Dos estelares de las Ligas Negro y la pelota cubana con igual nombre, Frank Duncan

El Beisbol es talento, trabajo duro y estrategia, pero a un
nivel muy profundo, ya que es amor, integridad y respeto
Pat Gillick (ex-gerente de equipos en la MLB)

A manera de combatir el olvido, se trata en este artículo de recordar a dos peloteros afroestadounidenses que brillaron en las Ligas Negro e igualmente en la Liga Cubana invernal de béisbol. Sus nombres son muy comunes, Frank Duncan.

Tratemos de diferenciarlos, el primer Frank Duncan se le apodaba como Pete (así se le conocía en Cuba) o Dunk (remojo) o Rebel (rebelde), se trataba de un hombre de baja estatura, hombre nacido en 1888 en Macon, Georgia, bateador zurdo y lanzaba a la derecha.  Su comienzo en el béisbol fue en 1907 con los Gigantes de Birmingham, en cuya nómina jugaba el lanzador Johnny Taylor “Brazo de Acero”. Duncan jugó la intermedia en este equipo que quedó en segundo lugar del Campeonato Negro del Sur. Un año después pasó a jugar con los Gigantes de Filadelfia en la llamada Asociación Nacional. En esa temporada se desempeñó en el jardín izquierdo. En ese equipo había verdaderas estrellas como Pop Lloyd en el campo corto, además del receptor Bruce Petway, mientras que el lanzador de cabecera era Charles “Sy” Hayman. En algún que otro medio se sitúa a Duncan debutando en 1909 con este equipo, lo cual es incorrecto.

Frank Duncan Dunk

Frank Duncan (Dunk)

La carrera de este pelotero se extendió hasta 1928, o sea 19 temporadas e integrante de un total de nueve equipos, casi siempre manejado por Rube Foster, el “emperador” de las Ligas Negro.

Duncan fue un pelotero de excelente defensa, la que muchas veces era subestimada por haber jugado junto con una estrella del fildeo en los jardines como Pete Hill. Ofensivamente ocupaba casi siempre el primer turno al bate, era hombre de tacto y buen robador de bases. No era de los que gastaba energía por gusto, en eso se parecía a Pop Lloyd a la hora de avanzar en las bases. Con el tiempo y debido a su consistencia en el bateo fue ascendido al tercer turno al bate.

En Cuba jugó con el San Francisco en la temporada de 1915-16. Junto con él jugaron algunos de sus compañeros habituales en EE.UU. como Bruce Petway, “Dudley” McAdoo Harry Bauchman, Jess Barbour, Henry “Pop” Lloyd, Jude Gans, Pete Hill, y los lanzadores Joe “Smokey” Williams, William “Dizzy” Dismukes, Frank Wickware y el mismo Rube Foster. Fuerza no le faltó a este equipo, pues igualmente jugaron estrellas cubanas como Luis “Mulo” Padrón, Bartolo Portuondo, Bernardo Baró, Marcelino Guerra y José María Fernández entre otros, pero no rindieron al campo todo lo que se esperaba, para concluir en el tercer y último lugar de la justa (6-37  .140). Duncan no bateó sobre .345 como asegura un medio estadounidense, su temporada en Cuba no fue sobresaliente, 58-16, .276  y un doble como único extrabase.

En la temporada invernal de 1917-18 se fue a jugar con el conjunto Royal Poinciana en la Liga Hotel Florida, la que radicaba en West Palm Beach. Riley (1994) afirma que Duncan aquí bateó para promedio de .382.

Labor de Frank Duncan (Dunk) en 19 temporadas en Ligas Negro

VB C H 2B 3B HR CI BB BR Ave. OBP Slug
2141 316 587 101 25 7 251 175 32 .274 .339 .355

 A partir de 1926 Duncan (Dunk) comenzó su labor como jugador-director de equipos. Instalado en Cleveland dirigió a los Elites en 1926, al año siguiente a los avispones y en 1928 a los Tigres. Como director de equipo no logró gran cosa, 19 victorias y 138 derrotas (.121).

El otro fue Frank Lee Duncan, más conocido como Frank Duncan Jr., sin ningún parentesco con el anterior, figura que salta a los ojos cada vez que se revisan las nóminas y estadísticas de la pelota cubana en sus primeras décadas del siglo XX. Lee Duncan fue un receptor de excelencia y con los años se convirtió también en jugador-director de equipos. Nació un día de los enamorados de 1901 en Kansas City, Missouri, una de las sedes principales de la pelota de las Ligas Negro.

Lee Duncan era un maestro en el fildeo de los foul fly, los corredores en base respetaban su potente brazo y le recibió a los mejores lanzadores de su época, entre ellos Satchel Paige, “Bullet” Rogan, Chet Brewer, John Donaldson y el estelarísimo cubano José de la Caridad Méndez. Era tan bueno que en un juego de exhibición el as de los Cardenales de St Louis, Dizzy Dean, lo escogió como su receptor.

Frank Lee Duncan 2

Frank Lee Duncan

Duncan Jr. tenía un problema, no era bateador de promedio, solía disparar líneas contundentes. Así las cosas, tuvo una temporada sobre los .340 en 1930 cuando los Monarcas se llevaron el banderín.

Su debut como pelotero fue en 1920 con los Gigantes de Chicago, con los que estuvo hasta 1921, pero en ese mismo año pasó a jugar con los Monarcas de su ciudad natal, con los que se mantuvo hasta 1934. Su siguiente equipo tenía cara de cubano, los New York Cubans, con los que jugó un par de temporadas, 1935 (5to lugar) y 1936 (6to.lugar). En ese conjunto jugaba de lo más selecto de la pelota cubana, Martín Dihigo, Lázaro Salazar, Alejandro Oms, Manuel “Cocaína” García y Rodolfo Fernández entre otros. En 1937 regresó con los Monarcas, aunque compartió juego en otros equipos hasta 1945 cuando le llegó el inevitable retiro. Fueron 25 temporadas de juego activo.

Labor de Frank Lee Duncan en 25 temporadas en Ligas Negro

VB C H 2B 3B HR CI BB BR Ave. OBP Slug
2922 433 740 122 29 15 361 350 63 .255 .336 .331

Había comenzado su labor como director de equipos en 1942, lo hizo con los Monarcas hasta 1947, además de dirigir dos equipos de Estrellas Occidentales en 1943 y 1947, y también conducir a las Estrellas de Color de Satchel Paige. Como director ganó 282 juegos y perdió 217 (.565). Los Monarcas ganaron dos veces bajo su dirección en 1942 y 1947, incluida la Serie Mundial de Ligas Negro de 1942 cuando derrotaron a los Grises de Homestead. Igualmente siempre ganó cuando dirigió en juego de Estrellas.

Frank Lee Duncan jugó en Cuba con los Leopardos de Santa Clara en 1923-24 (campeón) y en el torneo especial de 1924 (campéon); con el Cienfuegos como jugador-director en dos temporadas (1927-29), en 1929-30 (campeón) como receptor (el director fue Pelayo Chacón); en el Almendares (campeón) en 1930; nuevamente con el Cienfuegos en el campeonato nacional-único en 1930, y con el Almendares en 1937-38, en total 7 temporadas e integrante de cuatro equipos campeones de temporada.

Labor de Frank Duncan en 7 temporadas en la Liga Cubana

VB

C

H

Ave.

604

83

164

.272

Hay otro mérito en la vida de Lee Duncan, a la edad de 42 años fue reclutado para combatir en la II Guerra Mundial, donde logró, por sus servicios, el grado de sargento en el regimiento de infantería 371 de la 92 División. También sirvió como árbitro en algunos juegos para los Monarcas en su ciudad natal. Se casó con la cantante de blues Julia Lee y tuvo un hijo pelotero, Frank Duncan III, el que jugó entre 1940-47 en Ligas Negro y luego en México y en las Menores. Frank Lee Duncan murió el 4 de diciembre de 1973 en su natal Kansas City.

Por la persistencia y calidad de estos peloteros, los que jugaron casi siempre en condiciones adversas y ganando bajos salarios, creo que ambos podrían bien ser candidatos a integrar el Salón de Cooperstown. Es posible que Dunk no haya hecho todo lo necesario para merecer este honor, pero no puede caber duda alguna que Frank Lee Duncan si le sobran logros y méritos para este galardón.

Por el momento, dejo a ambos jugadores en un grupo junto con Miñoso y otros estelares que esperan que algún día se acuerden de ellos y sean considerados como candidatos o miembros para Cooperstown.

Fuentes

Anon. Negro League Data Base, Seamheads.com. https://www.seamheads.com/NegroLgs/player.php?playerID=dunca02fra

https://www.seamheads.com/NegroLgs/player.php?playerID=dunca01fra

Figueredo J.S. 2003. Who’s Who in Cuban Baseball-1878-1961. McFarland & Co., Inc Publishers, North Carolina, 413 p.

Riley J.A. 1994. Biographical enciclopedia of the Negro Leagues Baseball. Carroll & Graf Publishers, Nueva York, 952 p.

Lester Larry. 2006. Baseball’s First Colored World Series: The 1924 Meeting of the Hilldale Giants and Kansas City Monarchs, McFarland & Co., Inc Publishers, North Carolina, 261 p.

Romero E. Archivos personales.

 

Escrito por Esteban Romero, 23 enero de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .