserva estaban Alejandro Crespo y Oscar Sardiñas. En el cuadro no le faltaba nada, Bert Haas en 1B, la araña Jorgensen en segunda, Lou Klein en tercera y Damon Philllips como torpedero, Rand era el receptor secundado por el experimentado Andrés Fleitas e Isaac Seoane. El cuerpo de lanzadores venía con Bob Alexander, Adrián Zabala, Jiquí Moreno, Gilberto Torres, el ya mencionado Picone, Limonar Martínez, John Thompson y Carlos “Patato” Pascual entre otros.

Los boricuas traían un Santurce que metía miedo, dirigido por el torpedero Buster Clarkson, nada del otro mundo ni en la posición, ni como director, pero con suficiente experiencia para conducir un equipo que por momentos lucía más una selección de estrellas de Ligas Negro que un seleccionado boricua. Así la receptoría era defendida por Joe Montalvo, la inicial por Pepe St Clair, el versátil Dodger Junior Gilliam en segunda, el entonces joven Víctor Pellot-Power en la antesala y Clarkson en el campo corto. En los jardines, Willard Brown y Bob Thurman, palabras mayores en las Ligas Negro, además de Luis “Canena” Márquez. El staff de pitcheo era a base de Santiago Pantalones, un verdugo para los cubanos; el apodado Cuna, Ellis Ferguson “Cot” Deal, Alva “Bobo” Holloman, Roberto Vargas y Rubén Gómez.

Panamá repitió con el Chesterfield, otra novena cuajada de peloteros estadounidenses, bajo la dirección de Stanford Graham, con Calvin Byron C, el cubano Roberto Fernández Tapanes en la inicial, Pablo “Manito” Bernard en segunda, Clyde Parris en tercera y Frank Austin en el SS. Joe Tuminelli aparecía como reserva de este cuadro. Los jardineros principales fueron Bobby Prescott, Dave Roberts y Nat Pepples. Los lanzadores fueron los panameños Humberto Robinson, otro que gustaba ganarles a los cubanos; Patricio Scantlebury, Alberto Osorio, además de Peter Nicolis, Hisel Patrick y Johnny Hagler.

Venezuela venía dirigido por el inmortal Martín Dihigo, donde Piper Davis y Guillermo Vento corrían con la receptoría, Lloyd Gearhart en 1B, Henry Schenz 2B, Pompeyo Davalillo 3B y Chico Carrasquel SS. Mitt Nielsen, Dalmiro Finol y Gale Wade fueron los jardineros regulares. Entre los lanzadores se destacaban José “Carrao” Bracho, Mono Zuloaga, Dick Starr y Charles Bishop.

El torneo fue inaugurado con juego entre Panamá y Puerto Rico el 20 de febrero, donde la artillería boricua se dio banquete al conectar 14 hits y anotar 15 veces para llevarse victoria de 15-6, con victoria para Rubén Gómez y derrota para Hisel Patrick. Víctor Pellot conectó lo que fue el batazo más largo de la justa, un enorme cuadrangular, lo imitó en esta faena el mismo Rubén Gómez con otro cuatriesquinazo.  A segunda hora los Leones del Habana comieron Leones de Caracas, juego realmente de batazos, donde los de Cuba anotaron 10 contra 7 de los venezolanos. Carlos “Patato” Pascual, en rol de relevista, se llevó la victoria.

Al siguiente día, nuevamente los boricuas se llevaron la victoria, esta vez sobre el Caracas con anotación de 7-4. Bobo Holloman se llevó la victoria con la ayuda del cerrador Ellis Ferguson “Cot” Deal, juego en el que Willard Brown conectó su primer jonrón y Junior Gilliam lo imitaba, mientras que Dalmiro Finol la desaparecía por el Caracas. En este partido se conectaron 25 incogibles, 13 por parte de los vencedores. A segunda hora, Mario Picone demostró por qué Miguel Ángel insistió en tenerlo en su staff, al caminar toda la ruta y derrotar 6-1 al Chesterfield de Panamá. Lou Klein disparó jonrón en este juego, mientras que la derrota era para el zurdo Pat Scantlebury.

El domingo 22 de febrero se cerraba la primera vuelta de esta serie. El derecho Charlie Bishop del Caracas pintaba de blanco a los panameños y estuvo a punto de logra el cero hit, cero carreras. La anotación final fue de 3-0, con 5 hits conectados por Venezuela y 1 de Pablo Bernard por Panamá. El plato fuerte llegó en el segundo juego de esta jornada, con dos equipos invictos. El Habana salió con ínfulas y anotó una en el segundo inning, pero el Santurce empató en esa misma entrada y una después tomaba ventaja de 3-1, la que se mantuvo a puro Pantalones hasta que el Habana anotó 4 carreras en la octava y novena entradas. No obstante, esa ventaja no fue preservada por Patato Pascual, a quien los boricuas le anotaron 3 en el noveno para dejar al Habana al campo y con derrota de 6-5. El inicialista Bert Haas jonroneó por el Habana y Willard Brown hizo otro tanto por el Santurce.

En la segunda vuelta, Santurce continuó con su racha victoriosa, al vencer a Panamá 6-3. La ofensiva de Panamá conectó 14 hits contra 13 de los boricuas, pero no lograron aprovechar los hombres en base que tuvieron. Alberto Osorio fue el lanzador castigado y perdedor de este desafío, mientras que Cot Deal se llevaban su segunda victoria, todo un caballo de hierro en este torneo. El director y torpedero Clarkson del Santurce cometió dos errores en este partido, por cierto, las únicas marfiladas de este conjunto en esta serie. El Habana volvió a comer leones de Caracas, la victoria fue con anotación de 6-4 a la cuenta de Bob Alexander. Los bateadores del Habana conectaron 14 incogibles por cinco los perdedores.

Llegó el martes 24 de febrero, era el penúltimo día del calendario de la serie. Una victoria boricua y una derrota cubana, chirrín chirrán, como decía el difunto Bobby Salamanca. Eso mismo fue lo que sucedió. Bobo Holloman lanzó sin problemas para ganarle a Venezuela 9-2. La ofensiva boricua fue a base de 13 incogibles incluido jonrón de Willard Brown y del receptor Joe Montalvo, mientras que a segunda hora el Habana caía sorpresivamente contra el Chesterfield de Panamá 5-3. Nuevamente Humberto Robinson fue el verdugo con ayuda de relevo decisivo de Pat Scantlebury. Cuba bateó más (11 hits) pero aprovechó menos. Los panameños dispararon 10 incogibles incluido jonrón de Bobby Prescott. Si Cot Deal se convirtió en el lanzador victorioso del torneo, Patato Pascual fue lo inverso al archivar su segunda derrota en la serie.

La última jornada fue para completar el calendario, ya nada cambiaba respecto a los dos primeros lugares. Así Panamá aseguró la tercera posición al vencer al Caracas 3-2, juego ganado por Scantlebury y derrota para Carrao Bracho. El jardinero Peeples conectó de jonrón este desafío. En el juego del cierre de la serie, nuevamente Santurce impuso su clase al vencer al Habana 7-3. El pitcheo habanista flaqueó al permitir 16 imparables de los bateadores del Santurce, donde se incluyó el segundo jonrón de Junior Gilliam y el cuarto de Willard Brown (líder). Roberto Varga se llevó la sonrisa y derrota para John Thompson

La tabla final de posiciones aparece a continuación.

Tabla final de posiciones

Junior Gilliam

Junior Gilliam

Los líderes ofensivos más destacados fueron Willard Brown, el que acaparó varios departamentos, además de promediar .417 en esta justa. El cubano Pedro Formental fue líder en hits conectados, triples y en promedio de bateo. En el área de pitcheo sobre salieron los lanzadores Alva Holloman y Cot Deal del Santurce. No en balde este equipo ubicó 5 jugadores en el Todos Estrellas. La elección del MVP no ofrecía dudas, Willard Brown por la clásica milla. Pensar que este pelotero inició parte de su carrera en Cuba cuando jugó para el Marianao en 1937-38. Ya desde entonces recibía el apodo de Jonrón. Junior Gilliam, quien promedió .545 ofensivamente, mostró la calidad que lo llevó a regular dentro de los Dodgers y a obtener el premio de Novato del Año de 1953 en la Liga Nacional. Puerto Rico tuvo otros pilares ofensivos en Buster Clarkson (.467), Bob Thurman (.474) y Montalvo (.375), ese equipo mostró una fuerza al bate extraordinaria, capaz de apoyar las deficiencias que pueda haber tenido su pitcheo.

Willard Brown

Willard Brown

Líderes individuales

Bateo

Ofensiva serie caribe 1953

Pitcheo

pitcheo serie caribe 1953

El Todos Estrellas quedó conformado con:

C – Joe Montalvo (Santurce)
1B – Bert Haas (Habana)
2B – Junior Gilliam (Santurce)
3B – Lou Klein (Habana)
SS – Buster Clarkson (Santurce)
OF– Willard Brown (Santurce)
OF– Nat Peeples (Chesterfield)
OF– Pedro Formental (Habana)
Lanzador (d) – Alva Holloman (Santurce)
Lanzador (z) – Pat Scantlebury (Chesterfield)
Manager – James “Buster” Clarkson (Santurce)

Buster Clarkson-director-jugador

Buster Clarkson-director-jugador

El MVP del torneo fue a manos del futuro miembro del Salón de la Fama, el jardinero Willard Brown, quien se llevó los lideratos de carreras anotadas, dobles, jonrones y carreras impulsadas.

Fuentes

Figueredo, Jorge S. 2003. Cuban Baseball: A Statistical History, 1878-1961. McFarland & Company, Inc. Publishers, Jefferson, North Carolina-London. 544 p.

Kako Vázquez Edwin. Serie del Caribe 1953 Santurce. 1800beisbol.com https://www.1800beisbol.com/baseball/deportes/serie_del_caribe/serie_del_caribe_1953_santurce/

Molina René. 1953. Este es el mejor Habana que ha figurado en la Serie del Caribe. Bohemia, 22 febr., pp 76-78.

Secades Eladio, 1953. Estos Yankees Negros de Puerto Rico. Bohemia, 1 marzo, pp 86-88.

Secades Eladio. 1954. Un mirador en el firmamento de los deportes. Bohemia, 21 febr., pp 86-88.

 

Escrito por Esteban Romero, 23 marzo de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .