Una película muy premiada, “Monster (2003)”

Se dice que la esclavitud ha desaparecido de la civilización europea,
y es un error. Existe todavía, sólo que pesa sobre la mujer,
y se llama prostitución.”
Víctor Hugo (1802-1885, poeta y novelista francés)

Cuando uno ve películas basadas en hechos reales, como es el caso de “Monster (2003)”, uno se da cuenta que la formación de la conciencia de las personas tiene mucho que ver con las condiciones de vida. Como dicen algunos filósofos, el pensamiento es emanación directa de las condiciones materiales.

El filme de referencia, dirigido y escrito por la californiana Patty Jenkins, trata sobre la vida de una prostituta, Aileen Wuornos, oriunda de Daytona Beach, Florida, cuya vida después derivó en una criminalidad espeluznante.

Lo primero que uno debe analizar es cómo llegó a ser prostituta, algo que no fue por amor a los hombres y sus genitales, nada de eso. Vivió maltratada desde niña y ya adolescente se vio sumida en la pobreza y sin ninguna formación escolar, ¿qué alternativa tenía entonces? Había que comer y ganarse la vida de alguna manera, decidió prostituirse, una manera más fácil de hacerse de algunos dólares. ¿Era ella culpable de esa situación? En lo absoluto, no tuvo educación y buen trato familiar, el producto estaba ahí.

En esa labor se dio cuenta de los abusos que cometían hombres sexualmente incapaces de sentir y padecer debidamente por una mujer. No hay necesidad de golpear para hacer el amor con una mujer, los ineptos, esos que odian gratuitamente al sexo opuesto, es porque sencillamente no saben lo que es amar y no tienen claro su sexo. Se sabe que algunos sodomitas odian a las mujeres y suelen practicar el sexo anal para no verse cara a cara con la mujer.

Aileen se asqueó de todo aquello, se desilusionó, encontró más placer en una relación con otra chica. De prostituta se hizo lesbiana y con placer, pero la pobreza la seguía persiguiendo, por lo que al no saber hacer otra cosa que sexo, decidió continuar sus faenas para lograr dinero de manutención de su amada y ella.

Ya no era aquella Aileen de antes, ahora quien quisiera hacer sexo, lo tendría que hacer con sus condiciones, algo que muchos hombres no aceptaban y hasta le respondían con violencia. El homicidio por parte de Aileen se hizo práctica normal, muchas veces de forma desorbitada e injustificada. Así llegamos a Aileen prostituta y criminal.

Charlize Theron, la famosa actriz sudafricana, toda una diva del cine, alta, atractiva y convincente en pantalla, demostró que ella era capaz de interpretar el papel de una mujer fea, asquerosa a la vista y en sus maneras, despiadada con casi todos aquellos amantes de un par de horas en coche. Sencillamente genial, extraordinaria actuación que le valió Oscar, Globo de Oro, SAG, Oso de plata del Festival de Berlín, premio del Choice Awards y muchos más como mejor actriz principal.

También muy certera fue la actuación de Christina Ricci como la joven dama que une su vida a la de Aileen en pareja y la del veterano Bruce Dern, uno de los pocos amigos de Eileen.     

Este filme es una clara evidencia de la violencia de género, la que no solo ocurre en casa con la esposa, puede ocurrir con mujeres que alquilan su cuerpo para dar la satisfacción a hombres que no la encuentran probablemente en casa.  

Escrita por Esteban Hernández, 26 marzo de 2021, con información consultada en IMDB.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .